Tráfico

Tramos estrechos: ¿quién tiene preferencia, un carro tirado por una mula o un autobús?

  • En los accidentes con lesiones es factible obtener una indemnización que puede llegar a los 8.000 euros
  • En los casos sin señalizar, existe un ranking de diez preferencias
Los pasos estrechos generan conflictos y accidentes.

En casos excepcionales, existen tramos de carreteras o caminos en los que el ancho se ve mermado y no es posible el paso regular de un coche en cada sentido. En estos casos, en los que el paso simultáneo de dos vehículos en sentido contrario es muy complicado, uno deberá dar prioridad al otro. Incumplir las normas de preferencia puede dar lugar a situaciones incómodas, desde largos recorridos marcha atrás de uno de los vehículos, colapso de carreteras, desperfectos en la vía e incluso merma la seguridad vial.

Este riesgo es real y la DGT intenta evitar que se provoquen estos accidentes causados por la tozudez de algunos conductores que se abanderan en el "yo entré primero". De hecho, esta actitud da lugar a situaciones en las que, tras un accidente con desperfectos para ambos vehículos, las versiones contradictorias de los conductores implicados -que se echan la culpa mutuamente- y la ausencia de pruebas (testigos, atestados o partes amistosos), han implicado que ninguno haya podido reclamar sus daños.

Si dos vehículos que circulan en sentido contrario se cruzan en un paso donde la estrechez complique el paso de ambos; y no haya señalización, tiene preferencia el que ha entrado primero, y en caso de duda el que tenga mayores dificultades de maniobra.

Los accidentes y otro tipo de incidentes en este tipo de pasos son más comunes de lo que se puede pensar. Por ello, la DGT ha estipulado unas normas para regular el tráfico en este tipo de situaciones, de modo que tenga prioridad siempre la solución más rápida y sencilla, evitando al máximo la posibilidad de todo accidente.

De este modo, si dos vehículos que circulan en sentido contrario se cruzan en un paso donde la estrechez complique el paso de ambos; y donde además no exista una señalización, tiene preferencia el que ha entrado primero, y en caso de duda aquel que tenga mayores dificultades de maniobra.

Además, cuando se trate de vehículos del mismo tipo o de supuestos no enumerados, la preferencia de paso será para el que tenga que dar marcha atrás mayor distancia y, en caso de igualdad, del que tenga mayor anchura, longitud o masa máxima autorizada. Sin embargo, en todo caso se dará prioridad las órdenes de un agente de la autoridad, de personal de obras o de acompañamiento de vehículos especiales -o en régimen de transporte especial-.

De este modo, el orden de preferencia es el siguiente:

1. Vehículos especiales y en régimen de transporte especial que excedan de las masas o dimensiones establecidas en las normas reguladoras de los vehículos.

2. Conjunto de vehículos, excepto los contemplados en el 4º lugar de esta clasificación.

3. Vehículos de tracción animal.

4. Turismos que arrastran remolques de hasta 750 kilogramos de masa máxima autorizada y autocaravanas.

5. Transporte colectivo de viajeros.

6. Camiones, tractocamiones y furgones.

7. Turismos, vehículos derivados de turismos y vehículos mixtos adaptables.

8. Vehículos especiales más pequeños que no excedan de las masas o dimensiones establecidas en las normas reguladoras de los vehículos, cuadriciclos y cuadriciclos ligeros.

9. Vehículos de tres ruedas, motocicletas con sidecar y ciclomotores de tres ruedas.

10. Motocicletas, ciclomotores de dos ruedas y bicicletas.

Señales de puentes y obra

En caso de pasos por puentes y obras donde la anchura no permita que se crucen vehículos, existirá una regulación expresa marcada por las siguientes señales, una situada en cada sentido:

Señalización de prioridad.

El azul, indicará prioridad de paso mientras que el rojo indicará que habrá que dejar pasar. De este modo, al llegar al extremo del paso se sabrá quién debe retroceder para dejar paso al otro. Sin embargo, no siempre este tipo de pasos tienen señalización. En caso de ausencia, el orden de preferencia se ajusta a las mismas reglas de lo establecido en un paso de nivel.

Existe una excepción para el paso por puentes para los vehículos que requieran de autorización especial para circular, ya que no podrán cruzarse en puentes con ancho de calzada inferior a seis metros.

En los casos de gran pendiente (una inclinación mayor del 7%), y en caso de que haya de nuevo una situación de paso estrecho, la dificultad de maniobra se complica aún más. Por eso, es necesario una adaptación de la norma. En esta línea, ahora será el vehículo que circula en sentido ascendente el que tiene prioridad. Existe la excepción, sin embargo, de que si el vehículo ascendente tiene la posibilidad de llegar a un apartadero, deberá utilizarlo y dar paso al vehículo descendente.

En caso de obra, los vehículos deben ir sobre el camino señalado siempre, salvo que sean vehículos de servicios como policía, ambulancias extinción de incendios, o incluso vehículos en servicio urgente. En todo caso, al llegar a un tramo en obras no se podrá adelantar y habrá que circular no más ceñido posible al borde derecho. En cualquier caso, los usuarios de la vía deberán respetar lo que indique el personal encargado de regular el paso de vehículos.

Indemnizaciones

Además, los accidentes en este tipo de tramos tienen un peligro añadido, ya que la mayoría de estos se producen de forma frontal y dar lugar a lesiones. Desde LegalCar destacan el caso de la indemnización obtenida para una menor de edad que sufrió una lesión en una pierna con motivo de un accidente que sufrió el vehículo familiar cuando otro coche entró en el tramo estrecho sin respetar la señalización cuando ya se encontraban ya en el interior, provocando la colisión. Los servicios de emergencias y la Guardia Civil definieron la responsabilidad, por lo que el infractor abonó 7.900 euros a la menor.

En general, el conductor que se salte la norma y señalización, será responsable directo de pagar los daños e indemnizaciones. Además, en función al tipo de infracción, será calificado de imprudencia. En la mayoría de los casos esta será leve, aunque dependerá del resultado del accidente. Si además concurren otras circunstancias como exceso de velocidad o conducción temeraria, hemos podido llegar a ver casos en los que los hechos son denunciables, por haber puesto en peligro de manera extrema la integridad física de terceros.

Normalmente este tipo de tramos incluyen un límite de velocidad suficiente para que se pueda frenar a tiempo, corregir la infracción y evitar el accidente.

Normalmente este tipo de tramos incluyen un límite de velocidad suficiente para que, aunque no se respeten las normas de prioridad, la velocidad adecuada en la vía permita que se pueda frenar a tiempo, corregir la infracción y evitar el accidente. Por ello, en muchos casos de accidente en tramos estrechos existe concurrencia con otro tipo de infracciones y hace que el accidente sea insalvable.

Como otro caso que señalan desde LegalCar de un conductor que sufrió una lesión cervical fuerte. No tuvo tiempo de reaccionar cuando un vehículo entró inadecuadamente en el tramo. En este caso, un testigo vio como uno de los vehículos entraba en el paso sin respetar la señalización. En este caso la indemnización para el lesionado fue de 5.500 euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

AROUND THE WORLD
A Favor
En Contra

Curioso.

Cuando se cruzan en sentido contrario los turismos tienen preferencia sobre las bicicletas; pero cuando van en el mismo sentido las bicicletas son las reinas.

Y así pasa. Que todos los fines de semana, y muchos días en verano, las carreteras del entorno de la sierra del Guadarrama sufren un colapso continuo porque manadas y manadas de ciclistas deciden como reto coronar algunos de los puertos de la zona, especialmente el Puerto de Navacerrada. Como resultado de este sinsentido las carreteras de subida a los mismos se convierten en una permanente "vuelta a los puertos" en el que te vas encontrando ciclista tras ciclista, a bajísimas velocidades, intentando alcanzar los puertos. Desde muy temprano (yo me los he encontrado ya a las 7.30 AM), hasta bastante tarde (algunos tras la puesta de sol y sin lucecita alguna que los señales -ayer mismo me encontré a tres-).

Pero el buenismo de que el ciclismo es saludable convierte las carreteras en un infierno para desplazarse; con interminables colas de coches intentando adelantar a los sudorosos ciclistas que invaden todas las carreteras de la zona.

Y así fin de semana tras fin de semana.

Los ciclista "los reyes"; y el resto . . . . que se j_d_n!!.

Puntuación 7
#1
mi
A Favor
En Contra

Si curioso resulta que los ciclistas no respeten ninguna norma del codigo de circulacion (se saltan siempre semaforos, stops, cedas el paso, aceras, adelantamientos por la derecha, circular platicando con el colega, etc), yo no acabo de comprender que estos Srs. puedan invadir las carreteras para hacer deporte, ya que las carreteras por definicion son vias de circulacion, no circuitos deportivos. En fin, lo unico que hacen es entorpecer y poner en peligro la circulacion, desesperar a los conductores de vehiculos (es muy tipico q despues de lo costoso de adelantar a un ciclista, al llegar a un stop, semaforo, o ceda el paso, que el vehiculo si hace, llega el ciclista adelantando por la derecha y saltandose todas las señales se coloca otra vez delante del vehiculo para jorobarle bien.

Puntuación 0
#2