Economía

El FMI usa el caso de España y avisa que la construcción predice si los auges crediticios acabarán en crisis

Nueva York

El Fondo Monetario Internacional ha publicado hoy un informe titulado: "Discernir los auges de crédito buenos y malos: el papel de la construcción", donde utiliza el boom experimentado por nuestro país a comienzos del 2000, como ejemplo de los riesgos que pueden derivarse del sector inmobiliario.

En España, el crédito del sector privado como porcentaje del PIB casi se duplicó entre 2000 y 2007. Este aumento estuvo acompañado por un auge en los precios de la vivienda, que se duplicó en términos reales durante el mismo período. Es por ello que la economía española en su conjunto también creció a un ritmo récord.

Pero en 2008, cuando estalló la burbuja crediticia en nuestro país, llegaron los impagos de los préstamos, las quiebras bancarias y la desaceleración económica. El Fondo recuerda como durante al auge vivido durante los primeros años, no se prestó la atención debida al apogeo experimentado en el sector de la construcción, donde, por ejemplo, el empleo creció un asombroso 47%, en comparación con el aumento del 27% en el resto de la economía.

Con el caso experimentado por la economía española, una nueva investigación del personal técnico del FMI, basada en una gran muestra de economías avanzadas y emergentes desde la década de 1970, demuestra que los auges crediticios duraderos que presentan un rápido crecimiento de la construcción nunca cuentan con un final feliz.

El rápido crecimiento del crédito puede ser el antecedente a una posible crisis, donde el esplendor crediticio acaba por desatar problemas graves en el sector financiero y freno en la actividad económica. El Fondo estima que los auges crediticios tóxicos suelen también llegar acompañados de un boom en los precios de la vivienda.

"Nuestra investigación muestra que la experiencia que combina el aumento peligroso del crédito y una rápida expansión en el sector de la construcción va más allá del caso español y se extiende a períodos de tiempo no relacionados con la crisis financiera mundial", señalan los expertos de la institución en un blog.

Es por ello que el FMI ha encontrado determinadas señales dentro de la actividad del sector de la construcción que pueden ayudar a distinguir si el pletórico aumento del crédito debe controlarse o, por el contrario, se produce de forma saludable.

La atención debe concentrarse en el sector de la construcción, el único sector que se comporta constantemente de forma distinta entre los auges de crédito saludables y los que son tóxicos y pueden desatar una crisis. Según la media estimada por el FMI, la producción y el empleo dentro del sector de la construcción suele crecer entre 2 y 3 puntos porcentuales más en los booms de crédito nocivos frente a los más benevolentes. En el resto de los sectores, la diferencia es menor y no es significativa.

El ímpetu del sector de la construcción durante un boom del crédito peligroso también puede servir de predictor del coste económico que éste tendrá. Así, un aumento de un punto porcentual en el crecimiento de la producción dentro de la construcción durante un auge tóxico del crédito corresponde a casi una caída de 0,1 puntos porcentuales en el crecimiento de la producción agregada durante el bajón económico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

Carmen
A Favor
En Contra

Ajá, bien que recuerdo cómo los bancos, por conseguir bonus y objetivos, daban créditos con demasiada mano ancha.

Puntuación 13
#1
🤣🤣🤣🤣🤣🤣
A Favor
En Contra

Crecer a base de burbujas solo trae problemas.

Puntuación 12
#2
AXO
A Favor
En Contra

El sistema es asesino. El jefe se hace rico con tu trabajo, compra viviendas, el sistema se queda sin dinero, el jefe no te paga, le bajan el interés a la hipoteca, tu ya estas en el paro y sin vivienda y al jefe le dan ayudas porque hay paro.

Puntuación -6
#3
A Favor
En Contra

Jajajjajajjajjjjjaaj Tocholandia siempre haciendo el ridi Hulio, jajajjĵjjjaaaaaaas, no defrauda nunca, para mal

Puntuación 1
#4