Economía

Los trabajadores de la construcción que nunca volvieron desvelan el misterio de la baja participación laboral en Irlanda

  • La tasa de participación laboral masculina está 6 puntos por debajo de 2007
  • Los jóvenes abandonaron la construcción con la crisis y no han vuelto
  • La tasa de abandono escolar se ha reducido a menos de la mitad desde 2007

La recuperación económica de Irlanda ha sido apoteósica. Tras sufrir una de las recesiones más duras de toda Europa durante la última crisis, el 'tigre celta' ha resurgido superando los niveles de renta per cápita previos a la crisis y reduciendo la tasa de paro desde el 16% de 2012 hasta el 4,9% actual, cerca de mínimos históricos. Sin embargo, los economistas estudian por qué este fuerte crecimiento y creación de empleo no ha devuelto la tasa de actividad (personas en edad de trabajar que buscan trabajo o están ocupadas sobre la población total comparable) a los niveles previos a la crisis. La respuesta podría estar en el sector de la construcción, que tras años de crecimiento económico no se ha vuelto a acercar a los niveles de empleo de 2007 y, probablemente, no lo hará.

El sector de la construcción soportó una parte muy importante de toda la destrucción de empleo durante la fuerte crisis que sufrió Irlanda entre 2008 y 2012. Casi uno de cada dos trabajos destruidos durante esos años deapareció en la construcción. Con la recuperación económica todos los sectores han logrado alcanzar sus niveles previos de empleo, salvo el de la construcción, que todavía se encuentra un 40% por debajo de los niveles vistos en 2007.

Este sector cuenta hoy con unos 140.000 trabajadores frente a los 240.000 que alcanzó en su pico. Este hecho podría explicar por qué la tasa de actividad, un indicador fundamental para el crecimiento potencial de una economía, se mantiene tres puntos por debajo de la de 2007 mientras que en el resto de la zona euro ha superado los niveles previos a la crisis.

¿Dónde están los trabajadores de la construcción?

Lo lógico sería que ante la ausencia de recuperación en el empleo de este sector la tasa de paro mantuviese unos niveles relativamente altos. Sin embargo, el desempleo se encuentra en el 4,9%, mínimos desde 2006, lo que deja entrever que no hay mucha gente buscando empleo de forma activa (respecto a otros ciclos con pleno empleo), generando cierto misterio alrededor de estos antiguos empleados de la construcción.

Una combinación de factores parece explicar este misterio, según revelan dos informes diferentes, uno del Banco Central de Irlanda y otro de la Comisión Europea.

Por un lado, una parte importante de los trabajadores extranjeros de la construcción dejaron Irlanda tras perder su empleo en este sector. Por otro lado, los jóvenes irlandeses que abandonaban la educación para incorporarse a la obra se han reducido drásticamente y ahora extienden durante más años su formación para recalar en otros sectores, lo que también explicaría el descenso de la tasa de actividad, que no cuenta a las personas que están formándose y tampoco a los personas retiradas. La tasa de abandono escolar en Irlanda ha caído desde 12,3% en 2006 al 5% en 2018. 

El banco central publicó una nota en 2018 titulada '¿Dónde están los trabajadores de la construcción?', y las conclusiones muestran que una parte de los desempleados encontraron trabajo en otros sectores, además "un número grande abandonó la fuerza laboral y pasaron a ser inactivos (ya sea por desanimo, jubilación o porque retomaron la formación para reconducir su carrera laboral), mientras que otra parte importante emigró fuera de Irlanda.

De los anteriores factores, la emigración de personas activas y el abandono de la fuerza laboral han lastrado la tasa de actividad en Irlanda. Esta tasa ha pasado de rozar el 76% en 2007 a moverse en el 72,9%. Mientras que la tasa de actividad de las mujeres no solo ha recuperado los niveles previos a la crisis sino que los ha rebasado alcanzando el 67%, la masculina (históricamente mucho más alta) se encuentra 6 puntos por debajo de 2007. Este indicador para los hombres ha pasado del 84,7% en dicho año al 78,8% de la actualidad.

El documento de la Comisión Europea publicado esta semana destaca que "la actividad masculina se hundió en más de ocho puntos porcentuales durante la crisis por el golpe que sufrió la construcción y la industria".

Este movimiento fue acusado en los cohortes más jóvenes de la población, un sector que no ha vuelto a recuperar los niveles de actividad laboral previos a la crisis. "La menor tasa de actividad entre la población de 15 a 24 años explica hasta 4,5 puntos porcentuales de la caída observada entre 2007 y 2018... La proporción de jóvenes estudiantes se disparó durante la recesión, especialmente entre los hombres, ante una caída del coste de oportunidad que suponía continuar formándose mientras que el desempleo era alto".

Ahora que la tasa de paro es baja y la economía crece con fuerza, los jóvenes de Irlanda no han vuelto al mercado laboral de forma activa, en parte, gracias al cambio de modelo de crecimiento de Irlanda, "ahora más orientado hacia las tecnologías de la información y los servicios financieros, lo que ha hecho de la educación más importante para los jóvenes", explica el documento de la Comisión Europea.

Los empleados en el sector de la construcción son diferentes en la actualidad. El banco central del país señala que ahora son trabajadores más mayores de media, con más probabilidades de ser irlandeses y con un nivel de educación superior.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.