Ecoaula

¿Por qué todos los colegios necesitan una enfermera escolar?

  • La crisis sanitaria ha puesto en evidencia que esta figura, también en su papel de coordinadora ante crisis epidemiológicas, es esencial en el mundo educativo.
Madrid

Las nuevas variantes de la pandemia han vuelto a evidenciar la necesidad de una enfermera escolar como figura clave en las aulas españolas. Son cada vez más organismos e instituciones que reclaman esta pieza esencial para preservar la seguridad de los alumnos en caso de una emergencia como la actual o simplemente para administrar de forma rápida y segura un tratamiento o protocolo específico.

Y es que uno de cada cuatro niños sufre alguna patología, según datos publicados en Enfermedades crónicas en Población pediátrica: comorbilidades y la USO de Servicios en Atención Primaria, referencias que confirman que la cantidad de niños que sufren alguna enfermedad, junto con la falta de conocimiento de los profesores ante cualquier urgencia y la correcta gestión de las patologías crónicas o crisis inesperadas, por sí solo ya hacen necesario la presencia de una enfermera escolar; pero son muchas más las razones que lo justifican, ya que juegan un papel determinante en prevenir, detectar precozmente o impedir un mal triaje ante un problema aparentemente nimio, además de que suponen un refuerzo para la educación en hábitos saludables con talleres y acciones que van desde enseñar primeros auxilios a concienciar sobre enfermedades raras, riesgos o prevención de accidentes, etc.

«Desde hace años trabajamos para convencer a organismos, centros educativos y familias de los muchos beneficios inmediatos y futuros que suman, y aunque muchos colegios ya han dado el paso, sus competencias son aún desconocidas, y su presencia residual y escasa y aún, y a pesar de lo vivido con el COVID, poco valorada profesionalmente a pesar de ser una Licenciatura Universitaria donde se piden las notas medias más altas, y que la mayoría además acumulan cientos de horas de formaciones complementarias, cursos de especialización y formación continuada», explica Jesús Ruiz, CEO de Schoolnurses, quien, además, insiste en que «los centros educativos pueden parecerse por muchos factores sociológicos, pero rara vez hay dos iguales y un colegio con apenas 300 alumnos puede requerir igual o mayor número de intervenciones que otro con 1000».

Y es que más allá de atender accidentes o atender a las afecciones comunes diarias, la enfermera escolar acaba siendo una herramienta independiente que, junto a padres, profesorado y alumnado construye un entorno mejor para la docencia, reduce el absentismo, evita discriminación de alumnos con problemas relacionados con la salud y promueve una correcta cultura sanitaria.

«Nuestros datos, muestran que incluso la prevalencia de patologías y problemas de salud, afectan a un porcentaje de un 33 % de mayor o menor consideración», apuntan desde Schoolnurses.

Actualmente, la mayoría de los colegios no cuentan con enfermera escolar, o si la incorporan es solo para hacer frente temporalmente a casos muy concretos, sobre todo en los centros públicos, y no como un pilar más de los Proyectos Educativos con visión a largo plazo». Tal y como explican desde Schoolnurses «invertir en salud desde las edades más tempranas es una apuesta segura para el futuro de nuestra sociedad, y aunque intangible a corto plazo, es innegable que se debe invertir más en prevenir que en curar, pero también en cuidar de los que lo necesitan apoyo hoy y garantizar realmente sus derechos; no por no cotizar o votar aún, se les debería privar de derechos que en cualquier empresa con la mitad de empleados tendría que garantizar por Ley».

Además, «es una figura excelente de unión entre el ámbito sanitario y el educativo, ya no solo por la gestión de la actual pandemia si no también para dar continuidad de tratamientos sanitarios a los escolares que lo necesiten, o identificar afecciones en los niños de manera temprana; sino también para implementar, evaluar y adaptar estrategias de educación para la salud como una asignatura más».

«Para el profesorado y personal de los colegios, que demandan también esta ayuda, les aporta seguridad y tranquilidad, y les libera de carga y la responsabilidad de tomar decisiones lejos de sus competencias». En definitiva, protege y ayuda al alumnado, familias y conjunto de la comunidad educativa y a la sociedad en su conjunto», matizan.

Garantizar la salud y la seguridad del alumnado es crucial y la enfermera proporciona cuidados de enfermería especializados de forma independiente, que incluyen la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la asistencia al niño o adolescente sano o enfermo y su rehabilitación si la requiere.

La actual pandemia ha otorgado un mayor protagonismo a esta figura demostrando que son claves dentro y fuera de los colegios, pero es importante recordar que existen más enfermedades que ya existían en la población infantil de patologías prevalentes como el asma, alergias, diabetes o enfermedades raras. Por lo tanto, es esencial la presencia de una enfermera escolar para asegurar la seguridad y la salud de los niños en cualquier centro educativo. Se trata de una figura clave para cuidar alumnos, profesores, padres, promover hábitos saludables, concienciar, educar en salud y procurar que se cumplan las condiciones necesarias.

Es un hecho que la pandemia sanitaria ha cambiado nuestros hábitos para siempre pero cuando todo esto pase, volverán los nuevos escenarios cotidianos donde también se requiere de la labor de la enfermera escolar ya que la sociedad debe evolucionar hacia un nuevo modelo educativo donde la asignatura salud sea realmente parte de la educación mínima «no solo estamos hablando de enseñarles a lavarse las manos correctamente hay que ir más allá, primeros auxilios, educación sexual, adicciones, desórdenes alimenticios, bullying, adicciones a sustancias o comportamientos, entre otras bases educativas necesarias», desarrolla Ruiz.

En definitiva, supondría muchos más beneficios y ahorros que costes, y son una figura clave para cuidar alumnos, profesores, padres, promover hábitos saludables, concienciar, educar en salud y procurar que se cumplan las condiciones necesarias para un correcto desarrollo y educación de calidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin