Economía

Sánchez y Feijóo acuerdan renovar el CGPJ bajo la supervisión de Bruselas

  • El líder del PP propone al comisario de Justicia comunitario, Didier Reynders
El presidente, Pedro Sánchez y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante su encuentro en el Congreso | EFE

Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo acuerdan que la Comisión Europea supervise la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que hace semanas cumplió cinco años en funciones. El líder del PP ha planteado que Bruselas medie en la mesa de negociación que tratará de la ley que regula el sistema de elección de los integrantes del órgano de gobierno de los jueces, "lo que me ha contestado (Sánchez) es que está dispuesto a que la Comisión Europea supervise", ha confirmado Feijóo tras su reunión con el jefe del Ejecutivo. El gallego ha propuesto que sea el Ejecutivo comunitario el que nombre a la persona encargada de mediar en la mesa a tres, pero ha deslizado que ha propuesto al comisario de Justicia, el conservador Didier Reynders. "Me parece bien si se designa al comisario Reynders", ha dicho. No es el único punto que ha contado con cierto consenso. El Gobierno y el Partido Popular avanzarán juntos hacia una reforma quirúrgica del artículo 49 de la Constitución para eliminar del texto el término "disminuido", que será registrada antes del 31 de diciembre, y que llevará el sello de ambos grupos parlamentarios.

Son los únicos puntos de encuentro que el presidente Sánchez y el jefe de la oposición han conseguido impulsar en una tensa reunión celebrada esta mañana en el Congreso de los Diputados. El resto de asuntos -incluida la futura reforma del sistema de financiación autonómica, aparcada desde 2014- quedaron sepultados bajo el desencuentro que ambos mantienen, y que se ha visto acrecentado desde la tramitación de la ley de amnistía. "El presidente le ha transmitido (a Feijóo) la posibilidad de llevar a cabo una mesa de trabajo para avanzar en la financiación autonómica, y el señor Feijóo le ha dicho que no", ha asegurado la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría.

"El encuentro ha respondido a las expectativas. Se podía esperar muy poco y hemos conseguido poco", ha asegurado Alberto Núñez Feijóo en rueda de prensa, pocos minutos después de finalizar la reunión. "Ha sido una oportunidad que no hemos sabido aprovechar", ha añadido. Tampoco prosperaron los puntos que el líder popular puso sobre la mesa. Feijóo propuso a Sánchez frenar la moción de censura promovida por los socialista que arrebatará la alcaldía de Pamplona a UPN para dársela a Bildu; o dar marcha atrás en la compra del 10% de Telefónica, anunciada hace unos días por el ministerio de Hacienda. "Se puede mantener la españolidad de Telefónica cambiado la regulación", ha dicho Feijóo que ha asegurado que Sánchez se ha limitado a valorar la modificación regulatoria.

Poco se esperaba del encuentro. La crispación se ha dejado sentir incluso en el único compromiso pactado. Núñez Feijóo ha plagado de condiciones la reforma puntual de la Constitución planteada por Sánchez. El líder del PP acepta retocar la Carta Magna para sustituir la palabra "disminuidos" por "personas con discapacidad", siempre y cuando el Gobierno no admita enmiendas de otros grupos parlamentarios, sin el aval del PP. La intención del popular es evitar que Moncloa aproveche la brecha que abre la iniciativa para "colar" otras modificaciones que sus socios de coalición llevan tiempo proponiendo. Una de ellas -defendida desde hace meses por Yolanda Díaz- busca modificar del artículo 135 que establece el principio de la estabilidad presupuestaria y da prioridad al pago de la deuda en los Presupuestos.

La deriva de la relación entre Sánchez y Feijóo deja poco margen para futuros acuerdos parlamentarios. De hecho, la reunión celebrada esta mañana se acordó el pasado miércoles desde la tribuna de oradores de la Cámara Baja, en un rifirrafe plagado de reproches y tiranteces, que incluso se extendieron al lugar en que finalmente se ha desarrollado el encuentro: el Congreso de los Diputados, una condición impuesta por el popular. Es la primera vez que un jefe del Ejecutivo no recibe al líder de la oposición en el Palacio de la Moncloa.

El presidente ha llegado pocos minutos antes del inicio de la reunión -a las 10.24 horas- al edificio principal del Congreso. La reunión se ha iniciado con cierto retraso con un apretón de manos y se ha alargado durante una hora. Sánchez le ha regado a Feijóo un ejemplar de Volver a dónde, que Muñoz Molina escribió en 2020 a modo de diario durante la pandemia. Feijóo ha confirmado que no se han emplazado a otras reuniones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud