Ecoaula

Estos son los planes favoritos de los jóvenes para pasar su tiempo libre

  • El 75% de los niños prefiere jugar a los videojuegos en lugar de salir con sus amigos
Madrid

Durante esta época del año los niños y adolescentes tienen más tiempo libre de lo habitual ya que no tienen que asistir a la escuela, el nivel de deberes se reduce considerablemente y se suspenden las actividades extraescolares por lo que, ¿en qué ocupan su tiempo libre los jóvenes españoles?

Según el Informe de la Educación1 realizado por la compañía EdTech de clases particulares online, GoStudent, en comparación con la media europea los niños españoles son los que más disfrutan de salir con sus amigos (un 60% frente al 56% del resto de Europa). Sin embargo, escuchan menos música (37% frente al 45%) y ven menos YouTube (42% frente al 49%) que el resto de Europa.

Por género, el 75% de los niños prefiere jugar a los videojuegos en lugar de salir con sus amigos (60%) mientras que las niñas priorizan pasar tiempo con sus amigos (70%), en segundo lugar ver Netflix o la televisión (57%) y por último escuchar música (47%).

Según la psicóloga educativa, María Jesús Campos, "muchas chicas y chicos aprovechan el verano para disfrutar e invertir más tiempo en las actividades mostradas, porque durante el curso escolar se ven más limitados. El tiempo de estudio, horarios académicos, actividades y normas del hogar en cuanto al uso de dispositivos, limitan su uso y por ello durante el verano deciden realizar esas actividades sin una exigencia o limitación tan rígida. Debemos entender que las nuevas formas de comunicación y relación entre jóvenes va cambiando, no siempre quedan físicamente, y emplean estos dispositivos, partidas en videojuegos o videollamadas para estar en contacto con sus amigos y amigas, incluso estando en lugares de vacaciones diferentes".

Tras quedar con amigos y jugar a los videojuegos, la práctica de deporte es otra de las actividades por la que se decantan los niños españoles para pasar su tiempo libre: elegida por el 42% de los encuestados es otro aspecto por el que España destaca frente al resto de Europa (39%). El uso de redes sociales (28%), las actividades al aire libre (24%), leer (23%) y montar en bici (14%) completan la lista de aficiones de los jóvenes españoles.

Finalmente, tanto a nivel europeo como en España, las actividades creativas y artísticas como por ejemplo la pintura o tocar instrumentos siguen siendo una asignatura pendiente y se quedan fuera de las aficiones escogidas por la Generación Z. En este sentido, María Jesús Campos señala que "algunas de estas actividades son presentadas inicialmente como extraescolares, y hay menores que van cambiando de unas a otras cuando no hay mucho interés o gusto en ellas. De ahí que en ocasiones dejen de ser placenteras porque lo ven como una obligación. Sin embargo, es importante ofrecer un abanico de posibilidades y de actividades, así como escuchar qué le gustaría hacer a nuestro hijo e hija, así como qué les apetecería conocer o a qué tipo de campamento les interesa ir. El verano a veces es complicado porque los chicos y chicas ven sus vacaciones como tiempo para hacer lo que quieren, y entre esto están las actividades que se han indicado.

Sin embargo, se les pueden ofrecer planes muy diversos, dejarles que curioseen, presentar actividades en familia, como puede ser jugar a juegos de mesa, actividades al aire libre, visitar lugares o acompañarles a festivales o conciertos. Para conocer más sobre su tiempo de ocio y qué actividades les gustan o les interesan, es importante escucharles, darles espacio para que las comenten y no cuestionarlas ni infravalorarles porque no coincidan con las de la persona adulta. De ahí que la comunicación en este aspecto sea clave a nivel familiar".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.