Economía

El BdE pide compatibilizar paro y sueldo para evitar que se rechacen ciertos empleos

  • Plantea introducir cambios en la duración y cuantía de la prestación
  • Insiste en modernizar la formación y adaptarla a las nuevas necesidades de ocupación 
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos | EP

El Banco de España pide una profunda reforma de las políticas de empleo para recortar una tasa de paro "excesivamente elevada", según el regulador. En su informe anual, la institución propone compatibilizar el cobro de la prestación del paro durante la recta inicial del nuevo empleo, como medida de estímulo para evitar el retorno voluntario al paro y apuntalar la incorporación en el mercado laboral. En concreto, plantea convertir el subsidio en un complemento salarial, como incentivo para "facilitar la movilidad laboral y la salida del desempleo". El informe recuerda que la prestación por desempleo española sobre los ingresos anteriores es una de las más altas de la UE, al alcanzar entre el 60% y el 80% del salario previo. Este hecho -afirma el documento- provoca cierta resistencia a emprender una búsqueda activa de empleo. Los de De Cos irrumpen así en el debate abierto en torno a la mesa de negociación, en la que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, trata de pactar la reforma del subsidio por desempleo con los agentes sociales, después de que la primera versión del texto no consiguiera ser convalidad por el Congreso de los Diputados. El Gobierno necesita impulsar la norma, para no perder parte de los fondos incluidos en el cuarto desembolso de los Next Generation.

No es el único cambio propuesto. El Banco de España insiste -una vez más- en la necesidad de cambiar la cuantía y duración de las prestaciones para impulsar la creación de empleo, y vuelve a poner sobre la mesa una reducción de la duración del subsidio del 5%, y un aumento de la cuantía mensual en 2 puntos. También critica la falta de coordinación entre Estado y comunidades autónomas, "esto impide que, en ocasiones, muchos de los requisitos de activación o de elegibilidad de los distintos programas están plenamente coordinados", apunta en el documento.

El análisis reconoce el buen momento del empleo, pero anticipa puntos de tensionamiento que podrían frenar su crecimiento. Destaca la pérdida de competitividad de España con respecto a otros países de la Unión Europea, y señala a la incapacidad del mercado para elevar la productividad. Para ello propone aprovechar las oportunidades que la innovación y las nuevas tecnologías ofrecen a la industria, algo que ya habría comenzado a dar resultados en el sector manufacturero. Además, plantea una profunda reforma de las políticas de empleo que permitan adecuar la demanda y la oferta.

En concreto, apunta a que el número de las empresas que declaran que la falta de mano de obra es un factor que limita su actividad empresarial pasó del 25% a principios de 2022 al 42,5% a finales de 2023. El diagnóstico del regulador señala una falta de conexión entre oferta y demanda de empleo. "Es probable que el desajuste entre los requerimientos de habilidades de los nuevos puestos de trabajo y las cualificaciones de los trabajadores que buscan empleo haya aumentado y, por tanto, que la eficiencia del emparejamiento haya disminuido", afirma.

En este punto, el Banco de España insiste en la necesidad de adaptar el sistema a las nuevas tecnologías y al desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA), modernizando el sistema educativo y la formación ocupacional para adaptar la formación a las nuevas necesidades de contratación. Este punto, destaca el Banco de España, debe ocupar un lugar "prioritario" en la agenda de reformas estructurales del Gobierno.

Revertir el envejecimiento

No es el único reto que el informe dibuja para el mercado laboral. Alerta del envejecimiento del trabajador medio, que en dos décadas ha pasado de los 37,5 a los 43,5 años. "Incide negativamente sobre las tasas de crecimiento del empleo y de la productividad y, por tanto, sobre el crecimiento económico potencial", explica el informe. Para mitigarlo, propone un cóctel de medidas. Plantea reformular las políticas migratorias para favorecer la llegada de inmigrantes que satisfagan las necesidades de contratación derivadas de las futuras jubilaciones.

El documento recomienda -además- replantearse la redacción del despido objetivo para evitar su abuso sin causas justificadas. La institución recuerda que los despidos procedentes por causas objetivas son mayores en España que los que se observan en algunos países de nuestro entorno. En concreto, cerca del 75% de los despidos resueltos por sentencia judicial en 2023 fueron declarados improcedentes o nulos. "Esta evidencia, junto con los menores requisitos para iniciar y ejecutar los despidos disciplinarios, parece estar detrás del hecho de que muchos despidos en España se canalicen por esta vía", afirma el texto. Para corregirlo, el Banco de España propone o seguir avanzado en la definición de las causas objetivas de despido y en la reducción de la incertidumbre asociada a estos procesos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud