Economía

España sube su gasto militar un 10% y se acerca al 2% del PIB que pide la OTAN

  • La inversión mundial en armamento registra cifras récord
  • Nos situamos en el puesto 17 en el mundo en gasto militar
Madridicon-related

El gasto militar de España en 2023 ascendió a 22.223 millones de euros, lo que representa un incremento del 9,8% respecto al año anterior. Esto coloca a España en el puesto 17 a nivel mundial en términos de gasto militar. Este aumento significa que España dedicó el 1,5% de su PIB a gasto militar en 2023, según datos proporcionados por el Instituto Internacional de Investigación Sobre la Paz de Estocolmo (SIPRI).

Es interesante observar cómo las dinámicas de gasto militar han experimentado un cambio significativo desde la caída del Muro de Berlín. En aquel entonces, hubo una notable reducción del gasto militar, marcando un período de desescalada y reducción de tensiones. Sin embargo, hoy, estamos viendo una tendencia opuesta. El caso de Alemania es destacable, ya que ha aumentado significativamente su presupuesto de defensa, alcanzando el 2% del PIB, una cifra que teóricamente aspiran a alcanzar todos los países miembros de la OTAN. Este aumento refleja una creciente preocupación por la seguridad y la defensa en un entorno geopolítico cambiante.

En el caso de España, aunque aún está lejos de alcanzar el objetivo del 2% del PIB, el gobierno se ha comprometido a llegar a esta cifra para el año 2029. El hecho de que España sea el segundo país de la OTAN que menos porcentaje del PIB invierte en defensa, con un 1,09%, indica que hay margen para un mayor aumento en el gasto militar.

EEUU, a la cabeza

Si se observan los datos a nivel mundial, también se constanta que en el resto de países aumentó, por noveno año consecutivo, hasta alcanzar los 2,44 billones de dólares (unos 2,30 billones de euros), lo que supone un crecimiento del 6,8 por ciento respecto al año anterior, el mayor incremento desde 2009, y que está encabezado por Estados Unidos, China, Rusia, India y Arabia Saudí.

La continuación de conflictos como la guerra en Ucrania ha impulsado un aumento en el gasto militar no solo en los países directamente involucrados, sino también en toda la región europea. Rusia, en particular, ha experimentado un aumento significativo en su gasto militar, con un incremento del 24% en 2023, alcanzando los 109.000 millones de dólares. Desde la anexión de Crimea en 2014, Rusia ha aumentado su gasto militar en un impresionante 57%. Estos datos subrayan la preocupación por la escalada de tensiones y conflictos a nivel mundial, lo que refleja una deteriorada situación en términos de paz y seguridad.

El gasto entre los miembros de la OTAN ha experimentado un aumento generalizado, con solo tres excepciones. Once de los 31 miembros han alcanzado o superado el objetivo del 2% del PIB, marcando el nivel más alto desde el final de la Guerra Fría. Con la reciente entrada de Finlandia y Suecia a la OTAN, se espera que más países alcancen este objetivo en el futuro, lo que probablemente resultará en un aumento continuo del gasto militar entre los países miembros. En total, el gasto conjunto de los miembros de la Alianza Atlántica ascendió a 1,34 billones (1,26 billones de euros), el 55 % del total en el mundo.

El aumento de esta partida en diversas regiones del mundo, incluyendo un incremento sorprendente en países como la República Democrática del Congo, refleja una preocupante tendencia hacia la militarización en respuesta a crisis internas y externas. De hecho, duplicó su gasto, a 794 millones, el mayor incremento mundial, que se explica por las tensiones con la vecina Ruanda. Sudán del Sur tuvo el segundo mayor incremento porcentual del mundo (78%), y superó los 1.100 millones de dólares. Argelia también ha logrado incrementar su gasto un 76 por ciento hasta alcanzar los 18.300 millones de dólares (unos 17.200 millones de euros), que ha podido realizar en parte por los ingresos procedentes de las exportaciones de gas hacia Europa cuando ésta intentaba reducir su dependencia del gas ruso.

La utilización de las fuerzas armadas para abordar problemas de seguridad interna, como el crimen organizado y la violencia de pandillas, es un fenómeno que se observa en varios países latinoamericanos. De hecho, el gasto militar en Centroamérica y el Caribe en 2023 fue un 54% superior al de 2014. En República Dominicana se aumentó un 14% en 2023, principalmente debido al aumento de la violencia de bandas en la vecina Haití. Este incremento significativo en el gasto militar dominicano se ha observado desde 2021, tras la crisis desencadenada por el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse.

En México, el gasto militar alcanzó los 11.800 millones de dólares en 2023, lo que representa un aumento del 55% desde 2014, aunque hubo una ligera disminución del 1,5% en comparación con el año anterior. Las asignaciones a la Guardia Nacional, una fuerza militarizada utilizada para combatir la actividad criminal, han experimentado un aumento significativo, pasando del 0,7% del gasto militar total en 2019 al 11% en 2023

Si estas dinámicas persisten, es probable que veamos una escalada aún mayor en los próximos años, lo que podría intensificar aún más las crisis regionales e internacionales. "El aumento sin precedentes del gasto militar es una respuesta directa al deterioro global de la paz y la seguridad", afirmó Nan Tian, ??investigador principal del Programa de Gasto Militar y Producción de Armas del SIPRI. "Los Estados están dando prioridad a la fuerza militar, pero corren el riesgo de una espiral de acción y reacción en un panorama geopolítico y de seguridad cada vez más volátil".

Guerra entre Rusia y Ucrania

El aumento significativo en el gasto militar de Rusia desde la anexión de Crimea en 2014 es un indicador clave de la importancia estratégica que el gobierno ruso ha otorgado a su capacidad militar y defensa nacional. El aumento del 24% en el gasto militar en 2023, alcanzando los 109.000 millones de dólares, demuestra un compromiso continuo con el fortalecimiento de sus fuerzas armadas y su influencia regional.

Por otro lado, Ucrania también ha experimentado un aumento considerable en su gasto militar, convirtiéndose en el octavo país con mayor gasto militar en el mundo. Destinando un 37% de su PIB a la defensa, alcanzó los 64.800 millones de dólares en 2023. Es importante destacar que este aumento en el gasto militar ucraniano se ve impulsado por el conflicto en curso en el este de Ucrania y la continua tensión con Rusia.

El hecho de que el gasto militar de Ucrania represente el 91% del gasto de Rusia, cuando se suma el gasto militar directo más la ayuda militar recibida, subraya la naturaleza intensa y preocupante de las tensiones entre ambos países.

En Europa, Polonia, preocupada por Rusia, presenta el mayor incremento del gasto en Defensa, un 75%, hasta 31.600 millones de dólares.

Oriente Medio

La inversión en armamento en Oriente Medio ha experimentado un notable crecimiento, impulsado por tensiones regionales y conflictos en curso. En Israel, el gasto militar aumentó un 24% en 2023, alcanzando los 27.500 millones de dólares, principalmente debido a la guerra en Gaza y la necesidad de fortalecer su capacidad defensiva.

El aumento de tensiones en la región, exacerbadas por los ataques del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y la subsiguiente ofensiva israelí en Gaza, ha contribuido a un crecimiento del gasto militar del 9% en Oriente Próximo, alcanzando los 200.000 millones de dólares. Israel lidera este aumento con su inversión de 27.500 millones de dólares, seguido por Irán, que destinó 10.300 millones de dólares a gastos militares.

Arabia Saudita, que ya es el país que más gasta en armas en la región y el quinto a nivel mundial, aumentó su presupuesto de defensa en un 4,3%, llegando a los 75.800 millones de dólares.

Irán fue el cuarto país de Oriente Medio con mayor gasto militar en 2023, con 10.300 millones de dólares. Según los datos disponibles, la parte del gasto militar asignada al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica creció del 27% al 37% entre 2019 y 2023.

China, 29 años de incremento

China continuó su racha de aumentos en inversión militar, marcando su 29º año consecutivo de crecimiento. El gasto se incrementó en un 6%, alcanzando los 296.000 millones de dólares, según datos del SIPRI. Este fortalecimiento militar de Pekín, junto con el aumento de las tensiones regionales, ha llevado a los países vecinos a seguir esta tendencia.

Por ejemplo, Japón aumentó su gasto militar a 50.200 millones de dólares, un incremento del 11%, mientras que Taiwán también registró un aumento del 11%, llegando a los 16.600 millones de dólares en inversión militar.

India, el cuarto país con mayor gasto militar a nivel mundial, incrementó su inversión en un 4,3%, alcanzando los 83.600 millones de dólares. Estos datos reflejan la creciente preocupación por la seguridad y las tensiones en la región, lo que ha llevado a un aumento significativo en la inversión en defensa por parte de varios países asiáticos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud