Economía

El empleo derriba el muro de los 20,9 millones de afiliados y el paro se acomoda en los 2,7 millones

  • A cierre de marzo había 20.901.967 (+193.585) y  2.727.003 parados (+33.405)
  • El 25 de marzo la Seguridad Social alcanzó 21 millones de cotizantes por primera vez
  • La Semana Santa sitúa a la Hostelería como el sector que más empleos suma

Nuevo tope derribado en el empleo. El número de cotizantes a la Seguridad Social superó en marzo la barrera de los 20,9 millones de afiliados medios, una cota que alcanza por primera vez en la historia tras sumar 193.585 ocupados en marzo ante las contrataciones por Semana Santa. El paro registrado, por su parte, descendió en 33.405 personas ese mes hasta los 2.727.003 personas y, aunque se mantiene en mínimos de 2008, la evolución muestra un estancamiento desde mediados del año pasado.

En total, a cierre de mes, en España había 20.901.967 afiliados tras anotar la estadística del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones un incremento superior al de la media de los años 2017 a 2019, en torno a los 150.000 ocupados. El aumento de afiliados de marzo es el segundo más elevado de la serie para este mes, después del de marzo de 2023, cuando el sistema sumó más de 200.000 ocupados.

Batir la cota de los 21 millones será la nueva tarea del empleo. Si se atiende a la afiliación diaria, esta se ha mantenido por encima de los 20,9 millones de trabajadores desde el día 14 de marzo y superó por primera vez los 21 millones el día 25 del mes pasado.

Todos los sectores del Régimen General (+175.978 afiliados medios, hasta los 17,48 millones) crecieron o permanecieron estables pero el que más empleos ha generado en el Régimen General ha sido la Hostelería, con 81.151 afiliados más, un repunte del 6,1% interanual con motivo del refuerzo de Semana Santa. Por detrás, el Comercio (+13.643 cotizantes, o un 0,5% más), Educación, con 11.744 trabajadores más (+0,9%) y las actividades administrativas, que ganaron 10.201 ocupados (+0,7%).

Según los datos del Ministerio, el único descenso mensual de la ocupación lo firmaron las actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico, con 35 afiliados menos (-0,09%).
La cifra de afiliados de marzo eleva el repunte interanual hasta los 525.414 trabajadores medios más que hace un año (+2,6%).

Desde la cartera que dirige la ministra Elma Saiz remarcan que, en comparación con los grandes países europeos, la creación de empleo en España desde el nivel anterior al covid ha aumentado un 8,3%, por encima de las tasas de Francia (+5%), Italia (+2,9%) y Alemania (+1,5%). También sale ganando la comparativa si se analiza la suma de ocupados desde que se inició la guerra en Ucrania: mientras que en España el empleo ha crecido un 6,3%, en Francia y Alemania lo ha hecho en el entorno de un 2%.

La mayor parte de la nueva ocupación la protagonizaron las mujeres, que ganaron 108.957 cotizantes respecto a febrero (+1,1%), frente a un avance del empleo masculino de 84.628 ocupados (+0,77%). En total, el número de varones ocupados finalizó marzo en 11.005.817 cotizantes y el de mujeres trabajadoras marcó un récord histórico con 9.896.150 ocupadas, el 47,3% del conjunto de afiliados.

Más de la mitad del empleo creado en el último año (el 56,7%) ha sido ocupado por mujeres, y si se compara con antes de la pandemia, la afiliación femenina ha crecido un 11,8%, frente al aumento del 7,7% de la afiliación masculina.

El paro se mantiene en mínimos desde 2008

El número de desempleados inscritos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) descendió en 33.405 personas (-1,2%) con respecto a febrero y sitúa el total de parados en 2.727.003, mejor dato desde diciembre del año pasado. En términos interanuales la reducción ha sido de 135.257 personas (-4,73%).

Si bien la estadística se mantiene en mínimos desde 2008, el desempeño de los últimos meses mantiene el desempleo estancado en niveles similares y no logra descender hasta la cota de los 2,6 millones que alcanzó en junio y julio del año pasado. El descenso de marzo se queda también por debajo del registrado un año atrás, cuando disminuyó en 48.755 personas, pero está por encima del de 2022 (-2.921 parados), tras iniciar Rusia la guerra en Ucrania.

El efecto de la Semana Santa en la caída del paro se aprecia si se atiende a la dista desestacionalizada (la que corrige los efectos de calendario), ya que esta marca un aumento de desempleo en 11.900 personas.
La caída del paro estuvo impulsada especialmente por el sector servicios. En concreto, el desempleo se redujo en los cuatro sectores principales: en Servicios, en 31.294 personas (-1,58%), en Industria en 2.055 (-0,96%), en Agricultura en 1.502 personas (-1,52%) y en la Construcción en 333 personas (-0,16%). Sólo aumentó el desempleo en el colectivo sin empleo anterior, donde 1.779 personas (+0,7%) se apuntaron al SEPE.

Por sexos, el paro retrocedió en marzo entre ambos, aunque algo más entre las mujeres. Así, el desempleo femenino perdió 23.009 adscritas respecto al mes anterior (-1,4%), frente a los 10.396 varones (-0,9%) que dejaron de estar en situación de paro. A cierre de mes, el total de desempleadas se situó en 1.632.557 mujeres, y el de hombres, en 1.094.446.

En el análisis por edades, el paro dio una ligera tregua a los jóvenes al descender entre los menores de 25 años en 2.748 personas (-1,3%); el número total de parados jóvenes cayó hasta los 205.007 y anotó su mejor cifra en un mes de marzo de la serie histórica. Entre los de 25 años y más bajó en 30.657 desempleados (-1,2%).

La Semana Santa no mejora la contratación

El refuerzo de la Semana Santa no ha mejorado el dato de contratación del año pasado sino que se ha quedado por debajo de la de hace un año. En marzo se registraron 1.123.488 contratos, un 14,6% menos que en el mismo mes de 2023, aunque cabe recordar que entonces el puente cayó en abril.

Del total de contratos, 504.893 (44,94%) fueron indefinidos, un 18% inferior a la de un año antes y un 1% menos que en febrero. De ellos, 222.515 contratos a tiempo completo, un 21,7% menos que en igual mes del año pasado; 158.271 contratos fijos-discontinuos (-12,5% interanual) y 124.107 contratos indefinidos a tiempo parcial (-17,6%).

El total de temporales se situó en 618.595 (el 55,06% de todos los contratos), un 11,5% menos que un año atrás y la menor cifra en un tercer mes del año desde 1997, destacan desde el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

De enero a marzo se firmaron en España 3,4 millones de contratos, un 4,3% menos que en el mismo periodo de 2023. De ellos, 1,53 millones han sido contratos indefinidos (- 6,3%) y 1,91 millones fueron temporales (-2,5%).

La temporalidad marca un nuevo mínimo histórico

El porcentaje de afiliados con contrato temporal bajó en marzo al mínimo histórico del 12,7% mientras que el el porcentaje de ocupados con contratos indefinidos se situó en el 87,3% tras crecer 17,3 puntos desde la reforma laboral. En los últimos doce meses, los afiliados con contratos indefinidos a tiempo completo han aumentado un 4,7% (+429.645 ocupados), por encima de los de tiempo parcial (+4,4%, +103.490) y de los fijos-discontinuos (+18.174 afiliados, +2,1%).

Según la cartera que dirige la Seguridad Social, los datos de marzo reflejan "los efectos positivos de la reforma laboral sobre la estabilidad del empleo y la mejora de su calidad" de este. Si se compara con antes de la entrada en vigor de la Seguridad Social, ahora hay más de 3,3 millones de afiliados más con contrato indefinido que en diciembre de 2021.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud