Economía

Portugal dispara los precios a los turistas para exprimir el sorprendente boom de visitantes

  • El 2023 ha cerrado con un nuevo récord de turistas y de ingresos por turismo
  • Suben los precios de museos, parques, palacios... gestionados por el Estado
  • Oporto y Lisboa negocian una subida de la tasa por noche para el turismo
Vistas de Azenhas do Mar, un bonito pueblo costero de Portugal. Foto de iStock

Portugal está de moda. El país vecino ha cerrado 2023 casi con toda seguridad con un número récord de turistas. Además, los primeros datos revelan que Portugal sacó más partido que nunca en términos económicos a esta llegada masiva de visitantes. Aun así, el Gobierno luso no quiere conformarse con esas cifras. A partir de 2024, todo el que quiera visitar Portugal y disfrutar de sus encantos tendrá que rascarse el bolsillo un poco más. Multitud de museos, monumentos, parques y otro tipo de 'atracciones turísticas' serán mucho más caras y dejarán de ser gratuitos los domingos y los festivos, al menos para los no residentes. Además, Lisboa y Oporto planean incrementar los impuestos por noche que pagan los visitantes.

Las autoridades lusas saben que Portugal cuenta con una demanda turística relativamente rígida. Los encantos del país vecino, un clima templado y unos precios generales que son todavía mucho más bajos que la media de la zona euro, otorgan a este país una ventaja comparativa sólida en materia de turismo. Los ingresos por turismo aumentaron hasta superar los 25.000 millones de euros en 2023, en comparación con los 21.100 millones de euros del año anterior, aseguró esta semana el secretario de Estado de Turismo, Comercio y Servicios, Nuno Fazenda, en comentarios a los periodistas en Lisboa el miércoles, recogidas por la agencia Bloomberg. Las pernoctaciones también crecieron con fuerza un 10,5%. Todo ello pese a la creciente competencia en la región.

"Fue el mejor año en la historia del turismo en Portugal", asegura Fazenda, y agrega que "en 2024 vamos a crecer incluso más que en 2023". Los turistas de Francia, España y Alemania (los principales mercados de Portugal) han sido clave para alcanzar un número récord de visitantes en país del sur de Europa, según el secretario de Estado, siendo los británicos el grupo más importante. También puso el acento en el número cada vez mayor de viajeros procedentes de Estados Unidos y Brasil. El turismo representa alrededor del 15% de la economía de Portugal. Ahora, las autoridades lusas quieren exprimir todavía más a esta 'gallina de los huevos de oro'. Este es uno de los motivos que está dando fuerza a la economía lusa.

Subida de precios al turismo

El Gobierno de Portugal y las autoridades locales están subiendo algunos precios con intensidad y lo seguirán haciendo a lo largo del año, según han revelado fuentes del sector a este diario. Por ejemplo, el Gobierno anunció a finales del verano pasado que los visitantes no residentes en Portugal tendrían que empezar a pagar por entrar a museos, parques, monumentos, etc. bajo control estatal los domingos y los días festivos (algo que no sucedía hasta ahora), mientras que los residentes en país gozarían de descuentos y un día a la semana (normalmente los domingos) gratis para entrar a las 'atracciones turísticas' más importantes.

Este mensaje comenzó a lanzarse el año pasado con un anuncio del Ministro de Cultura luso, Pedro Adão e Silva, que reveló en la televisión portuguesa que la entrada a los museos, palacios y monumentos bajo la jurisdicción del Estado sería gratuita los domingos y días festivos para los residentes en Portugal, pero los visitantes extranjeros tendrían que pagar. "Vamos a revisar la venta de entradas, lo estamos terminando, esto permitirá que sean gratuitas, todo el día, los domingos y festivos para los residentes en Portugal -los portugueses y los extranjeros residentes en Portugal-, pero los turistas pagarán los domingos y festivos", aseguró Pedro Adão e Silva en un programa de RTP3.

Los turistas pagan, los portugueses entran gratis

Pedro Adão e Silva recordó que "el 70% de los visitantes de los museos portugueses son extranjeros" y, del 30% de los visitantes portugueses, "solo el 15% paga el precio completo, todo lo demás tiene descuentos muy importantes, del 50 al 60%". "Con este tipo de cambios podemos lograr un impacto significativo en los ingresos", defendió. Según el ministro, para acompañar este cambio también habrá una "pequeña revisión del precio de las entradas, algo no muy significativo", admitió el político portugués.

Además, fuentes del sector turístico han asegurado a elEconomista.es que se va a producir una revisión casi generalizada de los precios de las entradas de museos, monumentos, catedrales... que se encuentran bajo el control de la administración central. No obstante, también se prevé que buena parte de las administraciones locales implementen cambios en sus tarifas en las 'atracciones turísticas' bajo su competencia. Existe cierto consenso entre el sector público: es el momento de subir precios y poner el foco en el turismo de calidad.

Un ejemplo es el bello Palacio de Monserrate en Sintra, cuyo precio se ha disparado más de un 30%. Los tickets para entrar a los jardines y el palacio costaban 8 euros por persona hasta el 31 de diciembre. Desde el 1 de enero el precio ha subido hasta los 12 euros. Algo similar ha sucedido con el Palacio da Pena, cuyo precio ha pasado de 15 euros a 20 euros por persona al entrar este nuevo año.

Suben las tasas diarias para los turistas

Más allá de estos precios, el coste para los turistas podría verse incrementado por otras vías. Aunque desde hace tiempo algunas ciudades de Portugal ya aplican una tasa por turista y noche, Lisboa y Oporto están debatiendo un incremento de esta tasa. Según el diario luso el Jornal Negócios, Lisboa y Oporto están analizando el aumento de la tasa turística, que actualmente asciende a 2 euros en las dos ciudades más grandes del país.

Por su parte, Vila Nova de Gaia y Figueira da Foz ya han confirmado el aumento de tarifas. Gaia va a subirla a 2,5 euros, mientras que Figueira da Foz (conocida por tener la playa más ancha de Europa) anunció la subida de su tasa se producirá justo antes del verano de este año. Aunque no ha especificado la cuantía del incremento, actualmente cobra 1,5 euros.

Pese a estas subidas de precios, buena parte de los índices y rankings elaborados por organismos relacionados con el turismo siguen señalando a Portugal como uno de los países más baratos de Europa para hacer turismo. Esto, junto a una inflación que parece ya controlada, permite a las autoridades lusas implementar estos incrementos de tasas y precios sin arriesgarse demasiado a perder turismo. Sin embargo, los ingresos por esta vía sí podrían sufrir un aumento notable, asegura Fazenda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud