Economía

Conde-Ruiz (Fedea): "Los jóvenes soportarán una deuda de 50.000 millones por las actuales pensiones"

  • Entrevista a José Ignacio Conde-Ruiz, Catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid y subdirector de Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea)
José Ignacio Conde-Ruiz, catedrático de Economía de la UCM y subdirector de Fedea. David García

José Ignacio Conde-Ruiz acaba de publicar el libro La Juventud atracada, escrito junto con su hija Carlotta Conde Gasca, en el que denuncia que un electorado envejecido cercena el futuro de los jóvenes, puesto que la tercera edad recibe la mayor parte de las ayudas sociales por su peso demográfico y capacidad para decidir unas elecciones.

En su libro denuncia que el gasto público se centra en los mayores

Hay un desequilibrio muy claro hacia la edad y se hacen muy pocas cosas pensando en el bienestar de los jóvenes en educación, mercado laboral, emancipación y vivienda o política fiscal. El razonamiento es la demografía política. Los políticos son personas que quieren ganar las elecciones, y cuando tienen un electorado envejecido prefieren asegurarse la reelección o ganar las elecciones y apostar por ese colectivo. Y como los recursos son limitados, hay un coste de oportunidad de invertir en una cosa u otra; y acaban perdiendo los jóvenes.

¿Cuál es el porcentaje de gasto social destinado a ellos?

Del gasto total, estaríamos en el 49% para los mayores y el 20% para jóvenes. El resto seria gasto neutral, como defensa, etc. Lo importante es ver el desequilibrio tan grande que se ha producido. Desde el 2009, la parte que va destinada a los mayores ha pasado de ser el 40 al 49%.

Bruselas debería haber condicionado los fondos europeos a un mayor gasto en las futuras generaciones

¿Invertir en los jóvenes es invertir en la economía del futuro?

Exactamente. No es darles un Interrail y un cheque cultural, que está bien. Estamos hablando de invertir en la economía del futuro e invertir en el crecimiento de la productividad y el crecimiento a largo plazo.

¿Se está formando a una generación destinada a la emigración?

Si creas un entorno en el que los jóvenes en España no pueden desarrollarse ni personal ni profesionalmente, no pueden crecer; vas a generar que muchos de ellos se acaben yendo fuera. Inviertes en su educación y luego se te van.

Los jóvenes, además, tienen que pagar las pensiones del futuro

Se trata de repartir el gasto público intergeneracional de la forma más justa. Si aumenta mucho la esperanza de vida, puedes hacer dos cosas: o adaptar tu sistema de pensiones a esa longevidad -y si haces esto vas a liberar recursos para poder invertir en políticas que benefician a los jóvenes- o no hacerlo. Si te niegas, no vas a conseguir recursos para los jóvenes y te vas a comer el margen fiscal. No salvas las pensiones garantizando que no las adaptas a la longevidad: las estás poniendo en riesgo, porque lo que estás consiguiendo con eso es que al no invertir en políticas que benefician a los jóvenes, va a haber menos hijos.

Bajar la edad de voto a los 16 años y que sea obligatorio empoderaría a esta franja de edad

¿Cuál es el déficit estructural que se les está dejando?

En torno a cuatro puntos de PIB. Estamos transfiriendo muchos recursos hacia la edad y no hacia los jóvenes. Cuatro puntos de PIB son unos 50.000 millones de euros que los estamos repartiendo entre los más mayores, no se financian y se emite deuda pública, que es lo mismo que decir que "ya lo pagarán las futuras generaciones". No solamente no haces nada por ellos, sino que les pasas gran parte de las facturas. Por eso en el libro hablamos del "atraco perfecto".

¿Cuánto invierten en los jóvenes los países de nuestro entorno? 

Es un problema generalizado y quien se ha dado cuenta es la Comisión Europea, que dice: "Como deje a cada democracia decidir su política fiscal, esta no va a apoyar a los jóvenes; va a favorecer a los mayores". Ha sacado los planes Next Gen para contrarrestar el gasto público con programas que beneficien a los jóvenes a través de los retos que tienen por delante, que son principalmente en medioambiental y el digital, que también tiene que ver con la educación. Cuando haces políticas que no benefician a las futuras generaciones igual te dan rédito electoral en tu país: estoy hablando de la última reforma de pensiones. Europa te la ha podido aceptar, pero estás poniendo en riesgo el plan para el futuro.

¿Debería Bruselas haber condicionado los préstamos europeos a que España centrara su política de gasto social en los jóvenes?

Sí. Se han hecho cosas muy útiles en políticas que benefician a los jóvenes. Aunque no les llegue las ayudas directas, si se mejora la productividad y el crecimiento a largo plazo, indirectamente estas les va a llegar, porque luego, cuando empiecen a trabajar, tendrá salarios más altos, etc. España está desplegando planes que están bien en términos medioambientales o digitales, pero no entiendo porqué a una medida, que es cerrar el déficit de las pensiones subiendo cotizaciones, se la ha permitido entrar dentro de este plan. Eso no beneficia a los jóvenes en nada.

Desde 2009 el gasto social destinado a mayores ha pasado del 40% al 49%

¿Qué soluciones propone en su libro para empoderar a los jóvenes?

Por ejemplo, bajar la edad de voto a los 16 años y hacer que el voto fuese obligatorio. Y también, en algunos países ya lo están haciendo, es que los jóvenes estén representados en aquellas instituciones donde se toman decisiones que les afectan, como los Pactos de Toledo.

También hace propuestas fiscales para que obtengan más recursos

Sí, reglas fiscales que intenten reequilibrar la justicia intergeneracional en el desarrollo de los programas del bienestar. Una es que no haya déficit estructural (esto está en la constitución española desde 2011), que son facturas no pagadas que se pasan a los jóvenes. La segunda es que cuando un político quiera ampliar el pedacito de tarta que le va a dar a los mayores, se comprometiera a aumentar en la misma proporción el pedacito de tarta que va a los jóvenes. Así, cuando el político propone subir las pensiones destinara la misma proporción de gasto a los jóvenes. Y, por último, que los fondos Next Gen sean para mejorar la vida de los jóvenes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud