Economía

Una vendimia de gran calidad, pero corta en volumen y precios

  • En Castilla-La Mancha, COAG calcula que los viticultores perderán 1.000 euros/hectárea
Mujer recogiendo uva- Alamy

El mayor viñedo del mundo se sumerge en una vendimia en la que la falta de lluvias ha mermado la producción pero ofrece un fruto de excelente calidad. Los precios de la uva suben pero de manera insuficiente para amortiguar el incremento de los costes de producción.

En Rioja, la principal denominación de origen española, se ha generalizado la cosecha de la uva blanca, que comenzó de forma adelantada en Rioja Oriental, mientras que a principios de la próxima semana se generalizará la recogida de uva en el resto, que será más escasa que el año pasado. "Todo indica que habrá una reducción significativa en volumen, indica el director técnico del Consejo Regulador, Pablo Franco.

Como contrapartida, el calor ha permitido "un estado vegetativo y sanitario extraordinario que nos permite una vendimia con calma que permite ir seleccionando aquellas parcelas que van llegando a su mejor equilibrio. Es muy importante una recolección fijándonos en esa maduración, no solo la alcohólica, que va adelantada, sino la fenólica, la que da sabores, aromas y color del vino, y eso es muy importante equilibrarlo con aspectos físico químicos, como la acidez, junto a otra variable importante como es el peso que va cogiendo la uva", explica.

Coincide desde Unión de Uniones, Constantino Gil, quien habla de una calidad excelente, aunque "todo el mundo mira a septiembre" esperando que las lluvias engorden el fruto. "Se habla de un 10 o un 12% menos, pero puede cambiar", afirma el representante de la organización agraria. Respecto a los precios, la única operación realizada, que suelen hacer las bodegas de Fuenmayor, "una zona piloto", se hablaba de 0,73 euros por kilo. "La expectativa no es tan desastrosa como puede ser de Madrid para abajo. Aquí es una subida en torno a un 10%, en parte porque ha habido una concentración de la oferta de la uva al reducirse el rendimiento al 95%, y porque las bodegas tienen buenas expectativas en cuanto a una subida de las ventas de vino".

En Ribera del Duero, otra de las Denominaciones señeras, se constata también un estado de la uva "excepcional" desde el punto de vista sanitario y químico y aunque la maduración esté un poco descompensada, con más azúcares y menos acidez, es un problema que se puede corregir en bodegas. Fuentes del sector señalan que en volumen vendrá más corta porque el peso específico es menor. "La media son 165 gramos por casa 100 bayas y estamos en 130 gramos según los primeros muestreos", aseguran.

De los precios poco se sabe, aunque se espera que se pague algo más que el pasado año, que tuvo como suelo 75 céntimos, porque "hay más ventas de vino y se espera una cosecha corta, de 110 millones de kilos, cuando la media son 120 millones", indican.

Pero otra situación se vive en la Comunidad con más viñedo de España, Castilla-La Mancha. La organización agraria COAG ha alertado de que, con los precios lanzados por la principal industria vinícola de esta región, Félix Solís, (0,20€/kg para blancas y 0, 24€/kg para tintas), los viticultores manchegos perderían 900 euros por hectárea de uva blanca airén y 1.000 euros/hectárea en tinta tempranillo.

En una cosecha lastrada por la sequía (-20%) y la vertiginosa subida de los principales inputs (un +40% de media en fertilizantes, gasóleo, electricidad), los costes de producción se elevan a 0,43€/kg para la variedad blanca airén y 0,52€/kg para la tinta tempranilla, muy por encima de los precios conocidos. "Además, resulta inconcebible que se pretendan pagar unos precios un 15% por debajo de las liquidaciones finales de la campaña anterior, 0,23€/kg de media en airén".

No obstante, el grupo bodeguero más importante, Félix Solís, ha dado a conocer que prescinde este año del tradicional método de las tablillas de precios para firmar los contratos individualizados con cada agricultor. La otra gran bodega de la zona, García Carrión, tampoco había colgado al cierre de esta edición dichas tablillas en sus centros receptores de uva. "Es necesario intensificar los controles ante la opacidad de industriales y bodegas en el primer tramo de la presente vendimia. Tras varias semanas recogiendo uva, la confusión e incertidumbre reina entre los viticultores ante la ausencia de tablillas con precios de referencia. Es intolerable que a estas alturas el agricultor entregue su producto sin saber a cuánto ni cuándo se lo pagarán", ha afirmado el responsable del sector vitivinícola de COAG CLM, Joaquín Vizcaíno.

Similar situación se vive en Murcia donde COAG alerta de que, con los precios recogidos en contratos (0,42€/kg para las uvas de la D.O.P. Jumilla, y 0,50 €/kg en el caso de parcelas de menos de 3.500 €/kg), los viticultores, cogiendo la referencia más favorable, perderían 1.766 €, por hectárea.

En Rueda hace días que comenzaron ya con la vendimia nocturna en una campaña en la que la falta de lluvias ha condicionado el envero y la maduración de las uvas, lo que por otro lado ha permitido a la uva mantenerse en unas condiciones sanitarias excelentes gracias a la ausencia de enfermedades que provoca la humedad, lo que permitirá la obtención de unos mostos y posteriores vinos de máxima calidad, señalan desde el Consejo Regulador. No obstante, un viticultor indica que "muchas viñas están desequilibradas en la maduración, pero se podrá corregir en bodega".

En cuanto al volumen, fuentes del sector señalan que se esperan unos 120 millones de kilos, similar al pasado año, aunque hay que tener en cuenta que ha entrado viñedo en producción. El resultado es desigual: en las zonas con riego, se están obteniendo buenas producciones, pero en secano los rendimientos son la mitad del pasado año.

Sobre precios, ha habido una reacción al alza porque la expectativa era de una cosecha corta y los que pagaban que pagan menos ofrecían 55 céntimos por kilo, frente a los 35 que abonaron el año pasado. No obstante, pese a esta sustancial diferencia no todos los viticultores tendrán beneficio. "Se han elevado los costes de producción de electricidad, gasoil, mano de obra o fertilizantes y los que alcancen rendimiento de 10.000 kilos ganarán dinero, pero el resto irá justito".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments