Economía

La ola de frío lleva a España a un 'boom' exportador que encarece los alimentos

  • Las ventas al exterior aumentan un 13,2% pese al descenso de la producción en el campo español

La ola de frío en Europa está tirando al alza el precio de la comida en España. Debido a la fuerte subida del coste de la energía, sobre todo del gas, son muchos los países centroeuropeos que, en plena ola de frío, están recortando la producción agrícola en los invernaderos y aumentando a su vez las compras a países como España. Según explican fuentes del sector, "eso está provocando tensiones en la cadena encareciendo consecuentemente los precios". Agricultores y ganaderos ingresan más con la venta al exterior y están sabiendo sacar partido de ello.

De acuerdo con el último Informe Mensual de Comercio Exterior, que elabora el ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el campo español exportó así entre enero y noviembre del año pasado un 13,2% más con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. En los once primeros meses de 2022 la exportación agroalimentaria aumentó, en concreto, hasta 58.687 millones de euros, lo que representa el 16,4% del total de nuestro comercio exterior.

La venta de aceites y grasas aumentó un 34,5%, impulsada sobre todo por el aumento de los precios; la exportación de productos pesqueros subió un 17,5%; la de los cárnicos un 11,4% y la de frutas, verduras y hortalizas un 4,1%. Aunque en este informe no se detalla, un estudio anterior elaborado por Caixabank Reseach apunta además que, en pleno cierre de la frontera ucraniana como consecuencia de la guerra, la exportación de cereales españoles aumentó hasta septiembre un 53% respecto al mismo periodo del año anterior.

Líder exportador de cítricos

Y llama, también, la atención la fuerte subida experimentada en el comercio exterior de zumos y extractos vegetales, que se incrementó en los tres primeros trimestre del año un 61,3%. Hay que tener en cuenta que España es el mayor exportador mundial de cítricos y con más de 307.000 hectáreas -casi la mitad dedicadas a la producción de naranjas- es el sexto del mundo con superficie cultivada, alrededor del 3% del total mundial.

Otros producto que también se han visto afectados por este boom exportador en los últimos meses son los productos de la molinería, que se han incrementado un 28%; las preparaciones alimentarias, un 27,4%; los azúcares, un 27,3% y los pescados, moluscos y crustáceos, un 23,4%.

Pese a todo, desde Caixabank Reseach se muestran optimistas y aseguran que "en los próximos meses, la moderación de los precios agrícolas internacionales debería ayudar a reducir la presión sobre el precio final de los alimentos en España".

El alto coste de la energía obliga a los países centroeuropeos a aumentar las compras

Aunque la exportación de alimentos y bebidas se ha incrementado en solo un año, otros productos también han sufrido aumentos. Los principales sectores en términos de exportaciones son los productos energéticos (89,1%), los productos químicos (36,9%), las semimanufacturas no químicas (22,6%) y las materias primas (17,5%).

Si se comparan los datos de comercio exterior de España a nivel internacional, se aprecia una variación de 23,4% en los últimos doce meses, siendo el dato más elevado del resto de países de la Unión Europa, solo Reino Unido está por delante con un crecimiento de sus exportaciones del 26,7% en comparación con el año anterior. Países como Alemania (14,8%), Francia (20%) o Italia (20,2%) están a la cola en lo que respeta a las exportaciones. Asimismo, a nivel transoceánico, Estados Unidos solo ha aumentado sus exportaciones un 19%.

Caídas en la producción

La producción agroalimentaria española, no obstante, ha caído un 24,6% según los últimos datos estadísticos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Esto se debe a las sequías, el encaramiento de las materias primas y el aumento de las temperaturas. Los precios ya se están viendo afectados por esto y el aumento de los precios, que ahogarán más al consumidor. Así, los productos lácteos sufren descensos del 4,4% y los sacrificios de animales para el consumo humano caen también de forma significativa. En el sector pesquero aunque todavía no hay datos de 2022, es también significativa la caída de la actividad en un 5,77% el año anterior.

Además, los datos de la producción de aceite tampoco son muy alentadores, ya que está ha descendido un 48%, pasando de producir 1.489 millones de toneladas a 773 millones. La oferta de aceite español se reduce así prácticamente a la mitad. Le siguen muy de cerca los cereales, que según el mismo informe elaborado por el ministerio de Agricultura, "experimentan un descenso del 26,3% respecto a la campaña precedente, destacando la caída de la producción del centeno con un 38,5% y de la avena con un descenso del 29,9%". Pero es que otro producto básico para la elaboración de los alimentos, como es el trigo, se hunde un 26,4%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud