Motor

Las VTC tradicionales se desvinculan de la guerra entre el taxi y empresas como Uber o Cabify

Es de sobra conocido el conflicto entre el sector del taxi y el de las empresas de alquiler de vehículos con conductor (VTC), que han mantenido a ciudades como Madrid y Barcelona paralizadas entre huelgas y protestas varias durante el pasado mes de enero. Con las aguas un poco más calmadas aunque con el problema aún sin resolver, sale ahora a escena un tercer actor que tiene mucho que ver con todo esto, pero que quiere mantenerse al margen de estas batallas.

Se trata de las VTC tradicionales, las "de toda la vida", como así las denomina Unatur Gran Turismo, la asociación que las ampara y defiende sus derechos. El conflicto del taxi realmente atañe a algunas VTC como Uber o Cabify, que, al margen de temas legales, son las que pueden considerarse rivales por el tipo de servicios que llevan a cabo.

En cambio, esas otras VTC viven de los traslados con reserva anticipada, que generalmente suelen ser transfers a hoteles, estaciones de tren o aeropuertos, o incluso rutas turísticas. Es decir, que se alejan del 'callejeo' típico en las grandes ciudades. Se consideran empresas estructuradas, con plantillas de personal -tanto conductores como de oficina-, garajes, regulación por convenio colectivo, con obligaciones salariales, descansos y horas de trabajo, y todo lo que conlleva mantener una estructura de estas características.

Es por ello que quieren desvincularse de todo el ruido que ha surgido en torno a las VTC que operan mediante aplicaciones móviles y piden incluso un distintivo que diferencie a sus empresas de las demás. La petición la ha hecho el propio presidente de Unatur Gran Turismo, Jesús Lucio García Menéndez, ante el ministerio de Fomento, ya que, según sus palabras: "entendemos que callejear por la ciudad no es nuestro trabajo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin