Buen Gobierno y RSC

La solución a la pobreza energética pasa por la estrecha colaboración entre las administraciones, las entidades sociales y las empresas

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, interviene acompañado de la catedrática de Economía de la Universidad de Barcelona, María Teresa Costa, y el director general de la Fundación Naturgy, Martí
Madrid

Expertos nacionales e internacionales concluyeron hoy que la situación de pobreza energética que afecta a 13 millones de personas en España debe pasar por el trabajo conjunto entre administraciones, entidades sociales y empresas, de forma que se aborde de forma integral y con una visión de largo plazo.

La jornada, organizada por el Instituto de Economía de Barcelona (IEB-UB), en colaboración con la Fundación Naturgy, fue inaugurada por el secretario de Estado de Energía del Ministerio de Transición Ecológica, José Domínguez Abascal; la catedrática de Economía de la Universidad de Barcelona y de la Cátedra de Sostenibilidad Energética (IEB-UB), María Teresa Costa; y el director general de la Fundación Naturgy, Martí Solà.

José Domínguez Abascal afirmó que "desde sus inicios, este Gobierno ha mostrado un compromiso claro con la lucha contra la pobreza energética. Y las recientes medidas que amplían y mejoran el bono social así lo atestiguan. Pero nuestra aspiración es más ambiciosa: trabajamos ya en una Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética que queremos esté lista la próxima primavera. Una herramienta que nos ayudará a conocer en profundidad este problema social, el perfil del consumidor vulnerable y la eficacia de las actuales medidas. A partir de ahí, estableceremos objetivos a medio y largo plazo con medidas concretas y vías de financiación".  

Por su parte, María Teresa Costa destacó que "la pobreza energética es un tema de creciente interés tanto en el ámbito social, como político y empresarial. Para poder dar una respuesta a este reto, es fundamental que las administraciones públicas juntamente con entidades locales, asociaciones de consumidores y empresas energéticas definan una estrategia que permita abordar la incidencia de esta problemática desde una perspectiva integral y con visión de largo plazo".

Martí Solà afirmó que "la pobreza energética es una situación que afecta a miles de familias y que requiere de la aportación de todos: administraciones públicas, entidades sociales y empresas. Si trabajamos en red, podemos avanzar mucho para hacer frente a esta problemática. La experiencia que tenemos en la Fundación Naturgy lo demuestra, con iniciativas como el voluntariado energético, la Escuela de Energía o el Fondo Solidario de Rehabilitación Energética que hemos creado recientemente", aseguró Solà.

El consejero de Transición Energética y Gobernanza Local de la Comisión Europea, Eero Ailio, clausuró el encuentro con una ponencia dedicada a la Energía limpia para todos los europeos, desde el enfoque de la pobreza energética, en el contexto de las nuevas leyes energéticas que la Unión Europea está a punto de adoptar. Ailio declaró que "la Comisión Europea ha propuesto disposiciones reforzadas para evaluar, medir y abordar la pobreza energética, de modo que ningún ciudadano se quede atrás durante la transición hacia una energía limpia. Las propuestas han recibido poco apoyo de las capitales europeas", aseveró.

La conferencia principal de la jornada corrió a cargo de la catedrática de Oxford y creadora del concepto de pobreza energética (fuel poverty), Brenda Boardman, que aportó una visión general del problema de la pobreza energética. En sus estudios, Boardman incluye la relación entre la pobreza energética y la salud física y mental, tanto entre las causas como en los resultados. En relación a la Directiva Europea de eficiencia energética de los edificios, Boardman aseguró que "necesitamos una estrategia para el uso de energía en todos los edificios, para cumplir con los objetivos de reducción de carbono. Debemos empezar por las casas en peor estado, sin que suponga coste alguno para las familias vulnerables".

Análisis a nivel local y global

También desde una perspectiva internacional, la profesora de ISG International Business School de París, Ute Dubois, expuso los avances en el conocimiento de la pobreza energética en Francia. "Investigaciones recientes han permitido caracterizar mejor a los hogares pobres en energía y a los impulsores de la pobreza energética. En cuanto a las políticas, Francia ha elaborado un conjunto completo de medidas para hacer frente a las dificultades de los hogares pobres en energía, que van desde el apoyo financiero para el pago de las facturas hasta los programas de renovación térmica integral de las viviendas". En su reflexión final, Dubois destacó que el principal desafío ahora es la aplicación de medidas a mayor escala, para permitir una reducción significativa de la pobreza energética.

Por otra parte, la catedrática de la Universidad de Manchester, Saska Petrova, se basó en pruebas empíricas de estudios de casos en Europa, África y Asia sobre la privación de energía vista como un fenómeno sistémico y global. "La precariedad energética se utiliza como marco para descomponer las condiciones, los riesgos y los procesos que reflejan la privación de energía como un problema doméstico", señaló al respecto.

Ya en un ámbito más nacional, la profesora de la Universidad de Barcelona e investigadora de la Cátedra de Sostenibilidad Energética del IEB-UB, Elisa Trujillo Baute, afirmó que "el análisis de la pobreza energética también debe incluir elementos regionales como el coste de vida y el clima, porque estos condicionan la vulnerabilidad de los hogares. Por ello, la política de distribución de la renta deberá tener en cuenta alguna de las variables del sector energético, pero la mayor parte de las que se configuran como determinantes de la pobreza energética están fuera del ámbito de la energía".

Por su parte, la responsable de Proyectos Sociales e Internacional de la Fundación Naturgy, Ester Sevilla, puso en valor el Plan de Vulnerabilidad Energética de Naturgy. "Desde la Fundación Naturgy entendimos que nosotros podíamos contribuir con lo que sabemos hacer, que es la gestión eficiente de la energía. Y la Administración y las entidades del Tercer Sector, aportando su conocimiento de las familias vulnerables".

El director de la Cátedra de Energía y Pobreza de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, Efraim Centeno, explicó que "queremos hacer una contribución sustancial a la búsqueda e implantación de soluciones al problema de la pobreza energética. Para ello, desarrollamos una investigación interdisciplinar centrada en la realidad y también servimos de punto de encuentro entre las entidades y personas implicadas en la lucha contra la pobreza energética".

La catedrática emérita de la Universidad Politécnica de Madrid, Margarita de Luxán García de Diego, declaró que sus estudios "avanzan en el análisis del comportamiento de las edificaciones en diversos climas y en cómo cambian las condiciones de confort en las distintas situaciones de las viviendas dentro del edificio, proponiendo soluciones inmediatas, con una intención posibilista y adecuada a la realidad, que se pueden avanzar para paliar este problema urgente".

También participó en la jornada Paloma Taltavull, de la Universidad de Alicante, que explicó que, en base a la Encuesta de Condiciones de Vida, está analizando las causas de la existencia de la pobreza energética en España y las razones diferenciales por comunidades autónomas. En la jornada enunció los datos definitivos obtenidos para la Comunidad Valenciana, "donde un 11,4% de los hogares son pobres energéticos, pero no necesariamente pobres. Una parte relevante son propietarios (4,4%) y esta situación es el resultado de un tamaño grande de la vivienda para el hogar que la disfruta. La pobreza energética asociada a la pobreza económica se concentra entre los inquilinos".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.