Motor

Peugeot 205 T16: el auténtico león del Dakar

Pocos coches 'ochenteros' se han ganado tan a pulso el calificativo de mítico. El Peugeot 205 T16 es una bestia de competición que brilló en diferentes disciplinas hace ya casi tres décadas y que hoy sacamos a la luz con cierta nostalgia.

La arena de las pistas africanas del Paris-Dakar fue el escenario elegido por Peugeot para poner a prueba su 205 T16, con Ari Vatanen a los mandos. Corría el año 1987 y la firma francesa había decidido lanzarse a conquistar la más dura prueba offroad de cuantas existían. El objetivo era claro: correr para ganar. Pero la máquina en cuestión tenía ya mucha historia a sus espaldas.

Con la vista puesta en la competición, el Peugeot 205 T16 (de Turbo, 16 válvulas) nació como modelo de calle fabricado en pequeña serie para su posterior homologación en las carreras y se convirtió en objeto de culto para todos aquellos amantes de los pequeños deportivos gracias a su motor ubicado en la parte trasera, con 1,775 cc, 200 CV y asociado a un sistema de tracción integral.

Su derivado no se hizo esperar y en 1984 llegó la primera versión para rally, que se homologó como grupo B. Era la época dorada, aquella en la que los coches que rodaban por los tramos eran auténticas bestias de prestaciones infinitas que, a la postre, acabaron siendo prohibidos dos años después por su desmesura. El primer modelo heredaba de la versión de calle la tracción total y el motor turbo, si bien entregaba 350 CV y contaba con un peso reducido hasta los 940 kilos; la segunda evolución, que llegó en el año 85, incorporaba suculentas mejoras como el turbo Garret, que sustituía al KKK y que le permitía alcanzar los 500 CV de potencia máxima.

Fueron sólo dos años, -de 1984 a 1986- los que estuvo el 205 T16 grupo B dando guerra, pero suficiente para acumular numerosas victorias. Una vez prohibida la categoría citada, la gente de Peugeot Sport tuvo que decidir entre dejar aparcada su máquina de los sueños o seguir dándole vida de alguna otra manera. Por suerte para ellos y para los aficionados, optaron por lo segundo. Simplemente adaptaron el 205 que tenían a los rigores africanos y la victoria no se hizo esperar: Peugeot se colocaba en lo más alto del podio en su primera participación dakariana.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud