Economía

La Fed reconoce que frenó las subidas de tipos por el miedo a un mayor colapso en la banca

  • Habían planteado volver a acelerar las subidas

Los altos cargos de la Reserva Federal redujeron sus pretensiones sobre las subidas de tipos tras los colapsos bancarios que sacudieron los mercados el mes pasado, y enfatizaron que permanecerían atentos a la posibilidad de que una crisis crediticia desacelere aún más la economía. Estas son los conclusiones de las actas de la última reunión del FOMC.

La preocupación sobre el mercado crediticio estuvo sobre la mesa durante los debates. Según las actas, varios directivos habían planteado volver a acelerar las subidas y aumentar los tipos en 50 puntos básicos, en vez de los 25 que finalmente aprobaron, pero las dudas sobre el impacto que tendría sobre la banca les hicieron echarse atrás.

Las actas respaldan los comentarios del presidente Jerome Powell durante su conferencia de prensa posterior a la reunión de que la decisión de aumentar las tasas fue ampliamente apoyada por sus compañeros. Todos los altos cargos respaldaron tal medida.

Al mismo tiempo, el comunicado indica que los directivos no estaban totalmente comprometidos con otro movimiento en mayo y que hay dudas sobre si congelar ya el ciclo de subidas. En cualquier caso, vieron la necesidad de evaluar los datos sobre cómo la crisis bancaria estaba afectando a la economía.

Varios de ellos "enfatizaron la necesidad de mantener la flexibilidad y la opcionalidad para determinar la postura adecuada de la política monetaria dada la perspectiva económica altamente incierta", especifican las actas.

Antes de la crisis bancaria, los datos recibidos desde la reunión de diciembre de la Fed habían llevado a muchos miembros a ver una trayectoria de tasas que era "algo más alta" que su pronóstico anterior, según el escrito. Pero después de la quiebra de Silicon Valley Bank y Signature Bank pocos días antes de la reunión de marzo revisaron su perspectiva de nuevo en línea con las proyecciones presentadas a fines del año pasado.

Miedo a una restricción del crédito

La principal duda, según los documentos, estaba en cómo responderían las entidades ante la quiebra de SVB. Según los datos que citan, "las condiciones para los créditos, excluyendo los precios, se endurecieron en varios mercados". Es decir, que algunas entidades empezaron a pedir más garantías, reducir el plazo de pago o paralizar los préstamos a deudores de menor calidad. Unos movimientos que preocupan a los directivos del banco central.

"El volumen del mercado de fondos federales", donde los bancos se prestan dinero al tipo establecido por el banco central, "se redujo inicialmente de forma brusca porque los Bancos Federales de Préstamos para la Vivienda tuvieron que reducir sus préstamos ante la demanda de dinero de los bancos regionales" que los forman. Una señal de que muchos bancos dieron la voz de alerta y dejaron de prestar dinero en el mercado interbancario para rellenar su 'colchón' de efectivo en caso de que la emergencia se extendiera.

Aun así, la Fed no ha notado una caída en la creación de préstamos para la mayoría de empresas y hogares, que "se ha mantenido sólida en general". Pero advierte de que los datos concretos sobre la situación tras la caída de SVB son aún demasiado escasos como para declarar que la amenaza ya ha pasado. "La incertidumbre es mucho mayor que en la anterior reunión", dijeron.

Con una inflación muy por encima del objetivo del 2% y un desempleo bajo, los banqueros centrales de EEUU elevaron su tasa de interés de referencia un cuarto de punto a un rango de 4,75% a 5% y dijeron que "alguna política adicional podría ser apropiada" en su declaración.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud