Economía

Fruta 'fea' en el súper: así es la ley que multará con hasta 150.000 euros el despilfarro de alimentos

  • En 2020 los hogares españoles tiraron más de 1.300 millones de kilos d
  • Se aprueba el anteproyecto de ley para combatir el despilfarro de alimentos
  • Vender alimentos poco estéticos, donar, ajustar la fecha de caducidad...

El Consejo de Ministros ha aprobado este lunes el anteproyecto de ley para combatir el desperdicio alimentario que obligará a las tiendas a fomentar la venta de productos "feos, imperfectos o poco estéticos" que estén en condiciones óptimas de consumo, así como a incentivar la venta de alimentos de proximidad, ecológicos y a granel.

Así lo ha explicado el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha celebrado la aprobación de la norma que busca evitar la pérdida de alimentos en toda la cadena alimentaria, desde la cosecha hasta el consumo.

El proyecto de ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario consta de 15 artículos, cuatro disposiciones finales y una adicional, según ha insistido Planas, que añade que la norma busca producir una drástica reducción del desecho de alimentos sin consumir que acaba en la basura y fomentar un mejor aprovechamiento de los mismos.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Pesca, en 2020 los hogares españoles tiraron a la basura más de 1.300 millones de kilos de alimentos sin consumir, 31 kilogramos por litro per cápita. Con la ley, el Gobierno ratifica su compromiso con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que recogen expresamente (objetivo número 12.3) la aspiración de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita en el mundo, tanto en la venta al por menor y entre los consumidores, como en la cadena de producción y suministro.

Donación de alimentos con suficiente vida útil

La iniciativa legislativa pretende establecer un modelo de buenas prácticas para evitar el desperdicio de alimentos con actuaciones en toda la cadena alimentaria, desde el origen en el propio proceso de cosecha, hasta los hábitos de consumo en los hogares y en la restauración. Así, establece que "todos" los agentes de la cadena alimentaria deben contar con un plan de prevención para evitar el desperdicio, y fija una jerarquía de prioridades de obligado cumplimiento (artículo 5), la primera de las cuales es la utilización para la alimentación humana, a través de donaciones a empresas sin ánimo de lucro o bancos de alimentos.

Para la donación de alimentos, las industrias alimentarias, establecimientos comerciales y de hostelería y restauración deberán suscribir convenios con las organizaciones receptoras en los que se debe recoger específicamente las condiciones de recogida, almacenamiento y transporte y la selección de alimentos, entre otros aspectos.

Los alimentos que se donen deberán tener suficiente vida útil de almacenamiento para hacer posible su distribución y uso seguro a sus destinatarios finales. Tanto las empresas agroalimentarias donantes como las organizaciones receptoras están obligadas a garantizar la trazabilidad de los productos donados mediante un sistema de registro de entrada y salida de los mismos (artículo 7).

La ley contempla cuatro tipos de sanciones en materia de donación de alimentos que pueden ser penadas con multas que van de 6.001 euros a 150.000 euros.

Transformar los productos no vendidos para el consumo humano o animal

En el segundo orden de jerarquía, los alimentos no vendidos pero que estén en condiciones óptimas de consumo deberán ser transformados (zumos, mermelada, etc.).

Cuando no sean aptos para el consumo humano, los alimentos deberán ser utilizados como subproductos para la alimentación animal o fabricación de piensos, para la industria, para la obtención de compost de calidad para uso agrario, o para la obtención de biogás u otro tipo de combustible.

Otra de las nuevas obligaciones para los agentes de la cadena agroalimentaria pasa porque estos tendrán que impedir el desecho de alimentos en la basura. Para ello, los agentes que operan en la cadena alimentaria tendrán que disponer de instalaciones adecuadas y formación de personal para que los procesos de manipulación, almacenamiento y transporte se lleven a cabo en condiciones adecuadas que minimicen las pérdidas, así como de sistemas que garanticen el mantenimiento de la cadena de frío.

Vender productos con fecha de consumo preferente vencida y tener tuppers para lo que sobre en un bar

Por otro lado, los productos con fecha de consumo preferente vencida deberán presentarse al consumidor de forma separada y claramente diferenciados del resto, con precios inferiores, o destinarse a la donación. Así, las empresas distribuidoras de alimentos deberán incentivar, junto con las administraciones, la venta de productos con fecha de consumo preferente o de caducidad próxima.

El proyecto de ley estipula que el Gobierno adoptará políticas públicas y medidas para fomentar la adecuación de las fechas de consumo preferente a la prevención y reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario, y, en su caso, la posibilidad de poner en el mercado los productos con fecha de consumo preferente sobrepasada (artículo 9), para lo que se tendrán en cuenta los criterios establecidos por la Unión Europea en las propuestas legislativas en la materia.

La hostelería deberá facilitar el 'para llevar' 

Los establecimientos de hostelería y otros servicios alimentarios tendrán que ofrecer a sus clientes la posibilidad de que se lleven, sin coste adicional, lo que no han consumido y tendrán que informar de ello de forma visible, preferentemente en la carta o menú. Pare ello, deberán disponer de envases aptos reutilizables.

Las instituciones como centros sanitarios y educativos o residencias que ofrezcan catering o servicio de comedor, sea con medios propios o ajenos, deberán contar también con programas de prevención y reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario que cumplan igualmente la jerarquía de prioridades establecida en la ley.

Todos los agentes de la cadena alimentaria deberán informar anualmente de las pérdidas alimentarias, así como del cumplimiento de sus planes de prevención.

Las grandes superficies tendrán que vender productos 'feos' pero óptimos

Las tiendas de 400 metros de superficie o más tendrán que fomentar la venta de productos considerados "feos, imperfectos o poco estéticos" que estén en condiciones óptimas de consumo. En esa línea tendrán que incentivar la venta de alimentos de temporada, de proximidad, ecológicos y ambientalmente sostenibles y a granel, y mejorar la información sobre el aprovechamiento de los mismos.

Otra de las novedades es que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación deberá elaborar un Plan Nacional de control de las pérdidas y el desperdicio alimentario que contendrá los objetivos generales y prioridades a seguir y que se integrará en el Plan Estratégico.

Igualmente, las administraciones públicas estarán obligadas a realizar campañas divulgativas y de promoción para fomentar el consumo responsable de alimentos y promover la prevención y reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario, así como elaborar de guías de buenas prácticas encaminadas a mejorar la gestión alimentaria.

Para el Gobierno, combatir el despilfarro es un imperativo ético que debe implicar al conjunto de la sociedad en el que se enmarca esta normativa ya que perjudica al conjunto de la sociedad porque encarece el acceso a bienes de primera necesidad, malgasta recursos naturales escasos, aumenta los residuos y el impacto ambiental, y lastra la eficiencia del sector productivo y su competitividad.

comentarios9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Sanchinfl4s y rat4 chepos4 giratory doors
A Favor
En Contra

Pues que se la echen a estos porcos como pago de su desgobierno en comederos cuan cochiqueras!! jajaja

En vez de tantos pluses por viajes y comionas.. el de la foto tiene cara gorrino y todo!!

Puntuación 20
#1
Carmen
A Favor
En Contra

No os preocupéis voxeros, que vosotros solo sois de comer fino y pijo aunque tengáis que contaminar y desperdiciar lo que haga falta, que estos rollos progues de la agenda no sé qué no va con vosotros, vosotros a la fiesta hortera por montera.

Puntuación -48
#2
SI SE PUEDE: 90.000 ME LEVANTO YO!
A Favor
En Contra

Sí Carmona o Carmena, la agenda 2030 ó 2050 diseñada por Soros o por Maduro!! jaja

Mucho pogresismo y sostenibilidad y los Chinos abriendo minas de carbón para inundarnos de su basura del todo a 100, y los moros de tomates o plátanos bajunos en contenedores..

Aquí al final por prohibir prohiben más que Franco, pero para lo que quieren, la carne, la fruta.. qué será lo siguiente, el pescado con Hg, Pb, plásticos??

Y ellos llenándose de chuletones y lubinas pagadas con el contribuyente..

Puntuación 14
#3
Sabor
A Favor
En Contra

Tomates que no saben a nada.

Fruta que parece plástico.

Huevos "camperos" coloreados.

Carne llena de hormonas.

Eso sí, todo muy regulado y muy "ecológico".

Puntuación 13
#4
vicente
A Favor
En Contra

Aqui lo que sea con tal de criticar a estos ineptos xd.. Para una buena idea que tienen (al menos en principio) tambien la vamos a criticar..

Puntuación -4
#5
A Favor
En Contra

Ahora habrá que preguntarse... "Algo huele a podrido....¿En Dinamarca?".

Puntuación 1
#6
Pep
A Favor
En Contra

Aquí lo que hay que ver es qué es lo que se tira, por qué y quién, que redactan el artículo como si desde casa tirásemos medio congelador cuando nos da la gana.

Si yo quiero comprar una docena de huevos no me llevo el pack que tiene uno roto o rajado, lo dejo allí, que quiero pagar por 12 huevos en condiciones, no por 11 y uno roto. Y, como yo, todos hacen lo mismo. Esos 11 huevos lo normal es que no se los lleve nadie, y acabará donde quieran dejarlo. Eso no es despilfarrar, y pasa con muchos alimentos.

Y si quiero una naranja y veo una "fea", como la llaman, y otra que dan ganas de comértela allí mismo, pues no me lo pienso, cojo la que mejor aspecto tenga. Y no tengo que dar explicaciones a nadie de por qué cojo una en vez de otra, y tampoco es despilfarrar.

Por verlo de otra manera, si quiero comprar un coche no me llevo el que tiene la luna rajada o el que tiene la pintura desconchada, quiero uno que esté en condiciones.

¿Que hay que ver cómo reducir ese despilfarro? Correcto, creo que todos estamos de acuerdo, pero que no nos insulten diciendo que los hogares españoles tiramos la comida, que no es cierto.

Puntuación 8
#7
Usuario validado en elEconomista.es
*OPEP-PETROLEO*
A Favor
En Contra

Ley que será derogada pronto por PP.

No vengais a EEUU que os da un ictus a los progres.

Puntuación 0
#8
John
A Favor
En Contra

Hola a todos.

Un lugar donde se tiran kilos y kilos de comida cada día es en los comedores de los colegios, es escandaloso.

La mayoría de la fruta y verdura que se tiran en las tiendas es debido a que es de muy baja calidad y no se vende, por poner un ejemplo, un tomate que tiene que estar creciendo en la planta no puede ser que lo tengan creciendo en cámaras frigoríficas, por eso las frutas y verduras no saben bien.

En fin, una ley mas, la intención es buena, o eso creo.

Puntuación 0
#9