Economía

Los tres datos que hay que revisar en la nómina para saber si tu empresa te está pagando lo que corresponde

  • Este documento contiene mucha más información de la que parece
  • Hay varias claves a las que atender en lo referente a nuestro salario
Foto: Getty.

La nómina es un documento importantísimo para los trabajadores que perciben un salario de su empleador, y no solo por acreditar esos emolumentos. También porque contiene información igualmente útil y a la que hay que prestar atención de cuando en cuando para confirmar que todo lo que recoge ese papel está reflejado de forma correcta.

En España las nóminas se pueden parecer mucho (en su aspecto formal, no en su contenido) porque existe un modelo de recibo individual de salarios. Se puede consultar en este enlace y explica que muchas nóminas de trabajadores que pertenecen a empresas diferentes sean tan similares.

Esto tiene una lectura positiva: el grueso de los trabajadores podrá entender cómo es su nómina con unos códigos comunes para casi todos los empleados. Así, pueden asegurarse de que todo lo que aparece en el documento se corresponde a la realidad. En lo que atañe al sueldo, hay tres aspectos en los que hay que fijarse especialmente.

Las tres partes de tu nómina en las que debes fijarte por tu salario

El primero de ellos es el más claro: la casilla que hace referencia al salario debe indicar el salario neto, el que llega a la cuenta bancaria del trabajador después de descontar las cantidades pertinentes de IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y cotizaciones a la Seguridad Social.

Al salario bruto mensual se le descuentan cotizaciones por contingencias comunes, contingencias profesionales, formación profesional y desempleo. Además, se le somete a una tributación por IRPF que depende del sueldo del trabajador. Y eso da lugar a un salario neto que será, lógicamente, inferior al salario bruto.

El segundo aspecto a revisar es el de la antigüedad del trabajador, que debe aparecer correctamente reflejado en la parte superior de la nómina, junto a los datos personales del trabajador. Por lo general, debe coincidir con la fecha de entrada del empleado o, como mucho, con la fecha de la firma del último contrato con la empresa.

Por último, y no menos importante, hay que comprobar si el grupo profesional que aparece en el apartado de datos personales de la parte superior de la nómina es el que corresponde con nuestras funciones dentro de la empresa. Esto es relevante porque dichas categorías llevan aparejadas salarios mínimos y determinados por convenios colectivos de aplicación sobre ciertos sectores.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud