Economía

Bruselas presenta una propuesta para aliviar las barreras administrativas del sector agrícola

  • La idea es que se debatan en el Consejo de ministros de Agricultura de la UE del próximo lunes
  • Entre las medidas se incluye reducir a la mitad los procesos de supervisión
  • También plantea reformular los conceptos de "circunstancias excepcionales" o "causas de fuerza mayor"
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen
Bruselasicon-related

Bruselas trata de atender a los reclamos de los agricultores que en las últimas semanas se han transformado en protestas en las principales capitales europeas. Como había previsto, la Comisión Europea ha presentado una serie de propuestas para reducir las trabas administrativas del sector agrícola con la vista puesta en que se debata en el Consejo de ministros de Agricultura de la UE, del próximo lunes 26 de febrero.

Concretamente, el Ejecutivo comunitario ha remitido a la presidencia belga del Consejo de la UE un documento en el que plantea una serie de medidas a corto y medio plazo para la simplificación burocráticas que sirva de punto de partida para el debate del próximo lunes. Entre las medidas se incluye simplificar los requisitos de condicionalidad, reducir a la mitad los procesos de supervisión o reformular los conceptos de "circunstancias excepcionales".

En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha mostrado el compromiso de Bruselas con "soluciones que alivien la presión que sufren actualmente nuestras trabajadoras y trabajadores agrícolas". La idea es "aliviar la carga administrativa de nuestros agricultores para ayudarles a garantizar la seguridad alimentaria de los ciudadanos europeos. La simplificación de nuestras políticas agrícolas es una prioridad constante, tanto a escala de la UE como nacional".

La Comisión Europea ha propuesto simplificar algunos de los requisitos de condicionalidad que tienen que cumplir los agricultores. Se refiere a los estándares básicos a cumplir tanto en términos agrícolas como medioambientales para recibir apoyo de la Política Agraria Común (PAC), que han resultado difíciles de cumplir en ciertas circunstancias.

Plantea además cambiar las reglas que obligan a establecer áreas permanentes de pasto en la UE. La normativa establece que los agricultores que se vieron obligados a cambiar sus tierras de cultivo a tierras de pasto para hacer frente a las perturbaciones en el sector cárnico, podrían tener que reconvertir de forma permanente estas tierras cultivables en pastos. Es así como la propuesta de la Comisión Europea presentará en marzo una enmienda a esta normativa para asegurar que los cambios estructurares causados por la reorientación de mercado no penalizan a los agricultores. La idea es que se reconviertan menos tierras en pastos permanentes y mitigar la pérdida de ingresos de los agricultores.

Además, Bruselas plantea simplificar la metodología de ciertos procesos de supervisión para reducir a la mitad las visitas a las explotaciones agrícolas por parte de las administraciones nacionales. La idea es que una reducción de las visitas permitirá a los agricultores dedicar más tiempo a su trabajo y, al mismo tiempo, impulsar que estas revisiones se realicen a través de un análisis de imagen por satélite utilizando la tecnología de Copernicus.

Por otro lado, la Comisión Europea quiere revisar los conceptos de fuerza mayor y circunstancias excepcionales para que los agricultores que no puedan cumplir con los requisitos de la PAC por circunstancias que se escapan a su control, como sequías o inundaciones. La medida mejorar el acceso de los agricultores a financiación de la PAC en caso de circunstancias adversas.

Se refiere también el Ejecutivo comunitario a medidas para reducir las barreras administrativas, especialmente las que afectan a los pequeños agricultores. Entre ellas plantea eximir a los agricultores con explotaciones inferiores a 10 hectáreas de los controles de los requisitos de condicionalidad, lo que afectaría al 65% de los beneficiarios de la PAC y el 9,6% de la superficie que recibe este tipo de apoyo.

Otra de las acciones que tomará el Ejecutivo comunitario para continuar el intercambio con el sector agrícola es una consulta online dirigida directamente a los agricultores. Una especia de encuesta en la que busca identificar las principales preocupaciones y entender cuáles son los principales elementos de complejidad administrativa de las actuales reglas de la Política Agraria Común (PAC). Se prevé que la consulta haya recogido conclusiones para el verano que proporcionen una visión completa de los obstáculos burocráticos que afrontan los agricultores, en un análisis que será publicado en agosto.

"Con esta serie de medidas, estamos cumpliendo la promesa que hicimos a nuestros agricultores de acelerar este debate. Estoy deseando escuchar las opiniones de nuestros Estados miembros", ha añadido la jefa del Ejecutivo comunitario.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud