Motor

Audi e-tron, eléctrico puro y con espejos virtuales: el futuro ha llegado para quedarse

El nuevo e-tron es el primer "full electric" de Audi

Audi entra a lo grande en la tendencia de los eléctricos puros con el e-tron, el vehículo que será conocido como el primero que ofrece espejos retrovisores digitales.

El mundo de la automoción, que está viviendo la mayor revolución de su historia desde su aparición hace más de un siglo, está viviendo una "triple era", con todas las reservas que produce hacer un "macroanálisis" de un sector tan importante de la industria mundial. Si hace unos pocos años se revolucionó el sistema de segmentos con la aparición de los SUV, todocamino o crossovers, la segunda "era" ha llegado: el de la electrificación. Más adelante, seguramente dentro no demasiado tiempo, nos tocará vivir la "era de los vehículos autónomos", que ahora mismo está en pañales. Pero pasemos al presente.

El 80% de sus más de 400 kilómetros de autonomía se puede hacer con una "supercarga" en 30 minutos

Completadas la mayoría de las gamas SUV de casi todas las marcas, asistimos ahora a las continuas presentaciones de los "primeros vehículos 100% eléctricos" marca tras marca. Qué lejos queda ya la presentación, en 2010 (prehistoria automovilística), del Nissan Leaf, el primer eléctrico total de producción en serie que llegó a nuestro mercado. Hoy, menos de una década después, el Jaguar I-PACE es el actual Coche del Año en Europa y en el Mundo, y dos marcas tan reputadas como Mercedes-Benz y Audi acaban de presentar al mundo sus primeros vehículos totalmente eléctricos (el Mercedes EQC, del que hablábamos la semana pasada), y el Audi e-tron.

Totalmente eléctrico y, por supuesto, SUV

El Audi e-tron es un SUV eléctrico para uso deportivo, familiar y de ocio, según lo define la comunicación de la marca alemana. Estamos ante un vehículo de 4,90 metros de largo, una anchura de 1,93 m, una altura de 1,61 m y una capacidad de maletero de 660 litros, lo que le hace un huequecito en la gama de los cuatro aros entre el Q5 y el Q7. En cuanto al diseño, su arma principal es sin duda su impresionante coeficiente aerodínamico, 0,27 Cx (frente a, por ejemplo, el 0,29 Cx del Mercedes EQC), ayudado, y mucho, por sus espejos digitales, de los que hablaremos más adelante). Un vehículo tan grande, y por lo tanto tan pesado, tiene que buscar debajo de las piedras las funcionalidades que le permitan ganar ligereza para alcanzar la máxima autonomía posible, algo ya fundamental en las nuevas generaciones de vehículos eléctricos.

El Audi e-tron "homenajea" a sus inexistentes tubos de escape

El "futurismo" se respira en cada centímetro cuadrado de la carrocería, con un especial guiño a los inexistentes tubos de escape. Con todo, y aunque hablamos en teoría de un todocamino, en la propia marca de Ingolstadt nos explican que el e-tron tiene más sangre en común con el A6 Allroad que con un SUV común. De hecho, aunque el e-tron se desenvuelve bien por caminos sencillos de tierra, queda muy claro que es un vehículo nacido para el asfalto.

En lo que a motor respecta, el Audi e-tron alcanza los 408 caballos de potencia (en modo "boost"), con 664 Nm de par, con lo que solo necesita 5,7 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h. Por lo que respecta a la tan temida autonomía, el e-tron llega hasta los 417 kilómetros, y la carga rápida en carretera alcanza el 80 por ciento del total en un supercargador en tan solo media hora. Por fin las cifras de autonomía y de tiempos de recarga se empiezan a "humanizar", algo imprescindible para que la apuesta por el vehículo eléctrico logre ser por fin una opción a todos los niveles. Con el e-tron, además, Audi proporciona de serie un sistema de carga de serie, además de ofrecer, como opción, un segundo enchufe de carga en la carrocería del vehículo, en el lado del copiloto.

Para optimizar estas cifras de autonomía, el Audi e-tron presenta hasta tres sistemas de recuperación: uno automático, otro manual por medio de las levas en el volante (controlando la retención del vehículo en las frenadas) y la propia aerodinámica del vehículo.

Los espejos virtuales que causarán sensación

El interior del Audi e-tron presenta los avances tecnológicos como principal atractivo. Porque en esta era digital de la que ya tomamos parte, las pantallas o pantallitas interiores son una referencia de la carga tecnológica de cualquier modelo. Hoy, entrar en un vehículo que no dispone de alguna pantalla digital nos despierta cierto olor a rancio en el cerebro. Pues el e-tron no tiene ni una, ni dos, ni tres pantallas: dispone de hasta cinco, una en el cuadro de mandos, dos en la consola central y... dos espejos retrovisores digitales.

Sí, porque el Audi e-tron es el primer modelo que da un salto al futuro y presenta, como opción, dos cámaras en el lugar de los espejos retrovisores exteriores, que emiten la señal de "lo que ven" a dos pequeñas pantallas, con la clásica forma ovalada de líneas rectas de los espejos habituales, eso sí, colocadas en las dos puertas delanteras, justo debajo de las dos cámaras exteriores.

Las cámaras que sustituyen a los espejos retrovisores exteriores del Audi e-tron

¿Ventajas? Todas. Los espejos son totalmente configurables de modo digital desde la pantalla del espejo digital del conductor, se adaptan automáticamente a las condiciones de la conducción, y no están expuestos a las inclemencias meteorológicas (lluvia o hielo, principalmente). ¿Inconvenientes? Como con todo cambio en nuestros hábitos de toda la vida, costará más de 20, y más de 40, miradas a los espejos para aprender que tenemos que mirar un poquito más abajo de los que estamos acostumbrados. En Audi nos dicen que el "periodo de adaptación" no es superior a las 48 horas. La firma alemana se ha gastado más de 26 millones de euros en el desarrollo e implantación de esta nueva tecnología de espejos digitales.

Se va a hablar, y mucho, de los espejos virtuales del Audi e-tron

Toda esta carga digital se puede manejar con la aplicación MyAudi, con la que podemos preclimatizar el vehículo con nuestro smartphone, además de vigilar el proceso de recarga. Además, como de un teléfono móvil o un ordenador se trata, las distintas funciones digitales del vehículo, como por ejemplo un planificador de ruta, no se terminan en el momento de la compra, pues existen un buen números de nuevas funciones en demanda con los que mejorar la conducción y el entretenimiento a bordo del Audi e-tron.

Cuatro niveles de equipamiento

El Audi e-tron presenta cuatro niveles de equipamiento: el de entrada a la gama, denominado Básico, parte de 82.400 euros; el Advanced está disponible a partir de 88.740 euros; el nivel Sport, en el que los espejos virtuales ya vienen de serie, cuesta 95.450 euros; y el nivel superior, denominado Black Line, parte de los 96.950 euros. En el momento del lanzamiento, y como suelen hacer muchas marcas prémium, disponemos de una edición especial "Edition One" cuya principal característica es un cantón color azul.

Interior del nuevo Audi e-tron, con sus cinco pantallas digitales

En definitiva, que Audi da el gran salto y ya ofrece un modelo cien por cien eléctrico. Según sus responsables, será el primero de una larga serie de vehículos, eléctricos puros e híbridos enchufables, que la firma de los cuatro aros lanzará en un futuro muy cercano.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0