Ecoaula

El British Council y el SEPIE presentan el primer informe para la colaboración en educación superior entre Reino Unido y España

  • El informe propone continuar apostando por colaboraciones conjuntas en educación superior
Madrid

El British Council, la organización del Reino Unido para las relaciones culturales y las oportunidades educativas y el SEPIE, el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación, empiezan su andadura común con el objetivo de iniciar nuevas vías de colaboración entre Reino Unido y España en el ámbito de la educación superior.

Así, en sendos actos celebrados en Madrid y Barcelona, ambas instituciones han presentado un primer informe para comprender el entorno actual en el que se debe desarrollar la colaboración universitaria transnacional entre Reino Unido y España. Este documento aborda el nuevo contexto educativo desde la salida del Reino Unido de la Unión Europea e incluye propuestas muy concretas presentadas por el sector en ambos países.

De esta manera, los equipos de trabajo del SEPIE y del British Council ya han empezado a discutir formas de colaboración en línea con las recomendaciones del informe, desde la creación de redes hasta ofrecer información de valor sobre regulación y vías de colaboración (fiable y clara), pasando por la promoción de la educación de cada uno de los países.

Para Mark Howard, director del British Council en España, el desarrollo de este informe supone un paso adelante en este nuevo contexto post-Brexit. "La colaboración educativa fomenta la circulación de ideas y contribuye al entendimiento entre culturas. Es un camino que, necesariamente, hemos de transitar", afirmó Howard.

Presentación del Comité de Educación de la British Chamber of Commerce

Además, en el acto se presentó públicamente el grupo de trabajo de la British Chamber of Commerce, denominado 'Comité de Educación', conformado por instituciones líderes en el ámbito de la educación superior como Blanquerna-Universitat Ramon Llull, British Council, Cambridge University Press & Assessment, Cognita, EAE Business School, International Schools Partnership y Mondragon Unibertsitatea. Este grupo de trabajo tiene como objetivo continuar desarrollando e impulsando redes para potenciar la colaboración educativa entre Reino Unido y España.

En esta línea, Enric Ordeix, Dean del EAE Business School Barcelona y presidente del Comité de Educación de la British Chamber of Commerce en España, reafirmó que "los datos del informe ponen de relieve el interés que existe de continuar colaborando con las instituciones educativas británicas, a pesar del Brexit. Gobiernos e instituciones deben materializar esta voluntad colaborando estrechamente para dar respuesta a los retos y oportunidades en el ámbito de la educación de ambos países".

Fuerte interés en las colaboraciones educativas Reino Unido- España

El interés por parte de las instituciones de ambos países en desarrollar las colaboraciones educativas es patente. Los datos del informe realizado por el British Council y el SEPIE así lo reflejan. Por ejemplo, llama fuertemente la atención que las colaboraciones académicas transnacionales (programas conjuntos) en educación superior muestren un notable crecimiento, nada menos que el (96%) entre los cursos 2018-19 y 2020-21. Además, la encuesta desarrollada por el SEPIE muestra como el 64% de las instituciones educativas españolas expresan un "gran interés" en mantener o crear nuevas colaboraciones con universidades del Reino Unido.

Retos para el desarrollo de las colaboraciones

En el informe también se pone de manifiesto algunos de los retos a los que deben hacer frente las instituciones educativas para seguir impulsando las colaboraciones tras el Brexit.

Entre ellos se encuentran los desafíos regulatorios, las cuestiones burocráticas o los temas de financiación. Además, también se refleja la necesidad de encontrar fuentes claras de información, que aporten confianza a las instituciones para desarrollar las colaboraciones.

Oportunidades y recomendaciones

Ante los retos presentados, el texto del British Council y el SEPIE propone algunas iniciativas para mejorar el entorno actual y, además, se focaliza en impulsar aquellas áreas en las que la colaboración académica parece más prometedora.

Estas recomendaciones incluyen la firma de un acuerdo marco bilateral para las movilidades, que aportaría seguridad a las instituciones educativas. Además, también se propone la creación de redes de interés común para mejorar el conocimiento y la promoción de las fortalezas educativas de cada sistema en el país vecino. Asimismo, se recomienda la creación de un hub de conocimiento, que permita aportar claridad y eliminar la confusión existente en algunos procesos, proporcionando información veraz.

Otro de los elementos más interesantes que propone el informe es la articulación de programas de doble grado utilizando los top-ups británicos (que permitirían a los alumnos obtener dos titulaciones de grado en cuatro años, combinando el sistema británico y el español), los doctorados conjuntos y la creación de programas de FP superior integrados (es decir, que permitan obtener una doble titulación en el ámbito de la formación profesional).

De hecho, es importante destacar que estas titulaciones conjuntas entre universidades británicas y españolas han crecido un 96% en los últimos tres años. El continuar explorando estas vías puede llevar a nuevas formas de colaboración educativa entre España y Reino Unido.

Así, en el informe se concluye que, aunque hay retos importantes para extender y reforzar las colaboraciones académicas y las movilidades entre el Reino Unido y España, hay razones que invitan a pensar en un futuro prometedor. Las fortalezas de las relaciones existentes y el interés de las instituciones, los alumnos y las agencias del sector son suficientes para reconstruir nuevas formas de mutua colaboración, que permitan maximizar las oportunidades

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.