Economía

El ministro de Vivienda de China desvela que el país reformará el sector inmobiliario

  • Está entre las prioridades del Ejecutivo para este año "promover de forma ordenada y decidida"
  • Otro de los puntos clave del plan es "planificar y construir viviendas de protección social"
  • las ventas de las 100 principales promotoras inmobiliarias chinas cayeron un 16,5% interanual en 2023
Bloques de viviendas en China

El ministro de Vivienda y Desarrollo Urbano y Rural de China, Ni Hong, anunció este sábado un plan para impulsar la reforma del sector inmobiliario y la mejora de las viviendas, que incluye la creación de un nuevo "mecanismo de coordinación entre la demanda, la oferta, el suelo, el dinero y los recursos".

Ni Hong hizo estas declaraciones en una rueda de prensa organizada en el marco de la reunión de la Asamblea Nacional Popular (ANP), el máximo órgano legislativo del país y que celebra estos días en la capital china su cumbre anual.

Asimismo fijó entre las prioridades del Ejecutivo para este año "promover de forma ordenada y decidida" la venta de viviendas terminadas, en un momento de crisis del sector inmobiliario chino, cuyo peso sobre el PIB nacional -sumando factores indirectos- se ha llegado a estimar en torno a un 30 %, según algunos analistas.

Uno de los puntos clave del plan es "planificar y construir viviendas de protección social para mejorar el sistema y el suministro de viviendas y reestructurar el mercado", señaló el titular de Vivienda.

Según un informe publicado a principios de año por la consultora especializada CRIC, las ventas de las 100 principales promotoras inmobiliarias en China cayeron un 16,5% interanual en 2023, incluso pese a que al menos 8 de las 10 mayores están ofreciendo descuentos especializados en diversas partes del país para tratar de impulsar las ventas.

La posición financiera de muchas inmobiliarias chinas empeoró después de que, en agosto de 2020, Pekín anunciase restricciones al acceso a financiación bancaria a las promotoras que habían acumulado un alto nivel de deuda, entre las que destacaba Evergrande con un pasivo de casi 330.000 millones de dólares.

En los últimos meses, ante la coyuntura, el Gobierno anunció diversas medidas de apoyo, con los bancos estatales abriendo asimismo líneas de crédito multimillonarias a diversas promotoras, a las que se marcó como prioridad la finalización de los proyectos vendidos sobre plano, asunto que preocupa a Pekín por sus implicaciones para la estabilidad social, ya que la vivienda es uno de los principales vehículos de inversión de las familias chinas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud