Economía

España tuvo un saldo deudor de 982 miles de millones de euros en el en el tercer trimestre de 2019

  • La deuda externa bruta alcanzó los 2.125 millones de euros, el 172,1% del PIB
El saldo deudor en el tercer trimestre de 2019 se ha situado en el 79,5% del PIB. EE

La posición de inversión internacional neta de España tuvo un saldo deudor de 982 miles de millones de euros, 79,5 % del PIB en el tercer trimestre de 2019 frente al 80,2 % del PIB del trimestre anterior.

La capacidad de financiación, medida por el saldo conjunto de las cuentas corriente y de capital, alcanzó los 8,1 millones de euros en el tercer trimestre de 2019, inferior a los 8,3 millones de euros  registrados un año antes. En términos acumulados de cuatro trimestres, la capacidad de financiación fue de 26,3 millones de euros (2,1% del PIB) comparados con los 29,1 millones de euros acumulados en el conjunto de 2018 (2,4% del PIB).

La posición de inversión internacional neta excluyendo el Banco de España alcanzó los -802 millones de euros en el tercer trimestre de 2019, saldo más deudor que el observado tres meses antes (-774 millones de euros). Esta evolución vino explicada fundamentalmente por la aportación negativa de las transacciones financieras (-16,4 millones de euros), que fue resultado de un aumento neto de los pasivos contraídos frente a no residentes superior al de los activos exteriores.

Además, los otros flujos presentaron también una evolución negativa (-11,3 millones de euros), resultado principalmente de un aumento en el valor de los instrumentos emitidos por residentes incluidos en los pasivos.

La rúbrica que contribuyó en mayor medida a esta evolución fue la inversión de cartera (correspondiente a las inversiones en valores negociables que no son inversión directa), excluido el Banco de España, que registró un aumento de su posición neta deudora, pasando de -591 millones de euros en el segundo trimestre de 2019 a -614,3 millones de euros en el tercer trimestre de 2019.

Este aumento vino motivado por los saldos netos negativos tanto de las transacciones como de los otros flujos. El signo negativo de las transacciones refleja el aumento de las inversiones de no residentes en instrumentos emitidos por residentes, y el de los otros flujos se explica, principalmente, por el mayor incremento de valor de los instrumentos emitidos por los residentes que el registrado por los instrumentos emitidos por no residentes.

La inversión directa (que incluye las posiciones entre empresas de un mismo grupo) se situó en el tercer trimestre en -130 millones de euros frente a los -123,7 millones de euros del  trimestre previo, resultado de una contribución negativa de los otros flujos, en parte compensada por una positiva de las transacciones.

El signo negativo del saldo neto de los otros flujos se debió al aumento en la valoración de los pasivos contraídos frente a no residentes, junto con una disminución de la valoración de los activos. La contribución positiva de las transacciones vino determinada, esencialmente, por el aumento de los activos exteriores superior al aumento de los pasivos.

La otra inversión (que incluye, en su mayoría, préstamos y depósitos) experimentó una disminución en su posición deudora al alcanzar los -44 millones de euros frente a los -47 millones de euros observados a finales del trimestre anterior. Este resultado se produjo esencialmente por el saldo positivo de las transacciones, al ser la disminución en términos netos de los activos exteriores en manos de residentes inferior a la de los pasivos contraídos, pero también por una contribución positiva de los otros flujos.

Finalmente, el saldo neto del Banco de España frente al exterior alcanzó en junio los -180 millones de euros, frente a los -208 millones de euros de finales de septiembre de 2019.

Por sectores, excluyendo al Banco de España, el que contribuyó en mayor medida a la evolución de la a posición de inversión internacional fue el de las Administraciones Públicas, cuya posición neta se hizo más negativa, pasando de los - 613 millones de euros a los -637 millones de euros.

Por su parte, las Otras instituciones financieras y monetarias, alcanzaron los - 27 millones de euros frente a los -17 observados a finales del trimestre anterior. En sentido contrario, los Otros sectores residentes -138 millones de euros en el tercer trimestre frente a los -144 del trimestre anterior.

La deuda externa bruta de España se situó en 2.125 millones de euros (172,1% del PIB) en el tercer trimestre de 2019, por encima de los 2.105 millones de euros (172% del PIB) que alcanzó tres meses antes.

Por sectores, excluyendo Banco de España, se observa un aumento en la deuda de las Administraciones Públicas que alcanzó en el tercer trimestre los 696 millones de euros, frente a los 672 del trimestre anterior. La deuda de las instituciones financieras monetarias y la de los otros sectores residentes también aumentó en el mismo periodo.

La deuda externa bruta está compuesta por los instrumentos financieros incluidos en los pasivos de la posición de inversión internacional con la excepción de los de renta variable –acciones y otras participaciones de capital, y participación en fondos de inversión– y los derivados financieros.

El déficit de la balanza de bienes aumentó hasta los 10,1 millones de euros en el tercer trimestre de 2019, comparado con el de 9,6 millones de euros registrado un año antes. En el caso de los servicios, su saldo positivo alcanzó los 21,5 millones de euros en el tercer trimestre del 2019, ligeramente superior a los 21 millones de euros registrados un año antes.

Sector Servicios

Dentro de los servicios, la partida de turismo y viajes mostró un superávit de 17,4 millones de euros, reduciéndose ligeramente respecto al mismo trimestre del año anterior (17,5 millones de euros).

Los servicios no turísticos –el transporte, los servicios financieros, los de seguro, los informáticos y otros servicios empresariales entre otros– experimentaron un ligero aumento de su superávit hasta los cuatro millones de euros, frente a los 3,5 millones de euros de un año antes. La renta primaria registró un saldo casi nulo frente a los -0,6 de un año antes.

El déficit de la renta secundaria , por su parte, se situó en 3,6 millones de euros, ligeramente superior al observado en el mismo trimestre del año anterior (3,5 millones de euros). Finalmente, la cuenta de capital arrojó un superávit de 0,3 millones de euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin