Economía

La mayor obra de ingeniería de la historia: el proyecto del canal interoceánico que deja en nada al de Panamá

  • El canal interoceánico sería tres veces más grande que el Canal de Panamá
  • Los primeros planos e ideas surgieron de España durante la época colonial
  • China es el único país que ha propuesto un plan real y varios subproyectos

El comercio internacional se está adentrando en aguas turbulentas. El auge de los conflictos geopolíticos, la moderna 'piratería del siglo XXI' y el cambio climático están presionando algunas de las principales arterias comerciales del mundo. Un buen ejemplo es lo que está sucediendo en el Canal de Panamá, donde las sequías están erosionando la capacidad de esta vía marítima para 'transportar' en sus aguas a los grandes buques mercantes que intentan pasar de un océano a otro. Ante esta situación, parece idóneo buscar alternativas. China pudo tener la solución: un proyecto que fue revelado en 2012 y que podría haber sido parte de la solución. Pekín quiso construir en Nicaragua la que habría sido la mayor obra de ingeniería de la historia: un canal interoceánico con un tamaño que supera en tres veces al Canal de Panamá.

El fantasma de esta gran obra sigue sobrevolando Nicaragua. Es un proyecto que no ha movido ni una piedra, pero que, sin embargo, no se le puede dar ni mucho menos por muerto. Desde el Gobierno de Nicaragua han asegurado en varias ocasiones que "sigue muy vivo". Esta inversión y proyecto fue anunciado a 'bombo y platillo' por el Gobierno de Nicaragua en 2012. El proyecto iba a estar impulsado por China, con una inversión de 50.000 millones de dólares, y prometía convertir a Nicaragua en el gran centro del comercio marítimo de toda América Latina. Sin embargo, esta gran obra, pese a contar con muchos detalles y planes, nunca llegó ni siquiera a comenzar a materializarse. Los que iba a ser la mayor obra de ingeniería de la historia ha quedado, por ahora, en el 'mayor cuento chino de la historia'.

Aunque ha alcanzado su cenit de 'popularidad' en los últimos años, esta es una idea muy vieja. La zona en la que se quiere construir se presta a dicho tipo de obra. La idea de la construcción del canal aprovechando el curso del río San Juan viene de muy lejos. Algunas fuentes sostienen que las primeras proposiciones se realizaron en la época colonial española, aprovechando que este río nace en el lago y desemboca en el Caribe. También Francia o EEUU han especulado con la posibilidad de impulsar esta mastodóntica inversión. Finalmente, si se termina construyendo el 'Gran Canal', todo hace indicar que el dinero vendrá de China, que es el país que tiene en la actualidad mejor relación con Nicaragua y el que ha propuesto un plan más concreto.

Tres veces el Canal de Panamá

El proyecto del canal interoceánico de Nicaragua estaba llamado a ser tres veces más grande que el de Panamá, y anunciado como "el mayor proyecto de ingeniería civil en la historia" de la humanidad. Pero ya han pasado casi 12 años sin que China dé señales claras para dar comienzo a esta obra. Muchas promesas y palabras bonitas, pero todavía no se ha puesto ni una piedra.

Todo comenzó un 3 de julio de 2012, cuando la mayoría sandinista (una corriente política nicaragüense de izquierda, de tendencia nacionalista y antiimperialista) de la Asamblea Nacional (Parlamento) nicaragüense aprobó la polémica Ley del Régimen Jurídico del Gran Canal Acuático Interoceánico de Nicaragua y de Creación de la Institución Rector, Autoridad del Gran Canal de Nicaragua, promovida por el presidente Daniel Ortega. Un año después, la Asamblea nicaragüense aprobó la concesión de construcción y administración a la empresa Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND) Group, el inversor chino Wang Jing, presentado como uno de los hombres más ricos de China y entre los 200 más acaudalados del mundo, quien invertiría 50.000 millones de dólares, ofrecería 50.000 empleos, y duplicaría el producto interno bruto (PIB) del país en los cinco años de construcción.

El canal, que uniría el mar Caribe con el océano Pacífico, atravesaría el sur del país de este a oeste, con una vía húmeda de 278 kilómetros de longitud, 230 a 520 metros de ancho, 30 metros de profundidad. El proyecto estaría dividido en "subproyectos": el canal, dos aeropuertos, dos puertos de aguas profundas, dos lagos artificiales, dos esclusas, un área de libre comercio y complejos turísticos, entre otros. HKND recibió la concesión de administración por 50 años, más otros 50 prorrogables, si así lo deseaba, a cambio de un pago de diez millones de dólares cada año durante la primera década, y el derecho al uno por ciento del patrimonio de los "subproyectos" que se elevaría hasta el 99% al finalizar la concesión. HKND fue disuelta en 2018, aplastando casi por completo las ilusiones de Nicaragua.

Fallido no significa muerto

"Es un proyecto fallido desde el principio, por la falta de transparencia y corrupción que implementó el régimen de Nicaragua, la resistencia campesina frenó su avance, la comunidad internacional entendió que podía usarse para la entrada de recursos ilícitos", aseguraba a Efe a finales de 2022 el ecologista Amaru Ruiz, cuya ONG, Fundación del Río, fue clausurada por el Gobierno nicaragüense.

Pero Ruiz sostuvo que "fallido" no significa "muerto", como demuestra la existencia de la Autoridad Nacional del Gran Canal, que sigue recibiendo cerca de 200.000 dólares del Presupuesto general de la República cada año, pese a no tener funciones. De acuerdo con el ecologista, que el Gobierno no haya invocado la cláusula de cancelación del proyecto, sumado a la prohibición de las protestas, cancelación de decenas de ONG ambientalistas, gremiales y defensoras de derechos humanos, y al restablecimiento de relaciones con China, "puede abrir posibilidades de que sigan vendiendo cualquiera de los subproyectos".

En diciembre de 2021, tras el anuncio de que Nicaragua dejaba de tener relaciones oficiales con Taiwán, Ortega afirmó que en Nicaragua hay "proyectos que están vivos, con una gran empresa de la República Popular China, el proyecto del gran canal, todos ustedes lo recuerdan". Un hilo de esperanza Sin embargo, los analistas y algunos funcionarios chinos aseguran que el proyecto no está muerto, que esta gran obra podría dar comienzo en cualquiera de los muchos viajes que realizan delegaciones chinas al país americano para cerrar otras inversiones.

En los últimos meses, en medio de las tensiones comerciales y los problemas del Canal de Panamá, esta obra faraónica ha vuelto a ser el centro de los focos e incluso se ha asegurado que Rusia apoyaría también (no se sabe de qué forma) su construcción. Los investigadores de a Fundación Jamestown (un grupo expertos formado por una fundación de análisis geopolítico y económico con sede en Washington, D.C.) creen que la reactivación de este canal podría tener lugar en los próximos años, sobre todo después de que Nicaragua rompiese sus relaciones diplomáticas con Taiwán (un territorio que China considera como suyo).

"El proyecto no se materializó debido a los problemas financieros de HKND, la falta de realización de estudios ambientales y la oposición de agricultores y ecologista. Estos dos últimos grupos estaban preocupados por el impacto que la construcción tendría en el Lago Nicaragua, el lago más grande de Centroamérica y una importante fuente de agua dulce", explican los expertos de Jamestown. Sin embargo, "tras el acercamiento diplomático de finales de 2021, el proyecto podría volver a estar sobre la mesa: las empresas chinas buscan nuevos acuerdos, mientras que en Nicaragua los Ortega han hecho mucho para consolidar su poder (lo que podría permitirles reprimir cualquier oposición) y las sequías en Panamá está impactando la cantidad de barcos que pueden transitar por su vía fluvial.

Mientras tanto, el hijo de Ortega, Laureano, una fuerza importante detrás del proyecto inicial (así como en el restablecimiento de las relaciones con la República Popular China) ha vuelto a entrar en el Gobierno y con él la idea de esta canal interoceánico. También sigue involucrado Wang, quien en noviembre de 2021 felicitó a Ortega y su esposa por su victoria electoral. Wang, pese a todo lo sucedido, ya había declarado en otras ocasiones su "fe en el proyecto del gran canal (de Nicaragua)" en 2021.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud