Motor

Wallbox eleva su facturación un 280% hasta septiembre, hasta los 47,6 millones

  • La compañía reafirma su previsión de facturación para 2021 hasta lograr 68,4 millones

La compañía catalana Wallbox ha cerrado los tres primeros trimestres del año con un incremento de la facturación del 280%, hasta los 47,6 millones de euros (55 millones de dólares).

En el tercer trimestre del año, la compañía ha logrado una facturación de 19 millones de euros (22 millones de dólares), lo que supone un incremento del 250% en tasa interanual y un 16% más frente a las estimaciones que manejaba Wallbox.

El consejero delegado y cofundador de Wallbox, Enric Asunción, ha explicado que "durante los primeros nueve meses de este año, vendimos más de 66.000 unidades en todo el mundo y el 80% de nuestras ventas actuales de cargadores utilizan el software de gestión de energía Wallbox. Creemos que esto es un testimonio del diseño superior, el rendimiento y la confiabilidad de nuestro hardware y el valor que nuestro software de administración de energía puede agregar a la vida diaria de los usuarios".

Además, Asunción ha apuntado que "nuestros ingresos del tercer trimestre también crecieron casi un 250% año tras año, lo que fue impulsado por nuestro crecimiento acelerado en algunos de los mercados de vehículos eléctricos más grandes del mundo, como Alemania y el Reino Unido, y nuestra exitosa entrada a nuevos mercados como los Estados Unidos".

Por su parte, el director financiero de la compañía, Jordi Lainz, ha señalado que "además de la creciente demanda y la preferencia de los consumidores por nuestros productos, nuestra capacidad para gestionar con éxito los problemas de la cadena de suministro global nos ha permitido mantener un fuerte impulso".

Con estos resultados, la compañía ha reafirmado su previsión de facturación para el año 2021 hasta alcanzar los 68,4 millones de euros (79 millones de dólares).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.