Motor

Alemania y Francia centran sus ayudas a la automoción en el coche eléctrico

  • Los competidores de España dirigen sus incentivos hacia la movilidad sostenible

Alemania y Francia han centrado sus ayudas públicas al sector de la automoción en incentivar las compras de vehículos electrificados, ya sea a través de la compra o del desarrollo de infraestructuras de recarga. Con estos planes, ambos países quieren tomar posiciones en la carrera de la electrificación.

En el caso de Alemania, el Estado aprobó un paquete de incentivos para el sector de la automoción que alcanza los 11.700 millones de euros. De esta dotación presupuestaria, 2.200 millones de euros irán destinados al incentivo de compra de vehículos cero emisiones y a flotas de vehículos eléctricos. Además, se destinarán otros 2.500 millones de euros al desarrollo de infraestructuras de recarga y a la producción de baterías, mientras que otros 7.000 millones de euros se dedicarán a intensificar el uso del hidrógeno como energía.

Asimismo, Alemania ha dejado fuera de estos planes de incentivos a los modelos propulsados por motores de combustión interna (diésel y gasolina). Estos modelos se beneficiarán de la reducción del IVA del 19% al 16%, que también presentó Angela Merkel con el objetivo de reactivar la demanda de vehículos en el país germano.

Tal y como señaló la canciller alemana, "la reducción del IVA supondrá un claro descuento para todas las clases de automóviles, pero también lanzaremos unos incentivos específicos a la movilidad eléctrica, dentro de los cuales habrá inversiones en infraestructura de recarga".

Francia, por su parte, presentó un plan de ayudas de 8.000 millones de euros a esta industria a través de distintos planes de incentivos para paliar los daños que ha causado la pandemia del coronavirus. De ellos, 7.000 millones irán destinados a la producción de vehículos eléctricos en Francia en los próximos cinco años y otros 1.000 servirán para incentivar la demanda. Para entonces, Macron quiere que en su país se produzcan un millón de vehículos electrificados.

Los primeros 5.000 millones de euros han ido a parar a Renault, del que estado galo posee un 15% del capital. El resto irá destinado a la adecuación de las plantas para que se dediquen a la producción de eléctricos y a un plan que incentive la demanda.

Ayudas en España

¿Y en España? De momento, habrá que esperar. El Ejecutivo de Pedro Sánchez prepara un plan de ayudas para el sector de la automoción el cual se presentará en "lo antes posible", el cual se perfilará en seis medidas de ejecución: la renovación del parque de vehículos con incentivos para adquirir automóviles sostenibles, la inversión en I+D+i, la fiscalidad, la liquidez y financiación de las empresas afectadas, la inversión en los medios de fabricación y las medidas en el ámbito laboral.

Mientras que Alemania (primer productor europeo y cuarto mundial) y Francia (tercer productor europeo y décimo mundial) basan sus planes de ayudas a la automoción en la carrera por la electrificación, el papel de España (segundo productor europeo y octavo mundial) es más complejo. En primer lugar, porque mientras que los socios europeos poseen porcentajes del capital en cada uno de sus principales fabricantes, España no forma parte del capital de ninguna automovilística, lo que complica su posición de negociación.

Además, este año entra en vigor la normativa europea WLTP con la que la Unión Europea evaluará las emisiones de los vehículos vendidos por los distintos grupos automovilísticos en el Viejo Continente. El objetivo de la misma es que la media de las emisiones de los vehículos vendidos no genere más de 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. En caso de no cumplir con estos niveles, las compañías se exponen al pago de multas millonarias, ya que tendrán que abonar 95 euros por cada gramo y vehículo vendido que supere estas cifras.

España solo tiene 5.800 puntos de recarga

Uno de los principales problemas para la electrificación del parque automovilístico español es la falta de puntos de recarga con las que cuenta España. Según la web electromaps, en España hay un total de 5.831 puntos de recarga, una cifra baja si se compara con la de Francia, que cuenta con 11.219, y la de Alemania, que tiene 10.531. En lo que a conectores se refiere, en España hay 15.390 enchufes disponibles para recargar los vehículos electrificados, una cifra inferior a la que presentan Francia (24.561) y Alemania (23.478). Esta situación complica la penetración de este tipo de modelos en las carreteras españolas, ya que la falta de estas infraestructuras dificulta la adquisición de vehículos eléctricos o híbridos enchufables.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Mark
A Favor
En Contra

Si pusieramos una toma en cada chiringuito, por cuanto multiplicariamos los puntos de carga?... y si recargas en uno de ellos"¦ racion de boquerones gratis!!!

Puntuación 1
#1
lo que hay que ver
A Favor
En Contra

Mientras en España, Valencia, a uno se le ocurre comprar un coche electrico sin subvención (heroicidad ya de por si) y decide pedir una subvención para instalar un punto de recarga. Despues de un tramite burocrático interminable donde te pedían papeles que rayaban en lo ridiculo, casi un año despues aun no se ha cavado el tramite y por supuesto no se ha cobrado la subvención del 40% del precio pagado sin Iva claro. Hipócritas todos hablando de sostenibilidad. medio ambiente y demas pero la realidad es triste y cutre, como hemos podido observar con la pandemia que hemos sufrido y lo de tenemos la mejor sanidad del mundo. Hipócritas

Puntuación 3
#2