Motor

La electropropulsión también es premium

  • Hay esperanza para los eléctricos: el EQS tiene hasta 780 km de autonomía

Tanto en el ya macrosegmento SUV como en la propulsión eléctrica, los huecos en los segmentos y en las gamas de las marcas poco a poco se van abriendo, se van llenando y se salta al siguiente.

La novedad de estos días es la llegada al mercado de la primera gran berlina con propulsión totalmente eléctrica: el Mercedes EQS Un paso más de la firma alemana en su objetivo de que, dentro de 20 años, todos sus modelos tengan un balance neutro de CO2.

El cuarto electrificado

Primero fue el EQC, al que siguieron las furgos EQV y el compacto EQA. Mercedes, una de las marcas que más pilas (nunca mejor dicho) se están poniendo en esto de la electromovilidad que parece que se va a quedar muchos años, sigue engrosando modelo a modelo la que hoy es una de las gamas más prolíficas en eso de medir su energía en kilovatios/hora.

Porque una cosa es presentar estrategias de electrificación mayoritaria o total en las gamas de muchas marcas, y otra muy distinta es demostrar con hechos, o sea, con presentaciones, la voluntad de una marca por, efectivamente, desterrar los humos para siempre alrededor de sus clientes.

Por ello, hoy asistimos al lanzamiento del Mercedes-Benz EQS, la versión 'full-electric' del mítico Mercedes Clase S, referencia absoluta en el segmento más premium que hoy tenemos en el mercado.

Y a falta de 'echarle el diente', nos tenemos que limitar a comunicar la teoría de sus funcionalidades y prestaciones. Por de pronto, en el momento de su lanzamiento, el EQS contará con las versiones 450+ (326 CV) y 580 4MATIC (516 CV).

Visualmente, no cabe duda de que estamos ante un nuevo retoño de la familia EQ de Mercedes, en especial con ese frontal que, visionado radicalmente de frente, nos costará diferenciar del EQC y del EQA. Aunque, si observamos su silueta, comprenderemos, con esa fineza radical que le caracteriza, por qué estamos ante el coche de serie con mejor coeficiente aerodinámico del mercado, con 0,20 Cx. Lo que nos da una ligerísima idea de que, en carretera, mal no se va a portar este EQS.

Y como hablamos de un eléctrico, empleemos palabras mayores: hasta 780 kilómetros de autonomía. Los modelos impulsados a kilovatios por fin rompen las barreras que les tenían atenazados, y por fin empiezan a ofrecer autonomías que, de verdad, animarán a su compra.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin