Economía

Las 4 situaciones que descartan a un candidato automáticamente en una entrevista de trabajo

  • Mentir, llegar tarde o no tener ejemplos demostrables son algunas de ellas

Las entrevistas de trabajo, da igual si son presenciales u online en estos tiempos, siempre dan algo de vértigo. Sin embargo, todos los candidatos tienen en su mano evitar algunas situaciones que harán que desde el punto de vista del entrevistador acaben descartados casi al momento.

Al menos así lo ve Gary Burnison, CEO de la empresa de contratación Korn Ferry y autor del libro 'Lose the Resume, Land the Job' (Pierde el CV, consigue el trabajo).

En su opinión, según desgrana en un artículo, en las entrevistas hay algunos aspectos que hacen que se cumpla la creencia de que las personas se forman la impresión de otras en pocos minutos. Estos son.

Exagerar los logros

Mentir es una falta de respeto para el entrevistador, lo más probable es que acabamos metiendo la pata.

Alguien comprobará los hechos de lo que decimos o nuestras habilidades posteriormente, así que es mejor ir con la verdad por delante. La gente quiere saber quién eres, no descubrir quién no eres, dice Burnison.

No ser puntual

No está bien se impuntual... Pero aún más en una entrevista de trabajo. Ya sea virtual o en persona, no seas esa persona que llega tarde por el motivo que sea.

No tener ejemplos relevantes de logros que te achacas o no saber explicarlos

Si decimos que conseguimos algo en un anterior empleo, es importante poder demostrarlo.

Otra posibilidad es que los tengas pero presa del pánico no puedas o sepas explicarlos. La mejor manera de prepararse es ensayar, recomienda el experto. Haz un simulacro de entrevista con un mentor o un amigo y practica cómo responder de forma clara y concisa a las preguntas habituales de las entrevistas.

Parecer desesperado por el empleo

Las señales no verbales como sentarse en el borde de la silla o decir cosas como "¿Cuándo me diréis algo?" pueden ser una señal de desesperación. También puede suscitar dudas sobre las capacidades o por qué otros no han contratado al candidato antes.

Establecer un contacto visual normal, intentar estar relajado y ser natural (algo difícil, sí, pero hay que intentarlo), pueden ser algunas de las señales que podemos mandar de que estamos deseando empezar a trabajar pero no nos va la vida en ello, ya que podría dar a entender que nos da igual ese puesto que cualquier otro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin