Economía

Así es el mapa del empleo público: en 14 provincias más del 25% de los asalariados son funcionarios

  • Cáceres y Teruel son las provincias con mayor proporción, un 30%
  • Barcelona, con un 14,3% de funcionarios, es la provincia con menos peso
imagen: Dreamstime.

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en España hay aproximadamente 3,150 millones de trabajadores del sector público, lo que supone que casi uno de cada cinco (en concreto, el 19,41%) asalariados está ocupado en alguna administración pública. Madrid, con 470.000, y Barcelona, con 303.000, son lógicamente las provincias que cuentan con más empleados públicos residentes. Sin embargo, si se tiene en cuenta la proporción de funcionarios sobre el total de asalariados, ambas están entre las que menos. Las que más tienen son Cáceres y Teruel, con más de un 30%.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondientes a la media anual de 2018, Cáceres es la provincia con mayor proporción de empleados públicos. De los 110.000 asalariados con que cuenta la provincia, casi 40.000, el 36,19% del total, trabajan para alguna administración.

Le sigue Teruel, donde el 30% de sus 44.000 asalariados están ocupados en el sector público. En ambos casos, se trata de provincias en las que el empleo ha descendido con fuerza desde el inicio de la crisis. La provincia extremeña ha perdido el 6% de sus ocupados en una década, mientras que la aragonesa tiene ahora un 10% menos de empleos que en 2008. Esta merma del empleo ha podido provocar que la proporción de asalariados públicos suba.

Pero Cáceres y Teruel no son excepción. De hecho, las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, superan con creces los datos de ambas, ya que tienen a prácticamente la mitad de sus asalariados trabajando en alguna administración pública.

Al margen de las ciudades autónomas, otras 12 provincias españolas, casi todas del interior, tienen a más de una cuarta parte de sus asalariados ocupados en alguna administración pública. Salamanca (con un 28,7%), Jaén (28,1%) y Ciudad Real (27,98%) completan los cinco primeros puestos. Hay que resaltar que ninguna de las cinco provincias con mayor proporción de empleados públicos alberga la capital de sus respectivas comunidades autónomas.

Otras ocho provincias: Badajoz, Lugo, Granada, Orense, Cádiz, Albacete, Ávila y Palencia también tienen a más de una cuarta parte de sus asalariados ocupados en alguna administración pública. En algunas de estas provincias, la dependencia del sector público es especialmente reseñable, ya que tienen un número de pensionistas casi tan elevado como el de ocupados.

Las provincias más turísticas son las que menos peso del empleo público tienen

En el lado contrario, se sitúa Barcelona, que, a pesar de ser la segunda provincia con mayor número de empleados públicos, es la que tiene una menor proporción (14,3%). También por debajo del 15% se sitúa Almería. Le siguen Girona y Guipúzcoa, con tasas ligeramente por encima del 15%. También están por debajo de la media varias provincias con un importante peso histórico del turismo, como Baleares, las dos provincias canarias o las tres de la Comunidad Valenciana.

También varias comunidades uniprovinciales están entre los territorios que tienen una mayor proporción de funcionarios entre sus asalariados, con tasas por debajo de la media nacional. Es el caso de Madrid, La Rioja y Navarra, todas ellas con porcentajes en torno al 17,7% del total de asalariados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud