Economía

La economía de Chile crecerá más de 10% este año según las estimaciones

  • El comercio lleva un ritmo de expansión interanual del 45%
Imagen: Dreamstime.
Madrid

El segundo semestre comienza con buenas noticias para la economía chilena, desde la reducción de los contagios vinculados a la pandemia hasta cifras económicas y de empleo que invitan a la esperanza ante lo que se avecina.

Muchos países desarrollados y emergentes con una pequeña base de comparación en 2020 no acaban de despegar, o lo están consiguiendo con bastante esfuerzo en este 2021, cuestión que preocupa pues, aparte de afectarles directamente en su evolución, indirectamente termina afectando a la de los demás.

Por el contrario, restar mérito, en el caso de Chile, por lo reducido de las cifras del pasado ejercicio es un sinsentido. La fortaleza exhibida por los chilenos habla a las claras del buen hacer de sus empresas de todos los tamaños, han sabido sobreponerse a las circunstancias en las que les tocó navegar y, por supuesto, al modelo económico seguido desde hace 31 años, que los sitúa a la cabeza de Latinoamérica.

Asimismo, nos informan que las proyecciones para el PIB en 2022 y 2023 caerían a una media de un 2%: muchos lo transmiten como si esto fuera algo malo, como si el quehacer nacional estuviera derrumbándose, y eso que 2021 cerrará con una expansión probable de entre el 9 y el 11,5%. Chile es una nación emergente de ingresos altos que compite en una liga más exigente: el 2% anunciado es un apunte conservador, como el 5,8% comunicado originalmente para este año. Estas predicciones están más sujetas a acontecimientos como la pandemia y sus secuelas, y por descontado al riesgo político que sobrevuela desde el estallido de violencia de octubre de 2019.

Así, vayamos paso a paso. De momento la actividad local avanza con fuerza superando ya lo perdido en 2020 (-5,8%). En julio creció un 18,1% y en doce meses subió a un 20%. En términos desestacionalizados, el PIB creció un 1,4% con relación a junio.

Conforme a lo indicado en la nota entregada por el Banco Central de Chile (BC), a estos datos los favorecieron las menores restricciones a la movilidad de las personas. Destacaron los servicios, entre los que sobresalen los personales -en especial los de salud- y, más atrás, transporte, restaurantes y hoteles.

Ojo, el comercio lleva un ritmo de expansión interanual del 43,5%, en el que tienen mucho que ver las ayudas fiscales y retiros parciales de los fondos de pensiones. En el resto de bienes, que incorpora a la construcción y la industria manufacturera, hubo alzas de 20,1% y 13,4% en cada una. Solo la minería retrocedió -un 1,9%-.

Viene a cuento el que conozcamos el Índice de confianza del consumidor (CCI), mensualmente confeccionado por la consultora internacional Ipsos: engloba a 28 naciones y "mide el nivel de optimismo de los consumidores sobre la economía local actual y futura, las finanzas personales, los ahorros y la confianza para invertir". Pues bien, Chile se mantiene aún por debajo de la media de julio, situada en los 48,5 puntos, junto a países como Bélgica, Francia, España, Italia o Polonia y por delante de Corea del Sur o Japón.

La tierra austral suma 44,6 puntos; adelantó cuatro puestos, logrando el liderazgo de Latinoamérica junto a México y por sobre Brasil, Perú y Argentina. Al frente del índice figuran China (71,6), Arabia Saudita (64,5) y Suecia y Estados Unidos (59,7). En la tabla general Chile aparece en el lugar 17 en el mundo, acumulando 120 días consecutivos de subidas.

¿Y qué está sucediendo en el mercado laboral? La recuperación que está observándose de modo generalizado también ha alcanzado al desempleo, aminorándolo al 8,9% en el trimestre mayo-julio, una mejora de un 4,2% comparado con igual período de 2020. Hablamos de 107.000 puestos nuevos en relación con el intervalo anterior y un millón de empleos anuales. La supresión de restricciones, léase desplazamientos, cierres o cuarentenas, está permitiendo que la mujer regrese al trabajo, cuestión que irá a más cuando vuelvan las clases presenciales.

Finalmente, cabe reiterar que la inversión extranjera directa y las importaciones de maquinarias y bienes de equipo están creciendo. El BC indica que la inversión, medida como formación bruta de capital fijo, tendrá un despunte de 16%, mejorando el 11,4% que preveían en el Informe de Política Monetaria (IPoM) precedente.

Suben las tasas de interés

Nada distinto a lo que está sucediendo globalmente. Las fusiones y adquisiciones globales están cerca de los 4 billones de dólares, muy próximas a batir el récord de los 4,3 billones de 2007. Una muestra: solo el sector de salud amontona 5.316 acuerdos por un montante de 570.000 millones de dólares. Los analistas consideran varios elementos tras este explosivo boom, entre los que destacan las bajas tasas de interés, el acceso a financiamientos con intereses minúsculos está facilitando y acelerando las compras. Los bancos centrales a lo largo del orbe están valorando incrementar los tipos; el BC subió el suyo 75 puntos base, hasta 1,5%, anticipándose a situaciones inflacionarias. Las evaluaciones empresariales están en máximos históricos lo que las conduce a realizar transacciones a través de canjes de acciones antes de que lleguen las alteraciones vía préstamos más caros.

El IPoM del BC trae una importante corrección al alza para el crecimiento de este año, de un 9% en junio a un 11% en julio, y una sustantiva revisión para la inflación, que cerraría en 5,7%, muy por sobre el rango de tolerancia y de las expectativas de mercado.

En conclusión, las finanzas domésticas han podido sortear los problemas por ahora, lo cual no quiere decir que no haya cuestiones que lamentar, que sí las hay, como algunas peticiones de quiebras o impagos. Actualmente, Chile sale fortalecido para continuar ejerciendo como plaza donde promover e impulsar negocios y continuar con su rol de plataforma de inversión hacia el resto de Sudamérica.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin