Economía

Estos son los casos en los que Hacienda detecta tu dinero en efectivo 'bajo el colchón'

  • Es una práctica habitual que afecta a determinados movimientos
  • La solución es declarar ese dinero de forma correcta en la Renta
  • El ciudadano se enfrenta a riesgos guardando el dinero en casa
Foto: Dreamstime.

Mantener el dinero en efectivo ahorrado en casa, lo que se conoce como depositar el dinero 'bajo el colchón', parece una costumbre ya obsoleta, pero lo cierto es que sigue practicándose por numerosos ciudadanos, que si bien pueden hacerlo sin problemas han de guardar ciertas precauciones en esta materia.

Ante todo, el ciudadano debe estar tranquilo porque guardar el dinero en efectivo en el propio domicilio es algo completamente legal. Solo debe estar al tanto de las obligaciones que conlleva la acumulación de dinero en su hogar, que al final y al cabo son las mismas que las del contribuyente que lo guarda en su cuenta bancaria o el que lo usa en, por ejemplo, productos financieros.

Así, lo único que debe saber el ciudadano es que tendrá que declarar de forma correcta el dinero que guarde en casa 'bajo el colchón'. La forma de hacer esto es sencilla: en la declaración de la Renta, donde deberá indicar el origen de ese dinero. Por ejemplo, un trabajador que una vez ha percibido la nómina y pagado los gastos domiciliados retira el resto del salario y lo guarda en casa tendrá que declararlo como renta del trabajo.

En este punto hay que dejar claro que dentro de la tarea recaudatoria de Hacienda se encuentra otra función que se relaciona con ella: la de indagar cuáles son los movimientos de efectivo potencialmente más sospechosos para, en el caso de que existan indicios de algún delito fiscal. Por esta razón, el organismo tiene la capacidad de detectar ciertos movimientos que implican retiradas de dinero (el supuesto en el que encuadra guardar el dinero 'bajo el colchón') para poder monitorizarlos.

Las entidades bancarias son las grandes colaboradoras de Hacienda, ya que la ley les obliga a comunicar ciertos movimientos. Así lo explica la Ley General Tributaria en su artículo 93, aludiendo a la obligación por parte de los bancos de "proporcionar a la Administración tributaria toda clase de datos, informes, antecedentes y justificantes con trascendencia tributaria relacionados con el cumplimiento de sus propias obligaciones tributarias".

En base a esto, Hacienda (a través de las entidades bancarias) detecta y recibe información de todos los movimientos que impliquen:

-Todas las operaciones por encima de 3.000 euros, incluyéndose las retiradas de efectivo.

-Todas las operaciones que afecten a billetes de 500 euros, incluyéndose también aquí las retiradas de efectivo.

Si un movimiento se encuadra dentro de alguno de estos dos parámetros, la información llegará a la Agencia Tributaria a través de los bancos. En ese momento Hacienda tendrá libertad para, si lo cree conveniente, iniciar las pesquisas pertinentes para conocer el origen del dinero y si su declaración es correcta.

Eso sí: que Hacienda reciba toda la información no significa que siempre proceda a investigar. De hecho, solo se creará una investigación cuando el organismo perciba elementos sospechosos y nunca en el resto de casos.

Estos son los peligros de guardar el dinero 'bajo el colchón'

Hacienda en sí no es un peligro, pero sí un factor a tener en cuenta que puede amedrentar a ciertos ciudadanos que se planteen en algún momento guardar el dinero en efectivo en su casa 'bajo el colchón'. No es en todo caso el único factor que debe considerarse como problemático. De acuerdo con el portal especializado HelpMyCash, estos son los otros peligros de guardar el efectivo en casa:

-La inflación: es el tema de moda y no es para menos (el IPC del mes de junio ha sido de un 10,2%), ya que durante todo el tiempo en que se guarde en casa el dinero, el ciudadano perderá poder adquisitivo, puesto que con ese mismo dinero podrá comprar menos bienes al bajar su valor.

-Robos: este peligro es uno de los 'típicos'. Evidentemente, y al igual que con el resto de pertenencias de un hogar, si se sufre un robo ese dinero en efectivo es tan susceptible de desaparecer como el resto de bienes. En HelpMyCash recomiendan esconderlo en cajas fuertes y/o contratar seguros.

-Incendios o inundaciones: es casi tan aleatorio como un robo, pero no por ello menos dañino para los ahorros del ciudadano. En este caso también sería muy recomendable la contratación de un seguro. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud