Ecoaula

Los gestores internacionales se forman en el Icex

  • El MBA desarrolla competencias en ámbitos avanzados de la gestión
  • Formación teórica muy sólida
  • Posibilidad de vivir en otro país durante el periodo de la beca

El Club de Exportadores e Inversores, principal y prácticamente única asociación que agrupa a las mayores empresas exportadoras de España, ha entregado sus premios anuales a la Internacionalización, y uno de ellos ha recaído en el programa de Becas del Icex, que desde su creación en 1975 ha formado a más de 6.000 jóvenes en comercio exterior, convirtiéndose en el principal vivero de profesionales del sector actualmente más pujante de la economía española.

El Programa de Becas de Internacionalización Empresarial se inicia con un Máster en Gestión Internacional de la Empresa, que se llama ahora MBA in International Management. Contempla impartición bilingüe español e inglés y un mayor énfasis en asignaturas orientadas a los negocios y entornos digitales y a la internacionalización de empresas de servicios. Después, el becario disfrutará de un año de formación práctica en la red de oficinas económicas y comerciales de las embajadas de España en el extranjero y un segundo año de formación en empresas dentro y fuera de España. El MBA desarrolla conocimientos y competencias en ámbitos avanzados de la gestión internacional de la empresa que permitirá a los estudiantes, una vez titulados, estar en condiciones de asumir responsabilidades en el ámbito de la gestión y dirección de empresas con vocación internacional.

Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores e Inversores indica que "para atender la creciente demanda externa, las empresas necesitan profesionales formados en comercio exterior, con idiomas y con capacidad para desenvolverse en entornos culturales diversos. El Club de Exportadores espera que el programa de becarios del Icex siga jugando un papel esencial en el futuro de la internacionalizacion de empresas españolas".

Pedro Pellitero, exbecario y hoy director de Nova International, estuvo trabajando en la oficina comercial en Brasilia. Asegura que "lo más determinante del programa de becas Icex es que cubre a lo largo de las tres fases que lo componen aspectos clave del perfil de un profesional del comercio exterior: formación teórica muy sólida, conocimiento del funcionamiento de la Administración comercial española y conocimiento real del trabajo en una empresa internacionalizada. Además supone una excelente forma de potenciar otras herramientas como el conocimiento de idiomas, el networking entre compañeros (ya sea otros becarios, que ahora acertadamente se está potenciando a través de Icex Alumni, compañeros de la oficina comercial o de la empresa en la que realizas las prácticas), la inmersión en otra cultura, etc.".

Por su parte, Pedro M. Altube, exbecario y hoy director de Desarrollo Internacional de Eptisa, donde realizó su segunda fase de prácticas y se quedó. Realizó la primera fase de su beca en Estambul. Afirma que "independientemente del país en el que "te toque" desempeñar tu trabajo como becario Icex, la posibilidad de vivir en otro país durante el periodo de la beca, te abre la mente a otra cultura, otras costumbres, otro idioma y un largo etc. que después te permite adaptarte a la realidad de otros países y culturas con gran facilidad, generando en el becario una mentalidad internacional que "se queda" consigo para siempre".

Myriam Caro, exbecaria y european supervisory relations de Banco Santander, tuvo su primer año de beca (2006) en la Oficina Económica y Comercial de la Embajada española en Washington D. C. Indica que no tiene "palabras para expresar todo lo bueno que acumulé durante esos dos fantásticos años. Para mí, Washington D. C. es "ciudad en la que hay que estar en algún momento de la vida…" y el sudeste asiático, un sitio del mundo al que llegas sin saber qué esperar y luego esperas no tener que abandonar nunca...".

Por último, Ildefonso E. Sánchez-Romo, global head LPG, Naphtha & Petrochemicals Trading de Repsol, hizo las prácticas en la Oficina Comercial de la Embajada de España en Dinamarca, con sede en Copenhague. Asegura que la experiencia "fue muy completa en todos los aspectos, incluyendo tanto el trabajo para el sector público como privado, pudiendo compaginar trabajo y estudios, y viviendo plenamente la vida local. Lo mejor fue, sin lugar a dudas, el trabajo con mis colegas, con quien aún guardo una estrecha amistad".

Pedro M. Altube

"Realicé la primera fase de mi beca en Estambul y me permitió conocer profundamente un país que desconocía y convertirme en un experto en la forma de penetrar un mercado tan importante como el turco. En un mundo global como en el que nos ha tocado vivir, considero que la internacionalización debe ser un factor muy a tener en cuenta en las escuelas de negocios".

Ildefonso E. Sánchez-Romo

"Creo que se debe seguir primando la especialización, pecamos de formación generalista, con po- ca diferenciación, y ahí se produce un embudo para la empleabilidad de los ti-tulados superiores que repercute tanto en la productividad que puede generar como en la parte de dicha productividad que puede reclamar en su beneficio".

Myriam Caro

"Las empresas buscan cada vez más perfiles centrados en lo digital. En concreto, las especialidades en torno a la ciberseguridad demandan la mayor atención. Pero más allá de un perfil concreto, el valor seguro para una empresa es el candidato que trae consigo valores tan esenciales como la leal- tad y la seriedad, el sentido del trabajo bien hecho o la responsabilidad…".

Pedro Pellitero

"Las empresas valoran mucho haber pasado por el programa de becarios Icex porque te da una formación completa y específica. Para cualquier puesto se requiere un perfil internacional (que hablen idiomas, adaptados a trabajar en entornos multicultura-les y cambiantes, disponi-bilidad a desplazamientos) porque las empresas deben tener ese perfil".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0