Economía

Polémica en torno al supuesto voto erróneo de un diputado del PP

  • Díaz salva la reforma por la mínima, junto a Cs, con el rechazo de ERC y Bildu

El Gobierno de coalición sacó ayer adelante el Real Decreto-Ley que desarrolla la reforma laboral sin modificar una coma, como pedían los agentes sociales y exigían PSOE y Unidas Podemos. Y lo hizo por la mínima -175 votos a favor frente a 174 en contra- y rompiendo las alianzas parlamentarias mantenidas hasta ahora. Pero sobre todo, lo hizo inmerso en la polémica porque el sufragio que marcó la diferencia procedió de un diputado del PP, Alberto Casero. En principio se achacó su acción a un error, pero no está en absoluto claro que se tratara de una equivocación.

La portavoz popular, Cuca Gamarra, explicó que el diputado, quien se encontraba enfermo, emitió su voto telemáticamente pulsando el botón correspondiente al no. Sin embargo el sistema no respondió como debía y le notificó que había pulsado sí. Entonces, Casero se presentó en el Congreso para que le dejasen votar presencialmente, pero no le permitieron el acceso.

Pero aún hay otra razón que lleva al PP a calificar de "cacicada" lo ocurrido. De acuerdo con los populares, Casero puso en conocimiento del grupo parlamentario de su partido lo ocurrido y éste se encargó de transmitir a la Mesa del Congreso que se había producido una anomalía en el voto de uno de sus diputados. Es más la propia presidenta de la Cámara Baja, Meritexell Batet, tenía constancia de esta información de acuerdo con los populares, pero eso no evitó que se contabilizara el voto erróneo de Casero.

Es más, Gamarra argumenta que, cuando el Grupo Popular ha querido exponer lo ocurrido al término de la votación, "se ha retirado la palabra y se ha dado por concluido el Pleno, diciendo que la Mesa ya había resuelto sobre esa incidencia".

El incidente, aún por aclarar, provocó reacciones más allá del PP. El presidente de Vox, Santiago Abascal, denunció un "pucherazo" en la votación de la reforma laboral en el Congreso. El líder de Vox criticó en Twitter que la votación de la reforma laboral ha sido un "nuevo y gravísimo ataque socialista a la soberanía nacional.

Jornada conflictiva

La polémica en torno al presunto error de Casero fue el colofón a una sesión mucho más accidentada de lo que el Gobierno previó. El Ejecutivo llevaba días recomponiendo las filas para poder salvar la negativa del PNV, que finalmente no se abstuvo, sino que sumó seis votos al bloque de los noes, y de la izquierda nacionalista que restó otros 21 al Gobierno, especialmente dañinos los 13 diputados de ERC y los cinco de EH-Bildu. El bache lo salvó el Gobierno acudiendo a dos partidos que hasta ahora se han mostrado poco colaborativos con el Ejecutivo de Coalición, Ciudadanos, que prestó sus nueve votos, y Navarra Suma (UPN), socio del PP, con dos diputados.

Pero la sorpresa saltó en la votación y los dos navarros confirmaron en Twiter que se habían saltado la disciplina de voto de su formación y habían pulsado el no. Solo la equivocación del diputado popular permitió, entonces, convalidar el RDL.

La victoria se convirtió en un esperpento durante las votaciones

Lo que parecía una victoria raquítica, pero segura, se convirtió en un esperpento durante las votaciones. El miércoles por la noche se daban por seguros 176 votos a favor y 173 en contra. Entre los últimos en fijar su posición, estuvieron el PNV, un no en vez de una abstención, Pablo Cambronero, el diputado tránsfuga de Ciudadanos, que igualmente votó en contra, y los dos diputados de Navarra Suma, que por la mañana parecían votar sí y por la tarde se decantaron por el no.

Horas antes se declararon por el sí los únicos dos partidos de izquierda, Compromis y Más País, que se sumaron al Gobierno de coalición. El valenciano Joan Baldoví reconoció que le costó decidir el voto y que había recibido muchos mensajes de gente de Compromis pidiendo su voto en contra. Aunque también muchos mensajes de apoyo, según matizó.

Igualmente votaron en positivo los cuatro diputados de PdeCat, y los representantes de Teruel Existe, el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y los diputados de Nueva Canarias y de Coalición Canaria. A ellos se sumaron los 120 del PSOE y los 33 de Unidas Podemos, una vez que no ha sustituido todavía a su diputado Alberto Rodríguez.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Vox Populi
A Favor
En Contra

Majadero

Puntuación 0
#1