Economía

La economía china creció un 5,2% en 2023 y supera las previsiones oficiales, según su primer ministro

  • Resalta que este rebote no se apoya en "estímulos amplios" sino en "factores internos"
  • Lanza un mensaje de aperturismo de la economía del gigante asiático
El primer ministro chino, Li Qiang, en su intervención en el Foro Económico Mundial.
Bruselasicon-related

La pandemia puso en evidencia la dependencia de Europa de la cadena de suministro de China. Los años posteriores las crecientes tensiones entre Bruselas y Pekín forzaron a considerar al gigante asiático un rival sistémico. Pese a que Europa trata de reducir su exposición a la economía china, Pekín ha cerrado el 2023 superando las previsiones del Gobierno, con un crecimiento del 5,2% y sin "estímulos amplios".

"El año pasado, en 2023, la economía china registró un rebote al alza del 5,2%, por encima del objetivo del 5% fijado el pasado año", ha anunciado el primer ministro chino, Li Qiang, adelantando las cifras oficiales que se darán a conocer mañana. Este impulso económico "no es el resultado de estímulos amplios" sino de "factores internos", según ha puntualizado en su discurso en la cita más importante de la élite económica global, el Foro Económico Mundial, que tiene lugar esta semana en la localidad suiza de Davos.

China no busca "crecimiento a corto plazo" a costa de "riesgos a largo plazo", ha indicado el líder chino. Si el tema de la cita de Davos de este año es reconstruir la confianza, el premier chino aprovechó este tema para poner sobre la mesa que Pekín está trabajando para "reformular algunas de sus políticas más importantes", entre ellas aquellas que afectan a las empresas extranjeras, que según ha indicado, han manifestado "preocupaciones razonables".

"China está comprometida con una política fundamental para abrirse y abrir sus puertas al mundo", un mensaje con el que Qiang responde a las críticas pronunciadas por otros actores como la UE, que acusó a Pekín de competencia desleal por dotar a su industria de un paquete de estímulos amplio (como en el caso de los vehículos eléctricos). Bruselas también recrimina a Pekín aplicar controles a las exportaciones de tres minerales clave para el desarrollo de chips: galio, germanio y grafito, el último en añadirse a la lista.

El gigante asiático "continúa comprometido" con el aperturismo, según su primer ministro, con "continuar creando conficiones favorables para compartir las oportunidades que hay en China". No en vano, el retorno de la inversión extranjera en China en los últimos cinco años es del 9%, recordó. "es bastante competitivo a nivel global".

Ayer mismo, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, advirtió a China de que necesita reformas urgentes, o se arriesga a sufrir un fuerte frenazo en el crecimiento económico. El gigante asiático lleva desde el inicio de la pandemia dando señales de peligro, con un enfriamiento claro en el consumo y un estallido del sector inmobiliario que el Gobierno de Xi Jinping es incapaz de controlar, motivo por el cual la jefa del Fondo ha considerado que si no se toman medidas, el país se verá abocado a "una disminución bastante significativa en las tasas de crecimiento".

La reconstrucción de la confianza, según el líder chino, ha permitido un gran progreso en la globalización en la última década. Sin embargo, esa confianza se ha visto "erosionada" y esa "falta de confianza está incrementando los riesgos para el crecimiento global y un desarrollo pacífico". Ante tal escenario, ha considerado "esencial" reconstruir la confianza.

Con la vista puesta en recuperar esa confianza perdida, Li Qiang planteó cinco propuestas. Una de ellas es "fortalecer la coordinación de las políticas macroeconómicas" para crear mayores sinergias en el crecimiento mundial.

Ha abogado, en segundo lugar, por "fortalecer la cooperación industrial internacional" para que sea "estable". En este punto, el primer ministro chino quiso evidenciar que, entre 2020 y 2023, se registraron cada año "nuevas medidas discriminatorias en el ámbito del comercio y la inversión en todo el mundo, casi duplicando la cifra de antes de la pandemia".

Seguidamente, ha defendido que se debe impulsar el desarrollo de otros países para no "crear un clima discriminatorio y barreras". Además, ha abogado por fortalecer la cooperación para luchar contra el cambio climático e impulsar la producción baja en carbono.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud