Economía

Crecen los trabajadores a tiempo parcial que quieren jornada completa

  • Con el Covid suben dos puntos, hasta el 53,4%, los descontentos con su horario
Fuente: Dreamstime.

A finales del año pasado había en España 2,8 millones de españoles (el 14,5% del total de la población ocupada) que trabajaban en un empleo a tiempo parcial. Las personas con esta modalidad contractual se redujeron en 145.700 respecto al mismo periodo del año anterior e, igualmente, bajó el peso sobre el total de ocupados, pues en el cuarto trimestre de 2019 fue el 14,75%. Sin embargo, lo que sí ha crecido es el peso de las personas que teniendo un empleo a tiempo parcial querrían trabajar con un contrato a tiempo completo.

En el cuarto trimestre de 2020 el 53,4% de los asalariados con esta jornada alegaron como motivo "no haber podido encontrar trabajo a jornada completa", según los datos de la última EPA. Eso es, dos puntos y medio más que doce meses atrás, cuando el porcentaje de personas descontentas con su jornada, y sobre todo su salario reducido, era del 51%. Y supone retrotraerse al cuarto trimestre de 2017.

Las crisis son un detonante que empuja a muchas personas a aceptar un contrato a tiempo parcial a pesar de que su deseo es uno a tiempo completo. En el cuarto trimestre de 2008 los trabajadores a tiempo parcial "descontentos" se situó en el 38,4% y un año después con la crisis en pleno apogeo, se incrementó ocho puntos, al 46,2%. Y siguió creciendo con fuerza, especialmente desde la reforma laboral de 2012, hasta situar el pico en el 2013 cuando el 63,1% declaraba trabajar a tiempo parcial obligado.

Hay que esperar a 2017 para que baje del 60%, a un 57,3%, aunque en los años 2018 y 2019 se produjo una notable reducción con cifras por debajo del 53%. Sin embargo, la llegado de la nueva crisis provocada por el Covid ha vuelto a elevar el peso de las personas que desearían poder trabajar a jornada completa y lo hacen a tiempo parcial.

Aunque el descontento por el contrato a tiempo parcial es elevado en ambos sexos, históricamente es mayor entre los hombre que entre las mujeres. En el cuarto trimestre del pasado año, de los 717.400 varones con esta jornada, el 57% mostró su desagrado (54,6% doce meses antes), mientras que de las 2,08 millones de mujeres, el porcentaje de descontentas con su jornada era del 52,2% (49,7% doce meses antes), lo que supone casi cinco puntos menos que en los hombres.

En el cuarto trimestre de 2015, el porcentaje de hombres que estaban a disgusto con su contrato temporal llego a rozar el 70%

Tras Italia y Grecia

España está entre los países comunitarios donde hay más trabajadores obligados a aceptar un empleo a tiempo parcial porque no pueden acceder a uno completo. En el cuarto trimestre del pasado año sólo estaban por encima Italia, con un 65,8% de descontentos, y Grecia, con el 66,4%, según datos de 2019 de Eurostat.

Muy lejos del 5,4% de los Países Bajos, el 5,8% de Bélgica o del 12,9% de Luxemburgo. La implantación de esta modalidad es mucho más elevada en estos países. Los Países Bajos se colocan en cabeza con datos del cuarto trimestre del pasado año, pues el 51,2% del empleo en ese país es de jornada reducida, en Bélgica el 24% y en Luxemburgo del 17,6%. Sin embargo, en Italia, a pesar del rechazo social, el empleo parcial supone casi el 30% de todos los contratos, aunque en Grecia es muy inferior, el 9,6%, por debajo del 14,5% de España.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin