Ecoaula

TALEÑT busca ser el motor de una nueva estrategia de futuro que impulse el talento

  • El evento se celebró el pasado viernes y elEconomista.es ha charlado con Pablo González Ruíz de la Torre, fundador de Trivu
Pablo González Ruíz de la Torre en su intervención en TALEÑT

El pasado viernes tuvo lugar el evento TALEÑT impulsado por Trivu, un foro anual que congrega a los principales líderes empresariales, políticos y sociales de España con el objetivo de debatir e impulsar un nuevo proyecto de futuro que ponga el talento y la formación en el centro de la transformación como país.

A propósito de esta celebración, elEconomista.es pudo conversar con Pablo González Ruíz de la Torre, fundador de Trivu y, además, es uno de los 30 jóvenes con menos de 30 años que apuntan a ser líderes en los próximos años según la revista Forbes.

¿Cuál es el propósito principal de un evento como este?

TALEÑT nace con el propósito de ser un movimiento siempre abierto, diverso y constructivo que reúna a las personas, organizaciones y agentes clave de nuestra sociedad, tanto públicas como privadas, para unidos impulsar un nuevo proyecto país que consiga hacer de España el epicentro mundial de y para el talento. Todo ello consiguiendo que este sea el motor de una nueva estrategia de futuro que impulse la transformación que tanto necesitamos en nuestro país ante este nuevo horizonte 2030.

Por ello, cada año en este foro reunimos a los principales líderes de nuestra sociedad para analizar que retos y oportunidades nos depara el presente y como juntos, aprovechando el talento de las millones de personas y miles de empresas que formamos España, podemos construir juntos un mejor futuro.

¿Puede ayudar a la visibilidad de los jóvenes que acceden por primera vez al mercado laboral?

La visibilidad es una cuestión de responsabilidad individual. Somos precisamente los jóvenes los que tenemos, ahora más que nunca, que dar un paso al frente y probar todo lo mucho que vamos y sabemos hacer. Siempre con humildad y mucha paciencia. Las cosas llevan tiempo. No funcionan a golpe de click, ni tweet, ni post.

Es precisamente en un momento como este cuando los jóvenes tenemos que demostrar con hechos que tenemos ganas, que estamos dispuestos y que vamos a darlo todo para realmente cambiar todo aquello que no nos gusta del mundo que nos rodea y que heredamos. No hay mayor ni mejor visibilidad que el impacto que genere, por pequeño que nos pueda parecer, el trabajo que todos hacemos en nuestro día a día.

¿En qué aspectos reside el talento de una persona? ¿La formación se encuentra entre ellos?

El talento reside en nuestra capacidad de conectar todo aquello que somos, dando por hecho que esto evoluciona y se transforma a lo largo de nuestra vida, con lo que hacemos día a día. Se trata de vivir la vida contribuyendo con todo lo que llevamos dentro a un mundo mejor, disfrutando del camino y aprovechando al máximo el proceso. Eso es talento.

¿Cómo ha sido su formación a lo largo de estos años para llegar a estar donde está? ¿Qué destacaría de ella?

Tuve la oportunidad gracias al esfuerzo de mis padres y una beca de poder adquirir muy buena base en IE University, cursando un grado en administración y dirección de empresas. Desde entonces, he de reconocer que desde entonces ha sido la propia curiosidad unida a la necesidad de aprender constantemente para sobrevivir en mi propia empresa, la que me ha hecho tener que buscarme los recursos necesarios para desarrollarme y crecer en todos los sentidos. Si tuviera que definirla, diría que una grandísima parte de todo lo que he aprendido ha sido gracias a la gente que me ha acompañado en todo este proceso: compañeros de equipo, clientes, colaboradores, amigos y un largo etc.

¿Considera la formación continua un pilar clave para cualquier empleo?

La formación es clave. Pero el aprendizaje es vital, y nunca mejor dicho. En un mundo que no va a dejar de cambiar, cada vez de manera más rápida e imprevisible, nuestra capacidad de aprender y desaprender es absolutamente fundamental. Es cierto que en este nuevo modelo de sociedad y transformación que vivimos, hay que replantear la forma que tenemos de adquirir conocimientos y habilidades, así como de dejar atrás aquellas que quizás ya no nos encajan. Ya no vale la formación de punto y final. Ahora necesitamos formaciones de punto y aparte. Donde podamos actualizarnos constantemente, descubriendo nuevos "párrafos" con posibilidades que no imaginábamos que nos ayuden a conectar nuestro talento con todas y cada una de ellas.

¿Qué consejo daría a un joven que no sabe qué estudios realizar? ¿y a uno que termina su formación y encuentra incierto su futuro laboral?

Aunque dar consejos nunca es adecuado ya que cada uno es libre y responsable de elegir el camino que más sienta y los pasos que mejor considere, he decir que para mi hay tres elementos en la vida que nunca se pueden perder bajo ningún concepto. La ilusión por avanzar, crecer y desarrollarse como persona y profesional. La responsabilidad y la constancia en todo lo que uno hace y las consecuencias que uno tiene. Y, por último, la convicción de que nada en la vida es para siempre y que no por tomar una determinada decisión, estás marcado de por vida. Ni unos estudios te definen, ni una empresa te retiene, ni una etapa te marca. Si acaso, te ayudan a saber quién eres más y mejor. Creo que estas tres claves aplican a cualquier persona, de cualquier edad, en cualquier momento.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments