Coches

Opel Corsa GS Line: heredero de los deportivos de la marca del rayo

  • Ha sido presentado en Fráncfort, como su antecesor, el Corsa A GSI, hace 32 años
  • Con el motor de gasolina tope de gama, el Corsa alcanza una velocidad máxima de 208 km/h
El nuevo Opel Corsa GS Line junta a su antecesor de hace 32 años.

El Opel Corsa GS Line se estrena en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt IAA. Su famoso antecesor, el legendario Opel Corsa A GSi, también debutó en el ese salón, hace 32 años. La primera generación de este pequeño deportivo no ha perdido nada de su atractivo hasta el día de hoy. El nuevo Corsa GS Line y su antecesor el Corsa A GSi: un dúo perfecto para divertirse al volante.| El Opel Corsa llega también con motores diésel y gasolina, no sólo eléctrico.

El nuevo Corsa GS Line también está equipado con vanguardistas tecnologías, como el motor turbo de 1,2 litros y 130 CV/96 kW y caja de cambios automática de ocho velocidades. Con el motor de gasolina tope de gama, el Corsa alcanza una velocidad máxima de 208 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos (consumo de combustible NEDC: urbano 5,4-5,5 l/100 km, extraurbano 4,0-4,2 l/100 km, combinado 4,5-4,7 l/100 km y 103-106 g/km de CO2; consumo de combustible WLTP: combinado 5,6-6,0 l/100 km y 128-136 g/km de CO2; cifras provisionales). El motor desarrolla un par máximo de 230 Nm.

Gran Sport inyección

GSi, la abreviatura de Opel para "Gran Sport inyección" (antes GT/E), ha sido sinónimo de los modelos deportivos con el logotipo del rayo desde la década de 1980 y significa pura pasión. A los Kadett E GSi y Manta GSi les siguió, en 1988 en la categoría de los utilitarios, el Opel Corsa GSi. Un coche tan dinámico como una moto: ultra compacto, con solo 820 kg de peso, con marcados pasos de rueda, asientos deportivos, 100 CV y 188 km/h de velocidad máxima, según informa Opel.

Primera y última generación del deportivo de Corsa.

La ambición de Opel ha sido conseguir que las innovaciones y una conducción emocionante fueran accesibles para todos, y el fabricante alemán se ha mantenido fiel a este compromiso durante décadas. El mejor ejemplo es el descendiente del Corsa A GSi, el nuevo Corsa GS Line. Al igual que el GSi de la década de los 80, el nuevo GS Line ofrece la pintura en rojo chile y el techo negro, lo que no plantea dudas de que la deportividad es la clave.

El precursor de 1988

El motor de 1,6 litros de inyección desarrollado en 1988 conseguía que el deportivo Corsa de primera generación acelerase de 0 a 100 km/h en unos 9,5 segundos, con una elevada cifra de par desde bajo régimen. Para obtener el mayor rendimiento y agilidad en carretera los ingenieros de Opel adaptaron el chasis y los frenos del Corsa a la especificación GSi.

Primera generación del Opel Corsa GSi.

Adicionalmente incluían muelles más rígidos, distintos ajustes en sus amortiguadores y frenos delanteros de disco ventilados más grandes. Las barras de refuerzo entre las torretas de la suspensión delantera y trasera mantenían la carrocería bien sujeta en las curvas.

El Corsa GSi de entonces y el GS Line de hoy tienen en común asientos deportivos de serie. El cuentarrevoluciones y la instrumentación adicional, como los indicadores de presión de aceite y voltímetro, proporcionaban al conductor del Corsa GSi importantes datos. Con llantas deportivas y anchos neumáticos, el Corsa GSi demostró que no solo se sentía cómodo entre el tráfico en carretera, sino también en el circuito de Nürburgring, al igual que el nuevo Corsa GS Line.

Disponible desde 22.300 euros con IVA incluido en España, se reconoce por su doble salida de escape cromada y paragolpes delantero y trasero deportivos. El modo Sport ofrece una respuesta más dinámica de la dirección y del motor.

Nuevo Opel Corsa GS Line.

Al final de su producción, en 1993, habían salido de la línea de montaje más de 10.000 de Corsa GSi de primera generación. Mientras su sucesor, el Corsa B GSi, ya se encontraba en la línea de salida para continuar la historia de éxito en la década de 1990.

Larga saga

El Corsa B GSi 16V impresionó con sus 109 CV y su elevada cifra de par desde bajo régimen. Luego vino el Corsa C GSi con 125 CV y una velocidad máxima de 202 km/h y, desde 2007, el Corsa D GSi por primera vez con turbocompresor para el motor 1.6 litros y 150 CV. Opel continuó la tradición GSi en el segmento de los utilitarios con el Corsa de quinta generación en 2018. Su motor 1.4 turbo de gasolina desarrolla 150 CV/110 kW. El pequeño deportivo acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 207 km/h.

Berlina deportiva

Pero un año antes, en 2017, Opel presentó grandes novedades al público en el IAA cuando el Opel Insignia GSi hizo su debut mundial. Con el Insignia deportivo, tanto con carrocería berlina Grand Sport como con la familiar Sports Tourer, se congregó un dúo con gran dinamismo en el pabellón de Opel. Una vez más la marca del rayo presentó una versión deportiva con tracción total

El Insignia GSi cuenta con tracción a las cuatro ruedas con reparto vectorial del par motor para conseguir mayor precisión y aceleración lateral en su conducción. El Insignia GSi se estrenó con un motor de gasolina 2.0 turbo con 260 CV/191 kW.

Poco después le siguió un eficiente turbodiesel. El 2.0 BiTurbo desarrolla 210 CV/154 kW y tiene un par máximo de 480 Nm (consumo de combustible NEDC1: urbano 9,6 l/100 km, extraurbano 5,6-5,7 l/100 km, combinado 7,1 l/100 km y 187 g/km de CO2; consumo de combustible WLTP2: combinado 7,5-7,9 l/100 km y 195-206 g/km de CO2). Lo que lleva al Opel Insignia GSi Grand Sport a alcanzar los 233 km/h y al Sports Tourer los 231 km/h, al tiempo que Opel ofrece el placer de conducir GSi desde la categoría de los utilitarios hasta su buque insignia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

No es eléctrico??? Qué insulto a los gobiernos y verdes !!!!

Puntuación 0
#1