Economía

Garamendi cierra la puerta a un acuerdo sobre la reducción de la jornada laboral

  • El líder de la CEOE descarta enviar alternativas a la norma, tal y como exige Trabajo
  • Los de Yolanda Díaz dieron hasta el lunes antes de "tomar una decisión" sobre el futuro de las negociaciones
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi | EP

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi enfría la posibilidad de un acuerdo tripartido sobre la reducción de la jornada laboral. El líder de la patronal ha respondido al requerimiento del ministerio de Trabajo, en el que los de Yolanda Díaz le instaban a remitir propuestas sobre la medida antes de la reunión del próximo lunes. "Al monólogo yo no tengo que contestar con nada, directamente que hagan lo que tengan que hacer", ha afirmado Garamendi desde Bilbao. La respuesta del representante de los empresarios anula -de momento- la posibilidad de un pacto en el seno de la mesa del diálogo social, abierta hace algo más de una semana por el Gobierno con la intención de desatascar las negociaciones entre patronal y sindicatos.

El pasado lunes, el encuentro concluyó sin avances. El secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey reveló entonces que la CEOE no había trasladado ninguna alternativa al texto planteado desde el inicio de las conversaciones el 26 de enero. "Si nosotros fuéramos al próximo lunes sin propuestas, tendremos que tomar una decisión", advirtió. Fuentes del ministerio aseguraron que consumado el plazo -el próximo 1 de julio- anunciarían su decisión.

Todo queda ahora en manos del departamento dirigido por Díaz, que deberá elegir entre seguir forzando un acuerdo a tres en el que se integren los empresarios o excluir a la patronal y avanzar en un pacto en solitario con los sindicatos. "Yo no entiendo diálogo como un ultimátum", ha insistido Garamendi. La CEOE lleva semanas reclamando mayor flexibilidad en los límites legales de las horas extraordinarias para compensar el efecto que tendría la reducción de jornada. Una petición que se vio frustrada por el borrador que el ministerio circuló entre los agentes sociales el pasado viernes.

No es la única condición de los empresarios que Trabajo no está dispuesto a asumir. El documento descarta ampliar los plazos de aplicación de la norma. Los de Yolanda Díaz insisten en que la jornada se rebaje a las 38,5 horas hasta el 31 de diciembre, para volver a caer a las 37,5 horas a partir de 2025. Garamendi, por el contrario, propuso retrasar su entrada en vigor hasta 2026. Un punto, este último, que ha generado un airado cruce de declaraciones entre la vicepresidenta segunda y el líder de la patronal, que hace días manifestó su intención de promover una derogación de la norma en el caso de que se produjera una cambio de signo en el próximo Gobierno. "La CEOE no quita gobiernos ni los pone, lo hacen los españoles", respondió la vicepresidenta segunda.

Esta mañana, los sindicatos se mostraron poco "optimistas" con la idea de que finalmente los empresarios continuaran en la mesa de negociación. "Nosotros optamos por continuar negociando con los empresarios. Nos tienen que decir si aceptan las 37,5 horas como punto de partida y, a partir de ahí, qué es lo que plantean para poder dar soporte a un acuerdo y si hay soporte al acuerdo, nosotros vamos a entrar a negociar", ha asegurado el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.

Más contundente se mostró el líder de CCOO. Unai Sordo ha criticado la actitud que la patronal ha tomado con respecto a la medida. "En estos dos espacios, a día de hoy, es imposible avanzar en medidas conjuntas, entre otras cosas porque CEOE no acaba de plantear ninguna medida firme, nunca tiene un documento", ha dicho.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud