Economía

La economía de Aragón echa el freno: crecerá el 3% en 2022 y 2023

  • Con una tasa de empleo cercana al 8%, podría alcanzar el pleno empleo
  • Se estima la creación de 12.000 puestos de trabajo entre 2021 y 2023
  • Se prevé que la tensión en el mercado de trabajo se traslade a los salarios
Las ventas de vehículos está un 40% por debajo del nivel previo a la pandemia. Foto: Europa Press
Zaragoza

Con una estimación de crecimiento del PIB del 4,2% en 2021, se observa una ralentización para los dos próximos años por el impacto de la guerra entre Ucrania y Rusia, además de apreciarse otros riesgos como la subida de los carburantes y los precios de las materias primas y, sin olvidarse, de otros factores de incertidumbre como la inflación.

Estas son las principales amenazas de la economía de Aragón, que desacelera su crecimiento con previsiones del 2,9% para 2022 y del 3% en 2023, siendo la comunidad que menos aumentará su PIB en los dos próximos años y haciéndolo por debajo de la media española estimada en el 4,1% y 3,3%, respectivamente.

No obstante, el empleo tendrá una mejor evolución con una creación acumulada de 12.000 puestos de trabajo en el período 2021 y 2023, alcanzando unas tasas de empleo del 9,9% para este ejercicio y del 8,3% para el próximo año tras crecimientos del 0,8% y del 1,2%, en términos de EPA, lo que permitirá prácticamente situarse en el pleno empleo, considerando este término en torno al 8%, según el informe 'Situación Aragón' de BBVA Research.

Pese a esta desaceleración económica, de cumplirse estas previsiones, en los primeros meses del año 2023, Aragón recuperaría los niveles de actividad previos a la pandemia, siendo además una de las primeras autonomías en hacerlo. Una tendencia que, igualmente, se produciría en términos de empleo con tasas de paro similares a las registradas en los años 2007 ó 2008.

Pero, de momento, continúa la desaceleración que, sobre todo, se debe a factores relacionados con el impacto de la guerra entre Ucrania y Rusia, aunque es reducido en cuanto a relaciones comerciales entre Aragón y estos países. Sí se percibe más el aumento de los precios de la energía -afecta sobre todo a industria, agroalimentación y construcción-, siendo la comunidad aragonesa una de las autonomías más expuestas a este factor.

La desaceleración de la economía también se explica por una menor demanda europea y la subida de los precios de los carburantes por el petróleo, un 30% mayor de lo esperado hace seis meses, lo que podría restar 1,8 puntos de crecimiento medio anual del PIB aragonés en estos dos años.

Otros factores son los precios de las materias primas y los cuellos de botella en la industria del automóvil, que registra un nivel de ventas un 40% por debajo de los niveles previos a la pandemia. Un porcentaje que, en gran parte se explica porque "no hay coches, no porque no se quiera comprar", afirma Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research. De hecho, el 50% de ese 40%, se explica por el factor oferta.

La inflación, se acelera por el precio de combustible y de electricidad, se está disparando, lo que a su vez está impactando en la economía de Aragón, y constituye uno de los principales factores de incertidumbre, al igual que las inversiones asociadas a los fondos NGEU. Lo mismo sucede con el aumento de los tipos de interés por los mensajes del Banco Central Europeo sobre la pronta normalización de la política monetaria y la subida de tipos de interés, entre otros elementos.

Más ahorro para gastar

"Todos estos factores se encuentran con una economía aragonesa en fuerte", añade Cardoso, en la que se ha visto favorecida el crecimiento a nivel de ahorro en depósitos a la vista, lo que da cierto margen a los hogares españoles en los que se había limitado el gasto por las restricciones de la COVID-19, aunque se prevé que se dinamice el consumo con el levantamiento de las restricciones.

Y, especialmente, se estima que este crecimiento del ahorro "se va a destinar a la compra de vivienda. Ya en 2021, las ventas acumuladas están por encima de 2019 y, en 2022, están mejorando los datos de años anteriores". Son ventas impulsadas por la compra de viviendas principales, pero también secundarias por parte de extranjeros. "La gente busca espacio y están tratando de tener una segunda vivienda por si se puede producir un segundo confinamiento", lo que, a día de hoy, se ve improbable.

La subida de tipos de interés (Euribor) no se prevé que tenga un impacto importante en el mercado inmobiliario, puesto que el incremento se cifra en unos 50 euros. Una cuantía que sí tendrá incidencia en las familias con rentas ajustadas. Sin embargo, "no debería ralentizar el consumo de la economía española. El efecto debería ser de moderado a bajo", afirma el economista, quien no prevé tampoco un fuerte impacto en las empresas porque tienen los balances más saneados.

Presiones del mercado de trabajo

La evolución del mercado de trabajo en Aragón se estima que será positiva a pesar de la desaceleración económica. "Va a ser cada vez más difícil bajar el desempleo más allá del 8%. Esta no ha sido una crisis al uso. Nos acercamos a tasas de paro que no habíamos visto y esto empieza a poner presión en el mercado laboral", indica el economista.

"Esta presión se prevé que se traslade hacia los salarios" que, en el caso de la comunidad aragonesa, no han tenido una evolución tan "potente" con incrementos salariales pactados en convenio del 2% frente al 2,4% en España. "Seguramente, se verá que la recuperación se empieza a trasladar a los salarios", estando previsto que, en los próximos meses se produzca una aceleración salarial con subidas de entre un 3% y un 4% -estimación que debe tomarse con cautela según Cardoso-, aunque depende de la inflación, del sector de actividad y las empresas a pesar de que la situación por sector y empresa es más heterogénea que en otros años.

La falta de profesionales en determinados sectores de actividad puede empujar esta presión hacia los salarios dentro de un mercado de trabajo en el que se recomienda analizar si las personas desempleadas tienen la formación necesaria para su inserción o si se debe actuar con políticas desde las administraciones para adaptar sus perfiles.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Ni pleno empleo ni nada...la presion salarial se debe a una inflacion que en Aragon ha llegado e incluso superado el 10%...

Puntuación 1
#1
Estafas electricas y de combustibles
A Favor
En Contra

Estafas electricas y de lso combustibles hunden la economia y saquean a los consumidores empobreciendolos con total impunidad

Puntuación 1
#2
Delincuencia economica y corrupcion politica
A Favor
En Contra

Delincuencia economica y corrupcion politica adjunta

Puntuación 0
#3