Motor

25 coches de película... española. ¿Para qué queremos un DeLorean si tenemos a Sor Citroën?

  • De la furgoneta de "La gran familia" al Volvo de "Airbag"
  • El cine quinqui de los años 80 nos dejó algunas persecuciones gloriosas
  • José Luis Torrente pasó de un SEAT 1430 a un Ferrari 355 Spider
Gracita Morales, "la piloto" más famosa del cine español, en su Sor Citroën

Se cuentan por cientos, miles, las "galerías de coches de película" que podemos encontrar en Internet. Pero hoy vamos a barrer para casa, y comprobar que el cine español también tiene un buen número de coches y motos protagonistas.

EL MERCEDES 190 SL DE "LAS CHICAS DE LA CRUZ ROJA" (1958)

Impagable la secuencia de "Las chicas de la Cruz Roja", en la que Concha Velasco, Mabel Karr, Katia Loritz y Luz Márquez cantan la canción de la película a "lomos" literalmente de un extraordinario Mercedes-Benz 190 SL, el tope de gama de la firma alemana por aquel entonces junto a su hermano mayor el 300 SL. Producido entre 1955 y 1963, se trataba de un roadster de dos puertas con motor delantero y tracción trasera con un motor 1.9 de 104 CV.

EL DELAHAYE 135 MS CABRIOLET DE "UN RAYO DE LUZ" (1960)

La dictadura de Franco, plenamente asentada por desgracia en España, miró a la cultura para "entretener a las masas", y tuvo en Marisol a la gran estrella infantil que enseñara al mundo las "bondades" de vivir en España. Marisol, luego conocida como Pepa Flores, debutó en el cine con "Un rayo de luz", con tan solo 12 años, cantando himnos de aquella época como "Corre corre caballito". En una de las escenas Marisol viaja a bordo de un impresionante Delahaye 135 MS Cabriolet de 1948, un vehículo francés muy de moda en la época, y cuyas versiones deportivas tuvieron mucha presencia en las carreras de moda de la época como la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans.

LA DKW-IMOSA F89L DE "LA GRAN FAMILIA" (1962)

Película icónica de los años más profundos de la dictadura, "La gran familia" narra las "aventuras" de una familia con nada menos que 15 hijos... y un abuelo, el gran Pepe Isbert. La escena en la que el abuelo pierde a Chencho, el más pequeño de la casa, en la obligada visita a los puestos navideños de la Plaza Mayor, es una de las más famosas de la historia del cine español, y por eso la reproducimos aquí.

La preciosa DKW con la que se desplazaba "La gran familia" allá por 1962
Y para mover semejante prole, Alberto Closas, el padre de las 15 criaturas, conduce una DKW-Imosa F89L, un monovolumen precursor de los Renault Espace o Chrysler Voyager de hoy, que fue el primer vehículo fabricado, entre 1949 y 1962, en Ingolstadt (Alemania) por la compañía Auto Union GmbH, hoy conocida como... Audi.

EL 2CV DE "SOR CITROËN" (1967)

¿Puede ser la película de "motor" más famosa de la historia del cine español? Posiblemente. Sor Tomasa (Gracita Morales) es una joven monja a la que su comunidad le encarga... que se saque el carnet de conducir para conducir el Citroën 2CV que el convento se ha comprado para "modernizarse". El problema viene cuando Sor Tomasa es de todo menos "buen piloto". El "bólido" es otro mito de la historia del automóvil, el 2CV, el coche nacido en 1948 para impulsar la movilidad de la Francia profunda en plena posguerra mundial, y que siguió fabricándose hasta nada menos que 1990.

EL "TIBURÓN" DE "PERROS CALLEROS" (1977)

Y llegamos a la época más prolífica en coches y persecuciones de nuestra cinematografía, los años del "cine quinqui". Jóvenes desarrapados de los suburbios de Madrid y Barcelona y sus formas poco "políticamente correctas" de abrirse paso en la vida. Una de esas primeras películas de temática brutalmente social fue "Perros callejeros", de José Antonio de la Loma, y protagonizada por Ángel Fernández Torres, alias "el Torete". Entre las muchas "actividades" de estos jóvenes delincuentes estaba el robo de coches, por los que son muchos los modelos que podemos ver en estas películas. En esta en concreto el gran protagonista es un Citroën ID 19, más conocido como DS, y bautizado en España como "Tiburón" por su silueta y sus "aletas". Si vemos el vídeo adjunto, causa auténtico espanto el uso que el "Torete" da a esta joya de la historia del automóvil.

LA MONTESA IMPALA DE "EL PUENTE" (1977)

Primera presencia de Alfredo Landa en esta galería. "El puente", de Juan Antonio Bardem, es una pedazo de "road-movie" en la que Landa, un mecánico de coches al que su novia le deja plantada, nos enseña la España más profunda de la posguerra en un viaje en moto de Madrid a Torremolinos durante un puente. Y la "protagonista" en cuestión es una Montesa Impala, la icónica versión en moto del SEAT 600, una moto ligera de 175 centímetros cúbicos que estuvo en producción durante dos periodos (1962-1972 y 1982-1989). Otra película en la que la Montesa Impala tiene un gran protagonismo es "El Lute, camina o revienta" (1987).

EL CHRYSLER 150 DE "PERROS CALLEJEROS II" (1979)

Volvemos al cine quinqui, y concretamente a la secuela de "Perros callejeros". Y cómo se tenía en cuenta el protagonismo de los coches en estas películas de acción urbana, que la secuencia de apertura de "Perros callejeros II" es una impresionante persecución entre un SEAT 124 camuflado de la policía y un Chrysler 150, el modelo que llegó a España gracias al empuje empresarial de un mito de la automoción española, Eduardo Barreiros.

EL SEAT 131 E DE "DEPRISA, DEPRISA" (1981)

No os apeamos del cine de quinquis y navajeros, pero esta vez firmado por un grande de nuestro séptimo arte, "Deprisa, deprisa". Una vez más, asistimos al delincuente devenir diario de una panda de jóvenes de los suburbios de Madrid. De hecho, en esta escena vemos como dos de ellos, José Manuel Valdelomar y Jesús Arias, roban un coche. Saura contrató actores no profesionales para esta películas, verdaderos quinquis que, tras su pequeño momento de gloria con "Deprisa, Deprisa" (que ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín de 1981), volvieron al submundo de las drogas al que realmente pertenecían, llegando a ser detenidos por atraco antes del estreno de la película. De hecho, ambos murieron en la treintena, Valdelomar (el de la pistola del vídeo), de una sobredosis en la cárcel de Carabanchel en 1992. El cadáver de Arias no fue reclamado por ningún familiar.

El coche del robo en cuestión era un SEAT 131, el sucesor de otor mito, el 124, un coche que supuso un paso adelante en las aspiraciones de la clase media española, y que estuvo en producción entre 1975 y 1984. 

EL RENAULT 18 DE "EL CRACK II" (1983)

A principios de los 80, Alfredo Landa, icono del "landismo", esa corriente del cine español en el que primaban los chascarrillos guarrillos, dio un giro a su carrera y comenzó a demostrar lo gran actor que era gracias a las dos entregas de "El Crack", dirigidas por José Luis Garci, en las que dio vida al detective privado Germán Areta, en el duro Madrid (y Nueva York) de los años de la Transición. En esta tremenda escena de la segunda parte, Landa/Areta "salva" de una forma muy poco ortodoxa su Renault 18, el modelo que sucedió al mítico Renault 12, y que a su vez fue el "padre" del Renault 21. Un coche en el que la calidad sigue por debajo de su extraordinaria dureza y durabilidad, pero en el que la clase media sigue avanzando en cuestiones de comodidad.

EL SEAT RONDA DE "LA MUERTE DE MIKEL" (1984)

El cine de "suburbio social" de los primeros 80 no se limitó a los barrios marginales de Madrid y Barcelona. Imanol Arias protagoniza esta película, de Imanol Uribe, en el que se abordan dos temas muy importantes en aquellos años, sobre todo en Euskadi: la homosexualidad reprimida y el terrorismo. En varias escenas Mikel conduce un SEAT Ronda, el compacto de la firma española en aquellos años, que había sustituido al polémico Ritmo, y que como curiosidad fue el modelo que inició la nomenclatura de los coches de SEAT con ciudades españolas, que perdura a día de hoy. 

El SEAT 124 D DE "YO, EL VAQUILLA" (1985)

Terminamos nuestro particular repaso en esta galería al cine quinqui, con otro nombre propio de aquellos difíciles años, Juan José Moreno Cuenca, más conocido como "el Vaquilla". Y para no variar, también tenemos una gran persecución de coches en la película, protagonizada por un SEAT 124 D y un Land Rover Santana, otro vehículo mítico en aquellos años.

EL "MAMBO TAXI" PEUGEOT 505 DE "MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS" (1988)

Si hiciéramos una encuesta sobre los "taxis más famosos del cine español", ganaría por mayoría absoluta el "Mambotaxi" de la comedia más recordada de Pedro Almodóvar. Carmen Maura se sube, al más puro estilo "americano", a un taxi para perseguir a otro taxi. Pero lo que se encuentra es flipante: el "Mambotaxi" del gran Willy Montesinos, un vehículo de servicio público en el que no falta de todo: prensa, bebidas, aperitivos... excepto una cosa, el colirio que le hace falta a Maura cuando se pone a llorar. El problema se solucionará en un segundo viaje de la actriz española en el Mambotaxi. El modelo en cuestión es otro gran coche de los años 70 y 80, el Peugeot 505. La berlina de la firma francesa, fabricada en España, en Vigo, entre 1979 y 1990, era un vehículo de tan fácil conducción y mejor respuesta que fue adquirido para todo tipo de servicios públicos como taxis, ambulancias, coches fúnebres, policía, etc.

EL SEAT IBIZA DE "ÁTAME" (1989)

Tras el éxito arrollador de "Mujeres al borde de un ataque de nervios", Pedro Almodóvar volvió a su cine más intimista, más trágica y más particular con "¡Átame!", con Antonio Banderas y Victoria Abril, una oda al... síndrome de Estocolmo llevado al paroxismo. La escena final de la película, en la que Banderas, Abril y Loles León cantan a voz en grito el himno del Coronavirus, el "Resistiré" del Dúo Dinámico, a bordo de uno de los iconos de las últimas décadas de SEAT, el Ibiza. 

EL VOLVO 850 DE "AIRBAG" (1997)

Más de 20 años después de su estreno, "Airbag" sigue siendo una de las películas más locas, más histriónicas y más exitosa del cine español. Una road-movie de Juanma Bajo Ulloa protagonizada por Karra Elejalde y Alberto San Juan con multitud de cameos, como los de Karlos Arguiñano o Alaska. Otro gran protagonista es el de las cuatro ruedas, un Volvo 850, uno de los primeros modelos de gran consumo que tenía... airbags.

EL SEAT 1430 DE "TORRENTE, EL BRAZO TONTO DE LA LEY" (1998)

El final de siglo nos trajo uno de los personajes más icónicos de las últimas décadas del cine español: José Luis Torrente. El casposo detective parido por Santiago Segura conducía en esta primera entrega uno de los modelos que más poseyeron los españoles de los 70 y los 80, el SEAT 1430. El "Catorce Treinta" era el "hermano mayor" del 124, no en edad pero sí en prestaciones, y aunque su periodo de producción fue corto (1969-1975), su dureza y fiabilidad le hicieron seguir "apatrullando" las calles y carreteras españolas durante muchos años.

EL SEAT 600 DE "EL MILAGRO DE P.TINTO" (1998)

El "Pelotilla" es sin duda el coche más icónico de la historia de España. Producido entre 1958 y 1973, motorizó a gran parte de la población española, que por fin, tras tantos años de posguerra y dictadura, empezaba a poder permitirse ciertos "lujos". Y aunque el 600 ha aparecido en multitud de películas, nos quedamos hoy con la versión tuneada que aparece en "El milagro de P.Tinto", la histriónica y exitosa película de Javier Fésser.

EL FERRARI F355 SPIDER DE "TORRENTE 2: MISIÓN EN MARBELLA" (2001)

Tres años después del tremendo éxito de "Torrente", Santiago Segura continuó explotando la franquicia con la segunda parte, en la que el casposo José Luis Torrente se mueve en otro "buga" mucho más aparente: nada menos que un Ferrari F355 Spider... ¡con el escudo del Atlético de Madrid en el capó!. El F355 es el "hijo" de Maranello que se fabricó entre 1994 y 1999, y el modelo de la película en cuestión era el Spider (descapotable), del que se fabricaron 3.717 unidades.

EL DODGE DART DE "Y TU MAMÁ TAMBIÉN" (2001)

Extraordinaria road-movie protagonizada por Maribel Verdú junto a los entonces jovencísimos actores mexicanos Gael García-Bernal y Diego Luna. Un viaje a tope por el México profundo, en el que el "carro" es un Dodge Dart, típico clásico norteamericano (producido entre 1963 y 1976) de los que se suelen ver a centenares en las carreteras de Centro y Sudamérica.

EL INNOCENTI 950 S DE "LA GRAN AVENTURA DE MORTADELO Y FILEMÓN" (2003)

Tras el éxito de "El milagro de P.Tinto", Javier Fésser se atrevió a llevar a la pantalla a los dos agentes más genuinamente españoles de la historia: Mortadelo y Filemón. Y no faltaba el parque automovilístico que acompaña a los personajes de Francisco Ibáñez. Desde el Innocenti 950 S de Filemón (un pequeño roadster italiano de los años 60), hasta el Dodge Barreiros Dart de la TIA (el primer modelo que fabricó Barreiros tras su acuerdo con Chrysler).

EL PORSCHE 924 DE "VOLANDO VOY" (2006)

Terminamos el particular repaso a los coches del cine quinqui con "Volando voy", la historia de uno de esos pequeños delincuentes de los años 70 y 80, Juan Carlos Delgado "el Pera", hoy rehabilitado. Delincuente juvenil desde los siete años, "el Pera" se caracterizó desde el principio por su inmensa pericia al volante, adquirida, muchos años antes de poder sacarse el carnet, con sus continuos robos de coches. Detenido más de 150 veces, "el Pera" consiguió rehabilitarse y es hoy un ejemplo de superación y de reinserción en la sociedad, y de hecho, a su faceta de periodista y crítico del motor, añade el ser un instructor en tácticas de evasión automovilística para las Fuerzas de Seguridad. En "Volando voy" aparecen muchos coches, como nos podemos imaginar, pero nos quedamos con el Porsche 924, un cupé 2+2 de la firma alemana, producido entre 1976 y 1988, con la curiosidad de ser uno de los primeros modelos de Porsche con motor delantero y tracción trasera.

EL SEAT 850 ESPECIAL DE "VIVIR ES FÁCIL CON LOS OJOS CERRADOS" (2013)

Esta deliciosa película, escrita y dirigida por David Trueba, nos cuenta la historia real de Juan Carrión, un profesor del Albacete de los años 60 que utiliza las canciones de los Beatles para enseñar inglés a sus alumnos. Cuando se entera en 1967 de que John Lennon está rodando una película, decide hacerle una visita. El viaje lo protagonizo un precioso SEAT 850 de color turquesa, el mítico sucesor del 600, que permitía a los muchos españoles que lo compraron una ganancia en habitabilidad y prestaciones.

EL AUDI RS6 DE "COMBUSTIÓN" (2013)

El "universo Fast & Furious" tuvo su versión española en esta película de Daniel Calparsoro, con Adriana Ugarte y Alberto Ammann como protagonistas. Entre los muchos "cacharros" que aparecen, nos quedamos con el Audi RS6, la versión "bestia" del A6, con motores 5.0 que llegan hasta los 580 CV.

EL OPEL ASTRA CARAVAN DE "OCHO APELLIDOS VASCOS" (2014)

Cuando nadie lo esperaba, en 2014 se estrenó la que hoy sigue siendo la película española más taquillera de la historia, "Ocho apellidos vascos". La dicotomía Norte-Sur Euskadi-Andalucía, con Dani Rovira, Clara Lago, Karra Elejalde y Carmen Machi llegó a la mayoría de los españoles, que la convirtieron en un icono de la comedia nacional del siglo XXI. En cuestión de cuatro ruedas, destaca el Opel Astra Caravan de la protagonista, la ultravasca Amaia, que lo utiliza para prestar servicios de taxi. 

EL CHRYSLER 180 DE "LA ISLA MÍNIMA" (2014)

La película gran triunfadora del cine español en 2014 fue "La isla mínima". Este thriller de Alberto Rodríguez, protagonizado por Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez y Antonio de la Torre transcurre en las marismas del Guadalquivir, por esos estrechos caminos por los que vemos circular, sobre todo, a un Chrysler 180, otro de los "gigantes" americanos que Eduardo Barreiros produjo en su factoría de Villaverde (hoy del Grupo PSA). En otra de las escenas podemos disfrutar también de otro de esos "coches de nuestra vida", el Citroën Dyane 6, una evolución del 2CV que, a pesar de su "cara de viejo", poseía un encanto infinito, motivado en buena parte por su techo enrollable, que le convertía en todo un "descapotable".

EL RENAULT 4 TL 1.1 DE "4 LATAS" (2019)

Y terminamos esta galería, llena de nostalgia, con otro de esos coches que acompañaron muchas infancias, adolescencias y madureces: el R4. Renault lanzó en 1961 un utilitario para competir con el exitoso 2CV de Citroën, y les salió un modelo cuya producción llegó hasta 1994, gracias a su bajo precio y a su extraordinaria durabilidad. El "Cuatro latas" recibió el año pasado un impresionante homenaje en la película homónima protagonizada por Jean Reno ("León", "El código Da Vinci"). Se trata de una nueva road-movie en la que dos amigos realizan un pedazo de travesía entre España y Mali, atravesando el desierto, para despedirse de un amigo enfermo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin