Economía

La Fed teme que la resistencia económica de EEUU oculte una inflación más alta de lo que parece

  • Apunta a algunos sectores, como los bienes, que empujaron el dato a la baja
Sede de la Reserva Federal. Foto: Dreamstime

Las Actas de la última reunión de la Reserva Federal revelan que los directivos del banco central estadounidense siguen preocupados por la inflación, y que temen que las bajadas registradas recientemente se deban a "algunos sectores", especialmente los bienes, que hayan empujado la media por debajo de lo que realmente es. Una situación que explica por qué pidieron esperar hasta "estar completamente seguros" de que la inflación está retrocediendo de forma estable antes de bajar los tipos.

El documento celebra que, de entrada, los datos son muy positivos. "La inflación total del PCE", la medida preferida de la Fed, "en diciembre se mantuvo por encima del objetivo del 2%, en los últimos seis meses estuvo cerca del 2% a tasa anualizada, y el nivel del PCE subyacente cayó justo por debajo del 2%", explican. Sin embargo, atribuyen parte de la reciente mejora a "movimientos idiosincrásicos en unos pocos sectores", especialmente los bienes que se vieron afectados por la crisis de las cadenas de suministro durante el covid. Y temen que, una vez se terminen de estabilizar los precios en esos sectores, su caída deje de 'disfrazar' el hecho de que el resto de sectores aún sufren un nivel de inflación más alto de lo que deberían.

Como consecuencia, los miembros de la Fed, si bien coincidieron en que el ciclo restrictivo se encuentra en su punto más algido, mostraron mucha cautela a la hora de bajar los tipos de interés. "Debatiendo sobre las estimaciones de la política monetaria, los directivos consideraron que la política de tipos actual se encuentra muy probablemente en su punto álgido en el actual ciclo restrictivo", señala el texto. Asimismo, los miembros señalaron que "no esperan que sea apropiado reducir los tipos de interés hasta que hayan obtenido más confianza en que la inflación se mueve al 2%.

La clave está en el miedo a la economía de EEUU, que sigue creciendo a un ritmo más fuerte de lo que nadie se esperaba. "El impulso de la demanda agregada puede ser más fuerte de lo que se calcula en este momento", especialmente ante "la sorprendente resiliencia del gasto de los consumidores el año pasado". Además, también existe un riesgo de que la ansiedad de los mercados por 'comprar' ya las bajadas de tipos acaben provocando el efecto contrario y provoquen que "las condiciones financieras sean o pudieran llegar a ser menos restrictivas de lo apropiado".

Por otro lado, los miembros de la Fed debatieron frenar el ritmo de reducción de la hoja de balance de la institución, ya que "desacelerar el ritmo podría ayudar a suavizar la transición al nivel de reservas adecuado" o permitir que el banco central siga reduciendo el balance incluso cuando haya empezado el proceso de recorte de tipos, contrarrestando en parte el efecto del estímulo que supondría.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud