Buen Gobierno y RSC

Repsol lanza un fondo de inversión de impacto social dotado con 50 millones de euros

  • Será la mayor inversión social en la lucha contra el cambio climático
Repsol desarrolla una amplia labor de RSC sobre la que busca la sostenibilidad económica y social. EE

Repsol ha lanzado un fondo de inversión de impacto social, al que destinará 50 millones de euros, a través del que desarrollará una red de empresas sociales en España enfocadas a la transición energética e inclusión de colectivos vulnerables, así como fomentar el ecosistema de empresas de impacto social con foco en la transición energética.

Con ello se trata de asegurar la sostenibilidad financiera del modelo, pero priorizando su impacto social para que sean sostenibles en el tiempo, así como, el desarrollo de una propuesta de valor potente para los colectivos vulnerables, que pueda llegar a todas las regiones de España y que permita reinvertir los resultados generados en actuaciones sociales.

Repsol y su Fundación se van a involucrar en la gestión de las empresas participadas para ayudarlas a crecer y, de este modo, generar más oportunidades para personas vulnerables. Según ha explicado el presidente de Repsol, Antonio Bufrau, "estas empresas podrían ganar más dinero si se nutrieran de gente joven y bien preparada, pero ese no es el fin, sino que lo que buscamos en Repsol es desarrollar una fuerte vocación social y hacer que estas empresas sean viables económicamente".

Así, las previsiones de Repsol cifran para 2025, que el desarrollo de esta red de empresas de impacto social, sean sostenibles, alcancen una facturación de entre 15 y 20 millones de facturación y hayan generado entre 1.500 y 1.800 oportunidades laborales en España.

Hacer el bien para la sociedad

Bufrau hizo suyas las palabras de Ronald Cohen, considerado el padre de la inversión con impacto social, que ha dicho que las empresas deben "hacer bien las cosas, pero hacerlas para el bien de la sociedad".

Antonio Calzada, presidente de la Fundación Repsol e impulsor de Repsol Impacto Social, ha explicado que el fondo priorizará cinco segmentos de actuación: cambio climático y reducción de emisiones, por ejemplo a través de proyectos de reforestación; movilidad sostenible, con actuaciones como servicios de mensajería con personas en situación de vulnerabilidad; economía circular, como la recogida, tratamiento y valorización de residuos; la eficiencia energética, como la rehabilitación ecológica de viviendas y entornos vulnerables; y productos ecológicos y servicios de inclusión rural, que generen empleo en la España rural.

La inversión y desarrollo de la red de empresas de impacto social se llevará a cabo a través de tres líneas de actuación: inversión directa, invirtiendo en startups y escalándolas para generar un mayor impacto social; aceleración de ideas y semillas, arrancando una aceleradora de startups enfocadas a la transición energética e inclusión de colectivos vulnerables; y desarrollando proyectos desde su inicio, lo que se conoce como 'venture building, cuando se identifique un segmento de negocio atractivo no desarrollado en España.

El fondo estará gestionado a través de la empresa Repsol Impacto Social y la previsión es de destinar en lo que resta de 2019 un total de cinco millones de euros, con las startups sociales con las que actualmente se está negociando.

En la actualidad, Repsol ha firmado una alianza con la Fundación Ship2B y con Open Value Foundation, entidades referentes en España en inversión de impacto social, así como con las primeras startups en las que invertirá con el fin de impulsar sus planes de crecimiento.

Las líneas de acción se reforzarán con alianzas con eentidades sociales con las que Repsol ya está colaborando, de sectores como la discapacidad, jóvenes en riesgo de exclusión, mujeres víctimas de violencia de género, drogodependientes en tratamiento y refugiados.

Antonio Calzada ha afirmado en la presentación del Fondo que "El llamado tercer sector o se reinventa o se transforma, o lo va a pasar muy mal. Por ello, debe buscar una gestión empresarial que le haga duradero en el tiempo sin perder su carácter social".

El presidente de la Fundación Repsol, considera que "la inversión de impacto social es irreversible, pero debe buscar el retorno social y la rentabilidad económica para subsistir".

Finalmente, tanto Bufrau como Calzada han lanzado un llamamiento al resto de las grandes empresas para que se involucren en la economía de impacto social.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint