Economía

Las mujeres tardan de media entre tres y cinco años más que los hombres en ser CEO

  • Liderazgo, afinidad y prejuicios lastran su ascenso a puestos directivos
  • En la actualidad, solo uno de cada cuatro directivos es mujer
Foto: Dreamstime

Las mujeres tardan entre tres y cinco años más que los hombres en llegar a ser nombradas directoras ejecutivas (CEO) y, de momento, solo uno de cada cuatro directivos es mujer. ¿Por qué?

Estas conclusiones se desarrollan en el informe de Oliver Wyman 'Haciendo visible lo invisible', que hace una radiografía de las cuestiones que impiden la igualdad el altos puestos de dirección.

¿Qué impide realmente el acceso a las mujeres a estos puestos directivos? Los datos recopilados en las más de 300 entrevistas con altos ejecutivos y ejecutivas de las grandes industrias en Estados Unidos y Canadá confirman la persistente desigualdad de género a nivel de liderazgo: las mujeres dirigen menos del 6% de las 3.000 mayores compañías de Estados Unidos.

Cuatro grandes obstáculos

Según el estudio, existen cuatro barreras sistémicas que dificultan a las mujeres alcanzar la cima empresarial. La primera, la que señala que el liderazgo es el mismo juego con diferentes reglas. Hombres y mujeres tienen puntos de vista "muy diferentes" sobre las claves de un buen liderazgo. Mientras los hombres señalan como valores imprescindibles la franqueza, la decisión y la confianza, por ese orden, las mujeres sitúan en primer lugar el empoderamiento del equipo, en segundo la confianza (único valor compartido por ambos sexos) y por último, la colaboración.

De un plano más individualista, el de los hombres, a otro más abierto o grupal. Quizá esta diferencia de ponderación de rasgos de un líder, apunta el informe, surja del prejuicio social por el que se valora de forma negativa demasiada confianza o decisión por parte de las mujeres.

La segunda barrera está en la importancia que hombres y mujeres dan a la afinidad de cara a la promoción. Mientras ellas valoran más el hecho de desarrollar habilidades directivas orientadas a los resultados como un factor clave en el éxito de su liderazgo, los hombres dedican más tiempo a cuidar las relaciones -no necesariamente mediante el networking- que será parte importante en decisiones de promoción en los puestos directivos.

Además, hay que añadir que las mujeres cualificadas se quedan al margen de forma involuntaria al subestimar su propia preparación y asumir el prejuicio sobre su idoneidad para asumir más responsabilidad en el trabajo. Esta tercera barrera que las lleva a no postularse, las deja fuera  del 'top of mind' (prioridad), a la hora de optar a un ascenso: 

Y por último, y directamente relacionado, está la mayor exposición a que se hable de ellas en las reuniones, a recibir comentarios poco constructivos y a que se las vea negativamente por demostrar visiblemente la misma confianza que se valora en los líderes masculinos.

El resultado de estas cuatro barreras, según el estudio, es que las mujeres tardan de tres a cinco años más que los hombres en llegar a ser CEO.

Por último, el 95% de las mujeres que participaron en el estudio de Oliver Wyman citaron al menos la presencia crucial de un patrocinador o padrino laboral en su carrera profesional. Lo que más valoran las directivas sobre esta figura es el acceso a una amplia red de contactos. Para los hombres, sin embargo, este aspecto ocupa el quinto lugar en importancia.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin