Economía

El salario mínimo de Venezuela baja hasta los 2,48 euros al mes, el punto más bajo de su historia

El salario mínimo mensual de Venezuela ha llegado a su punto más bajo en la historia del país, y este martes equivalía a 2,76 dólares (2,48 euros), según la tasa oficial, y al cumplirse un año del plan de "recuperación económica" del Gobierno de Nicolás Maduro para enfrentar la crisis y la hiperinflación.

A la fecha, el precio del dólar está en 14.483,54 bolívares -valor oficial fijado por el Banco Central de Venezuela-, una cifra que se ha multiplicado de manera imparable desde que comenzó el año en curso.

Con los 40.000 bolívares (unos 2,48 euros) mensuales, que se traducen en poco menos de tres dólares, los venezolanos se sitúan muy por debajo del umbral de la miseria establecido por Organización de las Naciones Unidas (ONU), que señala que quien perciba menos de 1,25 dólares diarios está en pobreza extrema.

Aunque el salario mínimo se estableció en agosto pasado, tras la puesta en marcha del plan económico, en el equivalente a 30 dólares (unos 27 euros), a día de hoy el sueldo mínimo se ha reducido en casi un 91 %.

Los 40.000 bolívares del sueldo mínimo pueden alcanzar para comprar, con suerte, un cartón de huevos de 30 unidades, una realidad no muy distinta a la de hace un año, cuando Maduro aumentó 35 veces el ingreso mensual tras poner en marcha una reconversión monetaria que le quitó cinco ceros a la moneda nacional.

En la actualidad, el Gobierno no ha dado señales sobre otro aumento de los sueldos y ni siquiera menciona el llamado plan de "recuperación y prosperidad económica" por el que entró en circulación un nuevo cono monetario a propósito de la reconversión con la cual también buscaba enfrentar la escasez de efectivo.

Sin embargo, los billetes de más baja denominación ya han dejado de circular, pues en medio de la hiperinflación que vive el país y que este año se acumula en 1.579,2 %, para los venezolanos ese imposible pagar con papeles de 2, 5, 10, 20 o 50 bolívares, pues su valor es casi tan nulo como el del papel moneda que perdió vigencia en 2017 y que, incluso, ha terminado en la basura.

Por esta situación, el Banco Central de Venezuela (BCV) anunció en junio pasado la incorporación de tres nuevos billetes de 10.000, 20.000 y 50.000 bolívares, equivalentes a 0,62 euros, 1,24 euros y 3,11 euros, respectivamente.

Las medidas también incluyeron una modificación del sistema de cambio de divisas, para entonces llamado Dicom, y que hasta la fecha no ha tenido éxito, pues el principal objetivo del Gobierno era acabar con el mercado paralelo que continúa en ascenso.

El control de precios, una fórmula igualmente reciclada por el Gobierno, formó parte de este programa, pero la medida duró apenas semanas y solo terminó con cientos de personas multadas y detenidas, mientras que el aumento de la gasolina fue un anuncio que nunca se concretó y hoy el precio del combustible es casi un regalo.

La gasolina en Venezuela cuesta 0,00001 o 0,00006 bolívares por litro, dependiendo del octanaje, pero debido a que no había un billete que pudiera pagar este valor, los venezolanos pagan su combustible con los papeles de 2 bolívares.

Pero, debido a la salida de circulación de estos billetes, la gasolina se puede pagar con papeles de 100, 200 o el que tenga disponible en ese momento el conductor, y ninguno de los casos equivaldrá a diez céntimos de euro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
forum Comentarios 5
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
hispano6150
A Favor
En Contra

Con los rojos jambre y piojos...........

Puntuación 6
#1
andrew
A Favor
En Contra

¿Es este el éxito de los podemitas y extrema izquierda comunista ?, no qué va, la culpa es de la derecha, es que la gente no lo entiende. Pues con esto no llega ni a tres comidas diarias que diría el insigne en cuestión.

Puntuación 8
#2
Arreglen el circo España que tiene muchísima goteras.
A Favor
En Contra

El verrón que tienen ciertos sectores de este país con Venezuela, es enfermizo. Dejen de hablar de Venezuela y hablen de la podredumbre que impera en España. A Venezuela y a los venezolanos, le importa un ca*ra*jo lo que opinen en España de ella.

Puntuación -4
#3
Usuario validado en Google+
Miguel fuente
A Favor
En Contra

El paraíso obrero podemita

Puntuación 6
#4
JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

ESTE ES EL RESULTADO DE LOS ASESORAMIENTOS DE PODEMOS.

ESTO ES LO QUE QUIEREN PARA ESPAÑA.....

Puntuación 3
#5