Motor

Aston Martin ya vende desde cochecitos para bebés hasta gorras de 1.300 euros

Carrito de bebé de Aston Martin.

Aston Martin, conocida por los coches deportivos utilizados en las películas de James Bond, se está expandiendo más allá del asfalto con una iniciativa destinada a la venta de yates -entregará el primero en septiembre-, apartamentos y bolsos de mano, aunque los productos no terminan ahí.

Una nueva tienda en el exclusivo distrito londinense de Mayfair, un lugar emblemático de compras que incluye una megatienda de Louis Vuitton, es el mayor esfuerzo de Aston Martin hasta la fecha por establecer la marca como proveedor de todo tipo de artículos de lujo y no solo de coches de alto rendimiento. Mientras la tienda en el 8 de Dover Street ofrece cuencos ornamentales, coches para bebés de 3.000 libras esterlinas (3.550 euros) y carteras de 1.100 libras (1.300 euros), las ambiciones de Aston Martin van mucho más allá.

"¿No sería genial estar en un muelle de lujo, quedarse en un apartamento de Aston Martin, con su automóvil Aston Martin estacionado en el aparcamiento y su lancha Aston Martin atracada afuera?", dijo el máximo responsable, Andy Palmer, en una entrevista durante la inauguración de la tienda el jueves.

No obstante, la expansión de la marca Aston Martin más allá de los automóviles, entre los que destaca el DB11 valorado en 191.000 euros, podría enturbiar la imagen de uno de los pocos fabricantes independientes de coches de lujo, lo que le puede conducir a apostar por otras opciones llevadas ya a cabo por otras grandes firmas para conseguir los ingresos que necesitan.

Y es que incluso con la incorporación del modelo crossover DBX para fines de esta década, la demanda de vehículos costosos está limitada por la necesidad de resguardar la exclusividad y por el poco interés de los compradores de coches deportivos en mercados fuertes como es el caso de China. Esto presiona a Aston Martin a buscar nuevas fuentes de ingresos para volver a las ganancias en 2018 y prepararse para una posible oferta pública.

No a las gorras de béisbol

La estrategia repite los esfuerzos de otras marcas de lujo por salir de sus nichos tradicionales, como Fendi que se expande al sector hotelero, y el fabricante suizo de relojes Hublot, que ahora también vende esquíes. De igual forma, Ferrari, que también pretende competir con marcas como Hermès y Prada, ha luchado por avanzar mientras sus productos de alto nivel chocan con la necesidad de satisfacer a los aficionados de su equipo de carreras de Fórmula 1 con precios razonables.

En la nueva tienda de Aston Martin, "no se ven muchas gorras de béisbol", dijo Palmer. "Es claramente un lugar para los fanáticos de la marca. Ellos entran en nuestra tienda, compran una camiseta y eso está bien. Pero esto es una expresión de lo que representa Aston".

En medio de la escasa demanda en China, el Brexit se ha convertido en el aliado inexperado de la entidad inglesa. La decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea ha generado ganancias inesperadas, pues la caída de la libra aumenta el valor de las ventas de Aston Martin fuera de su país de origen. "El Brexit está ayudando, realmente está ayudando en este momento?, aseguró Palmer.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin