Economía

El Gobierno británico estudia un impuesto en la ternera para reducir el consumo de carne

  • Aconseja poner más alimentos vegetales en colegios, hospitales o prisiones
  • Otra propuesta es castigar las hipotecas para viviendas no eficientes
Un matadero de ternera en Derbyshire, Inglaterra. Foto: Reuters

De cara a la Cop26, la cumbre internacional sobre el cambio climático que se celebrará en Glasgow en noviembre, el Gobierno británico ha empezado a publicar sus propuestas para llegar a las emisiones cero netas. Y el informe más polémico, que el Ministerio de Empresa y Energía ha retirado en menos de una hora tras su publicación, es uno en el que sugería la creación de un impuesto a "la carne más contaminante", especialmente la de ternera, para "animar a la gente a consumir más productos vegetales", en una situación que recuerda mucho a la vivida en España con el ministro Alberto Garzón.

El texto, firmado por la Unidad de Análisis de Comportamiento, un equipo de economistas y antropólogos que estudian formas de incitar a los ciudadanos a adoptar mejores hábitos, se centra en la necesidad de reducir el consumo de la carne que más emisiones provoca, especialmente de ternera y cordero.

En concreto, la propuesta incluiría un impuesto a las grandes empresas, para incentivar el cambio de ingredientes de sus productos, y el incentivo de la carne picada mezclada con vegetales o champiñones, para reducir la carne de ternera necesaria para hacer, por ejemplo, una hamburguesa. Y mantiene la posibilidad de un impuesto generalizado a todos los productos cárnicos de las especies designadas como contaminantes, aunque advierte de que una aplicación "poco sofisticada" podría tener efectos regresivos.

A eso se le suman otras propuestas en este sentido, como que el Gobierno aumente la cantidad de productos vegetales y sustitutos de la carne que se dan en los lugares públicos, como colegios, hospitales o prisiones. Y, en otro sector también importante, propone desincentivar los viajes de negocios en avión ("ser un viajero frecuente debería ser un motivo de vergüenza, no de orgullo") y animar a los ciudadanos a irse de vacaciones dentro del país en vez de volar al extranjero.

Al retirar el texto, el Gobierno de Boris Johnson alegó que estas medidas eran solo "parte de las opiniones y análisis considerados" para diseñar su estrategia contra el cambio climático, pero que "no tenemos intención de dictar el comportamiento ciudadano de esa forma".

Impuesto al gas

El plan que sí presentó incluye otras medidas también polémicas. La principal, aumentar los impuestos al gas y reducir los de la electricidad, para animar a los ciudadanos a cambiar sus calderas de gas por bombas de calor eléctricas. Y otro documento revela que el Gobierno presionará a los bancos para que reduzcan las hipotecas para comprar viviendas que no sean eficientes, y centrar los préstamos en las que tengan un menor consumo energético.

En el apartado fiscal, el Tesoro británico ha advertido que la reducción de los impuestos a la electricidad y la drástica caída de combustibles contaminantes producirá un agujero en las cuentas públicas. Sin los impuestos a, por ejemplo, la gasolina de los coches, el Tesoro verá caer sus ingresos en el equivalente al 2% del PIB en 2050. Una situación que, advierten, empeorará la situación fiscal del país, ya que también esperan que los gastos en sanidad o pensiones supongan un 5% del PIB adicional en comparación con hoy en día. La vida sin las emisiones descontroladas de CO2 apunta a ser tan compleja para los Gobiernos como para los ciudadanos.

comentarios7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Alejandro Martinez
A Favor
En Contra

En estos tiempos aciagos hay pocas cosas que den satisfacción pero una de ellas es ver que Gran Bretaña lleva un rumbo casi tan malo como el de España

Puntuación 45
#1
VIO
A Favor
En Contra

Es sorprendente hasta que nivel los gobiernos quieren controlar a sus ciudadanos. Está bien que favorezcan una alimentación más equilibrada y saludable, pero, ¿Qué va a pasar con todos los granjeros que tengan que cerrar sus instalaciones? Además, las calderas eléctricas no son capaces de calentar el agua más allá de 40-45º, y por ejemplo en España la normativa para luchar contra la legionella obliga a que el agua caliente sanitaria este a un mínimo de 65º. Para subir a esta temperatura se necesita una caldera de gas, no hay otra. Ya está bien que el Ministerio de Sanidad dicte unas normas, el de Economía otras, y otras distintas el de Industria. Alguna vez se tendrán que poner de acuerdo entre ellos. pero no hay manera, cada uno va por libre y se consideran los reyes del mambo.

Puntuación 18
#2
casta política mediocre y cleptómana
A Favor
En Contra

Se puede poner 100 dólares por libra de carne y problema resuelto :), las revoluciones empiezan por pequeños acontecimientos como este y actualmente ya se han producido muchísimos tanto en Gran Bretaña como en Europa, un día de estos pasara algo gordo.

Puntuación 18
#3
Javier
A Favor
En Contra

Aceptemos la realidad: en toda Europa ya no hay democracia. Los gobiernos controlan cualquier aspecto de nuestra vida con escusas ecologistas, feministas o sanitarias...

Puntuación 31
#4
AntonioJ
A Favor
En Contra

Carne solo para ricos y pobreza para ganaderos, vaya nivel de estudios económicos y poco sentido común que tienen los políticos del mundo es increíble.

Puntuación 16
#5
el americano
A Favor
En Contra

Ncesitan pasta y ya no saben de donde sacarla, ah, de las hamburguesas !

Puntuación 6
#6
sperly
A Favor
En Contra

Cada vez más tenemos que confluir hacia ser individuos soberanos. Los estados con sus leyes que mantienen a políticos a través impuestos y mas impuestos no nos representan. Medios de comunicación que controlan para dispersar su verdad no la verdad.

Puntuación 8
#7