Motor

Mercedes-Benz Clase C 2018: ligeros retoques para seguir triunfando

Si algo funciona, no lo cambies. Esa es la máxima a la que parece haberse aferrado Mercedes-Benz con el nuevo Clase C berlina y Estate, que acaba de dar a conocer y presentará de forma oficial en el Salón de Ginebra. Una apuesta que responde al éxito del sedán en 2017, cuando se erigió en el modelo más vendido de la marca con 415.000 unidades comercializadas en todo el mundo.

Por ello, el Clase C 2018 adquiere un ligero cambio estético en el que destaca el rediseño los faros LED High Performance -de serie para el mercado español- y la inclusión como opción, por primera vez, los faros Multibeam LED con luz de carretera Ultra Range. También se amplía la gama de colores para la carrocería con los acabados plata Mojave metalizado y verde esmeralda metalizado. Además, si se escoge el acabado AMG Line, el modelo luce una parrilla en efecto diamante.

En el interior, incorpora los tapizados opcionales en gris magma/black y marrón ecuestre para el acabado AMG Line y el equipo de serie del botón de arranque sin llave Keyless, con un nuevo diseño en efecto turbina, además del concepto del cuadro de instrumentos del Clase S, con una pantalla digital de 12,3 pulgadas y personalizable en tres estilos: Classic, Sport y Progressive (opcional).

Asimismo, se incorporan también dos controles táctiles en el volante que responden a los movimientos de barrido del pulgar como la pantalla de un smartphone. Estos nuevos botones permiten al conductor controlar tanto la pantalla central como los menús del cuadro de instrumentos sin retirar las manos del volante. El manejo del sistema multimedia también se puede hacer por medio del controlador táctil de serie (touchpad) que incluye como novedad una respuesta háptica. Opcionalmente, es posible utilizar el control por voz Linguatronic que ahora permite regular funciones como la calefacción de los asiento.

En cuanto a la asistencia en conducción, el nuevo modelo de la marca alemana es capaz de realizar una circular de forma semiautónoma en ciertas situaciones. El coche monitoriza la situación del tráfico mediante los sistemas de radar y cámaras, que le permiten 'ver' hasta 500 metros por delante del vehículo, mientras que el entorno del automóvil es escaneado por los radares con un alcance de 250 metros delante, 40 metros a los lados y 80 metros por detrás.

El nuevo Clase C se apoya también en los datos de navegación para las funciones de ayuda a la conducción, reduciendo automáticamente la velocidad al acercarse a una curva, un cruce o una rotonda. Además, incluye de serie una versión mejorada del Servo Freno de Emergencia Activo, que ayuda a mitigar las consecuencias de una colisión por alcance con vehículos precedentes en (movimiento o detenidos) e incluso con peatones y ciclistas cruzando, pudiendo llegar a evitar la colisión.

Por otra parte, adopta la última generación del Sistema Comand Online (opcional), que cuenta con una rápida navegación en 3D con mapas topográficos, gráficos realistas en 3D de edificios y rotaciones 3D. Incluye información en tiempo real del estado del tráfico así como por ejemplo mensajes de aviso Car-to-X, de la meteorología, gasolineras incluyendo el precio del carburante y aparcamientos libres, entre otras funciones.

Su puesta de largo tendrá lugar en el Salón del Automóvil de Ginebra que se celebrará el próximo mes de marzo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0