Economía

Choque entre países grandes y pequeños de la UE sobre como avanzar en la integración del mercado 

  • Francia y Alemania defienden una figura de supervisión de los mercados que rechazan Irlanda y Luxemburgo
  • España aboga por la armonización fiscal a la que se opone Estonia
La primera ministra estonia, Kaja Kallas y el canciller alemán, Olaf Scholz
Bruselasicon-related

La UE sienta las bases para no perder la carrera contra Estados Unidos y China. Empieza a trazar las líneas de un nuevo Pacto Europeo para la Competitividad que asiente las prioridades para el próximo ciclo legislativo, tras las elecciones europeas de junio. Los Estados miembro están de acuerdo en el objetivo: avanzar en la integración del mercado único es clave. Aunque no en la forma de alcanzarlo. Y la UE evidencia una división entre países grandes y pequeños para crear un mercado único real.

Los Veintisiete han pedido a la Comisión Europea que trabaje para crear las condiciones de una autoridad europea de supervisión, uno de los puntos más conflictivos hasta la fecha para avanzar en la unión de mercados de capitales. De hecho, si bien Francia y Alemania defendieron una figura que vigile los mercados financieros a nivel comunitario, una idea ante la que tanto Luxemburgo como Irlanda se mostraron reacios. "La idea de una supervisión centralizada no va en interés de todos los Estados miembro, no de los más pequeños", ha dicho a su llegada el primer ministro irlandés, Simon Harris.

Otro punto en el que han convenido los jefes de Estado y de Gobierno en el texto de conclusiones de la Cumbre de líderes de la UE, que ha tenido lugar este miércoles y jueves, es en armonizar ciertos aspectos de los marcos de insolvencia empresarial nacionales, También apelan a mejorar las condiciones para las inversiones transfronterizas, tanto institucionales como minoristas.

No obstante, el texto de conclusiones también refleja una rebaja respecto a las ambiciones iniciales al pedir un "cambio de políticas" frente al "cambio de paradigma" que reclamaba inicialmente para fortalecer su competitividad.

Que para impulsar la competitividad europea es necesario avanzar en el mercado único queda claro, las fórmulas para llegar a tal fin ya no están tan consensuadas. La primera ministra estonia, Kaja Kallas, se manifestó en contra de la armonización fiscal entre países de la UE: "como país pequeño no tenemos ventajas competitivas y tenemos que competir con el sistema fiscal", resaltó manifestando su oposición.

Sí es favorable a esta idea España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado: "ni planteamos ayudas de Estado como las grandes economías, ni dumping fiscal como otros Estados miembro". Preguntado por si se uniría al grupo de Estados miembro que, capitaneados por el eje franco-alemán, que plantean tomar la avanzadilla en la unión de mercados de capitales, Sánchez se mostró cauto y se limitó a afirmar que estudiaría la propuesta.

Los líderes de la UE han trabajado sobre el informe elaborado por el exprimer ministro italiano, Enrico Letta, que aboga por avanzar en hacia una unión de ahorro e inversiones, por establecer la energía las telecomunicaciones y los mercados financieros como sectores estratégicos y por añadir a la libertad de circulación en el mercado único la innovación y la investigación.

La lista de propuestas que plantea Letta se basa en un análisis en el que el mercado único debe adaptarse a un contexto geopolítico diferente al que le vio nacer. Un contexto en el que unos 300.000 millones de euros de los ahorros de las familias europeas de los mercados de la UE al extranjero, principalmente a la economía estadounidense, "debido a la fragmentación de nuestros mercados financieros", según apunta el informe.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud