Economía

¿Tengo que declarar mis regalos de boda a Hacienda?

  • No existe mínimo exento
Foto: Dreamstime

El verano es la época de las bodas, de los bautizos y las comuniones. De hecho, el Instituto Nacional de Estadística (INE) asegura que la mayoría de las bodas tienen lugar entre abril y septiembre. A este dato, se suma la reciente finalización del Estado de Alarma, con la merma de restricciones en eventos que eso conlleva. Todo ello, promete un verano en el que este tipo de reuniones se multiplicarán con respecto a meses atrás.

Sin embargo, estas celebraciones traen consigo un serio problema: los regalos. Y es que, según la ley, Hacienda puede exigirte que tributes el importe obtenido en regalos, una cantidad que en el caso de las bodas puede llegar a ser bastante elevada, tal y como recuerdan desde la asesoría fiscal, TaxDown.

¿Cómo declaro estos regalos?

Hay que tener en cuenta que los regalos percibidos no tributan a través de la declaración de la renta, pero sí por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones; que puede ser mayor o menor en función de la Comunidad Autónoma del receptor, su grado de parentesco con el donante, o el valor de la donación, independientemente de que sea mueble o inmueble.

Cabe destacar que no existe mínimo exento. Cualquier pequeña cantidad percibida o cualquier regalo, por barato que parezca, debe ser declarado.

Tal y como explican desde TaxDown, aunque existe una regulación estatal para estos regalos, considerados donaciones a todos los efectos legales, las Comunidades Autónomas pueden aplicar su legislación específica.

De esta manera, hay Autonomías en las que es más rentable casarse o bautizar a un hijo, como por ejemplo en Madrid, Andalucía, Murcia y la Rioja. En estas comunidades, se aplica una bonificación del 99% sobre la cuota tributaria en donaciones entre padres e hijos, es decir, solo habría que abonar a Hacienda el 1% de la cuota tributaria.

A todo esto, hay que añadir los típicos "sobres". Pese a que la costumbre de abrir una cuenta para ingresar el regalo está bastante extendida, hay quien sigue prefiriendo la típica opción del sobre en mano el día de la boda. Enrique García, CEO y Co-fundador de TaxDown, explica: "Siempre sería mejor optar por la transferencia bancaria, porque en el improbable caso de una inspección, podemos justificar, gracias al concepto de la transferencia que se trata de un regalo de boda, mientras que no es aconsejable manejar demasiado dinero en efectivo sin poder acreditar su origen".

Sin embargo, y para tranquilidad de muchos, García asegura que "sí que se han dado casos de inspecciones en bodas, pero sobre todo de cara a los servicios asociados a la celebración, como el servicio de catering o el fotógrafo, pero en ningún caso por los regalos. Por el momento, la costumbre prevalece frente a la regulación, y parece ser que el fisco ha decidido hacer la vista gorda ante los regalos derivados de eventos tan tradicionales como bodas, bautizos o comuniones. En cualquier caso, lo que sí que recomendamos en TaxDown es conservar las facturas los servicios contratados para la organización de este tipo de eventos".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin